• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Ciudadanos anónimos forjan la convivencia en Caracas

La escuela de Jairo Ruza ofrece entrenamiento gratuito para estrechar lazos de convivencia | Foto Cortesía Caracas Mi Convive

La escuela de Jairo Ruza ofrece entrenamiento gratuito para estrechar lazos de convivencia | Foto Cortesía Caracas Mi Convive

Diversas iniciativas, como escuelas de boxeo, surgen en barriadas de la capital para tender puentes entre las comunidades y construir ciudadanía

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En la escalera 6 del Callejón Aquiles del José Félix Ribas de Petare, en el cual coexisten unos 1.500 barrios, la convivencia se forja a puño limpio. Hace 30 años Jairo Ruza llegó a Caracas procedente de Arapuey, estado Mérida. Recuerda que a los 10 años de edad se ganaba la vida limpiando verduras en una bodega, hasta que otro niño le buscó pelea, lanzándole una liguita, y de allí vino el encontronazo. Su padre se enteró y resolvió inscribirlo en el gimnasio Ramón “Mocho” Navas, de Palo Verde, para canalizar su ímpetu. Hoy Jairo repite la iniciativa con 86 niños, quienes reciben entrenamiento de boxeo, de manera gratuita, en la platabanda de su casa, pero lo hace no solo para tener una escuela, sino para forjar convivencia.

La capital llega sus 449 años de fundada con una desordenada distribución de su población, en barriadas y urbanizaciones, lo cual redunda en una creciente hostilidad que pareciera ocupar todos los espacios. Consciente de esta realidad, Jairo Ruza, como miles de ciudadanos anónimos, apuesta a la paz y a la civilidad a través del deporte.

“Hay una generación de jóvenes que ha muerto. Otros son huérfanos, y queda un tercer grupo que pasa todo el día solo, sin ninguna actividad productiva que realizar. Así fue como decidí crear esta fundación que nunca cobrará por enseñar deporte”, afirma.

Ruza trabaja como entrenador en un gimnasio profesional y allí recibe donaciones para sus alumnos. Así, los habitantes de las urbanizaciones se involucran en el programa y terminan becando a los muchachitos.

“De 86 alumnos tenemos becados a 31 niños. Además de entrenamiento reciben clases de tareas dirigidas y charlas de orientación. Les explicamos que somos una comunidad, que no podemos pelear. Gracias a nuestras actividades pueden venir al barrio los habitantes de Julián Blanco, El Cañao, Las Brisas, Guásimo y de El Módulo. Aquí formamos al ciudadano del futuro. El que no sirva para el boxeo aprenderá a leer, escribir y estudiará. Si lo lanzamos a la calle serán otros los que se beneficien de él”, concluye.

Caldo que llega al corazón. En febrero pasado el personal voluntario de Caracas Mi Convive proyectaba un documental en el sector El Polvorín de La Pastora, al oeste de la capital, cuando una niña se le acercó a Roberto Patiño, coordinador de la ONG, y le dijo que tenía hambre. Su demanda se resolvió entre los vecinos que hicieron unas arepitas con sardina para la niña y a sus amiguitos.

Patiño recuerda ese hecho como germen de los sancochos que ahora realizan en comunidades vulnerables de Caracas. Desde entonces han hecho decenas de sancochos populares que más allá de satisfacer una necesidad primaria han logrado ser símbolo de interacción, empatía y solidaridad.

“Quiero ver el sancocho como metáfora de nuestra sociedad. Cada uno de nosotros es distinto, pero ese ingrediente único que aportamos es necesario para nuestro plato. Y mientras más alta sea la temperatura, más sabor tendrá”, explica entusiasta este joven de 27 años de edad, quien rechazó ofertas de trabajo en Harvard y en un organismo multilateral para dedicarse a construir ciudadanía en Caracas.

Una labor sencilla de resumir, pero ambiciosa en la práctica: su ONG acude a las zonas populares donde los llaman para ofrecer talleres de convivencia; mapean los lugares donde se cometen delitos y allí tratan de cambiar la agresión por eventos culturales, recuperación de canchas y sancochos. Además, identifican y empoderan a los líderes comunitarios que, a pesar de ser víctimas de agresiones, escogieron el camino de la no violencia y rompieron la espiral de la venganza. Desde agosto de 2015 han hecho 70 talleres en 27 barrios de la capital en los que han participado aproximadamente 10.000 personas.

Datos

45% de la población del Área Metropolitana de Caracas vivía en barrios en 2012

40% del territorio total de los 5 municipios (31.332 hectáreas) se la da uso urbano

18º es el lugar que ocupa Caracas en la lista de las 21 ciudades latinoamericanas más pobladas, según la ONU.

3.284.645 habitantes vivían en el área metropolitana de Caracas en 2015, según cálculos de la Alcaldía Metropolitana con base en proyecciones del INE. Libertador concentra 64,9% de la población, seguido de Sucre 20,5%, Baruta 10%, Chacao 2,1% y El Hatillo 2,3%

RÁNKING
El Estudio Mundial sobre Calidad de Vida 2011 ubicó a Caracas en el puesto 164, por encima de Managua, 166, San Salvador, 168, y La Habana, 189, entre 211 ciudades evaluadas en los aspectos socio-culturales, económicos, políticos, de salud, educación, servicios públicos, transporte, oferta de ocio, alojamiento, vivienda, bienes de consumo y medio ambiente

SIN PLANIFICACIÓN
Aunque desde 2011 se han desarrollado urbanismos de Misión Vivienda en varias zonas de Caracas no hay información oficial de cuántas han sido construidas y refaccionadas en la capital. Sin embargo, urbanistas han puntualizado en que estas construcciones, hechas sin planificación, han cambiado el panorama urbano de la ciudad y han afectado la prestación de servicios públicos. El gobierno anunció que a principios julio que había completado 1.064.107 viviendas de este programa social en todo el país.