• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Ciudadanos que no viajaron se reencuentran con Caracas

El éxodo de temporadistas en la época navideña le da a la capital un rostro distinto / Omar Véliz

El éxodo de temporadistas en la época navideña le da a la capital un rostro distinto / Omar Véliz

Algunas familias prefieren visitar los lugares públicos para compartir y disfrutar de la tranquilidad que les ofrece la capital. Hacer ejercicios es una de las opciones de los citadinos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En los días de asueto, como la época navideña, Caracas tiene un rostro distinto y tranquilo que no es cónsono con la capital habitualmente movida, y al que los ciudadanos no se terminan de acostumbrar.

Mientras que en los terminales de pasajeros el éxodo de temporadistas a otras regiones del país y la falta de boletos para satisfacer la demanda contribuyen con el caos y la anarquía, las personas que deciden no viajar tienen la oportunidad de reencontrarse con la ciudad.

Patricia Ramos está sentada en los alrededores de la fuente de Los Próceres leyendo un libro. A su derecha está su perrita, y en el área de la grama su novio reposa acostado para disfrutar del día soleado. Ayer al mediodía ninguno de los dos tenía presión de llegar temprano a un lugar. Tampoco dependían de la pauta que marcan las agujas del reloj. En ese instante el tiempo se paralizó: estaban relajados con la tranquilidad de la ciudad.

Aunque el viernes llegaron de viaje, programaron pasar el fin de año en la capital sin el estrés –que aseguran– es frecuente en Caracas. “Es mucho más fácil y cómodo disfrutar de estos momentos de tranquilidad que podemos encontrar en la ciudad. Hay menos estrés en la calle y por estos días, afortunadamente, nos olvidamos de las colas que se forman y podemos llegar más rápido y tranquilos a donde necesitamos ir”, dijo Patricia, y retomó su lectura.

Deporte como opción. Ir de compras y preparar platos navideños, no son las únicas opciones de los caraqueños que no viajan en la Navidad. Para muchos es necesario continuar sus rutinas deportivas. En el otro extremo de Los Próceres pocas personas aprovechaban las máquinas del gimnasio al aire libre que el Gobierno instaló en la zona. Contrario a un día laboral, los ciudadanos no tienen que esperar hasta 20 minutos en una cola para utilizar el aparato de su preferencia.

Sonia Mendoza era la única persona que se ejercitaba ayer al final de la mañana en la caminadora de ese gimnasio público. No suele frecuentar el lugar debido a la cantidad de usuarios que tiene todos los días, pero cuando no viaja en temporadas vacacionales lo visita para liberar estrés.
“Estos días es sabroso venir a este gimnasio gratuito. Además, puedo utilizar las máquinas que quiera sin desperdiciar mi tiempo”, manifestó Sonia Mendoza.

Pero Los Próceres no es el único lugar público en el que las personas pueden aprovechar la tranquilidad de la capital que tanto anhelan los caraqueños. En la plaza Francia, por ejemplo, algunas familias y amigos se reúnen para comer helados, conversar o leer la prensa.

Aunque quedarse en Caracas puede parecer aburrido, quienes no viajan encuentran otro valor agregado: los distribuidores viales y autopistas están descongestionados, por lo que pueden desplazarse más tranquilos por la ciudad e, incluso, descubrir detalles de la capital que por lo general no toman en cuenta.