• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Comerciante italiano cumplió 48 horas en cautiverio

La carretera vieja Petare-Guarenas se ha convertido en lugar de captura y liberación de víctimas | Foto Archivo El Nacional

La carretera vieja Petare-Guarenas se ha convertido en lugar de captura y liberación de víctimas | Foto Archivo El Nacional

Biagio de Padove, de 81 años de edad, fue plagiado el martes junto con su sobrino de 28 años en la carretera vieja Petare-Guarenas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El comerciante italiano Biagio Clemente de Padove, de 81 años de edad, está en cautiverio desde el martes. Ese día fue secuestrado a las 6:55 am junto con su sobrino Michael Simone, de 28 años de edad, en el kilómetro 12 de la carretera vieja Petare-Guarenas.

Las víctimas iban en una camioneta y fueron interceptadas por unos hombres que iban en un vehículo rojo.

Los plagiarios se comunicaron con los familiares a través del teléfono celular de De Padove para pedirles el dinero del rescate.

En Caracas se han reportado por lo menos cuatro secuestros en cinco días, entre prolongados y express. De acuerdo con cifras extraoficiales, la capital es donde más delitos de este tipo se cometieron en el primer semestre de 2014. Hasta junio se reportaron 29 casos de los 110 registrados en todo el país.

La semana pasada otro comerciante fue víctima de plagiarios. Era el ciudadano de origen portugués José Maia Sardinha, de 39 años de edad, capturado en Catia, y hallado muerto y desmembrado cuatro días después.

Además, el sábado una joven fue secuestrada cuando llegaba a su casa en El Cafetal y fue dejada en Prados del Este después de pagar rescate. El martes en la noche hubo dos secuestros express, uno en Vizcaya, municipio Baruta, y otro en Prados de María, municipio Libertador, donde las víctimas fueron padre, madre e hija de 15 años.

El criminólogo Fermín Mármol García considera que los plagios se han incrementado debido a la inexistencia de políticas públicas para combatir este tipo de crimen y para conseguir que los ciudadanos denuncien. “Se calcula que 90% de los casos no son reportados por falta de confianza en los cuerpos de seguridad o por miedo".