• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Clínicas no pueden cubrir déficit de red pública

El sector privado atiende a 55% de la población, 7.600 camas: casi la mitad de las que tienen operativas los hospitales públicos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

De acuerdo con las normas establecidas por la Organización Mundial de la Salud, Venezuela debería contar por lo menos con 130.000 camas hospitalarias. Es decir, 30 plazas por cada 10.000 habitantes. Con ese número podrían cubrirse las necesidades de 30,2 millones de habitantes. Sin embargo, el país apenas tiene infraestructura para mantener 42.500 camas de las cuales solo 13.500 del sector público están en funcionamiento, y el sector privado dispone de 7.600 camas hospitalarias operativas.

La suma de las plazas disponibles refleja que 50,3% de las camas disponibles no funciona. Al comparar la cifra con la tasa fijada por la OMS, el panorama es mucho más desalentador.

Venezuela tiene un déficit de 82,4% de las plazas de las que debería disponer para atender a todas las personas que requieren hospitalización.

Cristino García, director ejecutivo de la Asociación Venezolana de Clínicas y Hospitales, señaló en el foro Tragedia de la Salud en Venezuela, organizado por El Nacional y el partido UNT, que el sector privado atiende a 55% de la población con 7.600 camas.

“Ya no podemos seguir aceptando más gente. El sector privado debería ser el complemento, pero se ha convertido en la principal alternativa ante la crisis en los hospitales públicos”, indicó.

García aseguró que en el último año 38% de los pacientes que se atendían en la red pública migraron a la privada, lo que colapsó los servicios y que para solucionar la situación las clínicas abrieron Unidades de Orientación Diagnóstica en las emergencias para determinar si el paciente requiere atención urgente, sin dilaciones, o atención de emergencia, en los que el promedio de espera es de dos horas.

UCI en crisis. Aunque es hipotéticamente imposible que 30,2 millones de personas enfermen al mismo tiempo, la comparación de los cánones establecidos por la OMS y las cifras venezolanas arrojan que en el país hay 1.432 personas por cada cama hospitalaria.

Ángel Rafael Orihuela, ex ministro de Sanidad, señaló que la falta de disponibilidad de camas de terapia intensiva es un signo de retroceso sanitario.

“Hay un déficit de más de 4.000 camas de terapia. Eso configura un cuadro de crisis con deterioro progresivo y que se agravó con la falta de medicamentos y con la falla en los equipos para dar tratamiento”, expresó.