• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Colas y espera hasta fin de año

Foto: Omar Véliz

Foto: Omar Véliz

En automercados tardaron seis horas en comprar un kilo de uvas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La paciencia y la fe son necesarias para hacer cola frente a algún establecimiento abastecido con leche, detergente, pañales o artículos relacionados con la Navidad. Los caraqueños las han cultivado este año, hasta que el último día tuvieron que aglomerarse en los comercios y esperar horas para adquirir algún bien.

En el automercado Excelsior Gama de Santa Eduvigis las personas esperaron ayer durante 6 horas para comprar un kilo de uvas por 145 bolívares. Algunos ignoraban si el artículo que necesitaban estaba en el local, pero decidieron quedarse a probar suerte.

“Están vendiendo un kilo de uvas por persona, pero hay gente que le paga a la cajera 300 bolívares y sacan varios kilos”, denunció Nelly Tineo, de Propatria. Este fin de año la ración seguramente obligará a recortar el número de deseos que, como dicta la tradición, se piden con cada campanada.

Mara Polo aguantó cerca de cinco horas con su hija colgada en un portabebés. “Yo fui a La Trinidad a buscar pañales, pero no había. Llegué a las 10:00 am para comprar leche, pañales y jabón. Ya se acabó el jabón, pero aquí me quedo”, dijo.

A las 2:30 pm Yomaira Villarroel salió del Abasto Bicentenario de Terrazas del Ávila con una pieza de pernil de cochino. La mujer llegó a las 8:00 am para hacer la cola. “Lo están vendiendo en 80 bolívares. Es más barato por eso hice el sacrificio”, dijo.

En el penúltimo día del año, una cola de carros en un canal de la autopista a la altura de Los Ruices era señal que habían llegado baterías a la Duncan, a dos cuadras.

Maikel Villarroel logró asirse con el último turno para comprar. Así lo indicaba el aviso pegado en su camioneta. “Yo vine un día antes y no me atendieron, pero hoy fui el último y sí me la van a vender”, dijo a las 2:00 pm., luego de 4 horas de espera.

Detrás de él, Juan Cartaya aguardaba con la esperanza que hicieran una excepción con su carro. “Se han salido de la cola dos carros, así que a lo mejor me atienden a mí. Esto es una emergencia porque la batería está partida”, dijo el hombre que llegó al lugar a las 10:30 am.