• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Cirugía robótica reduce riesgos de disfunción eréctil

La cirugía robótica le ofrece al médico una mirada en tercera dimensión / Archivo

La cirugía robótica le ofrece al médico una mirada en tercera dimensión / Archivo

Se realiza dentro de una unidad especial en el Instituto Médico La Floresta. Es de mínima invasión y de muy alta calidad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En vez de operar con la mano alzada, en la cirugía robótica el médico interviene al paciente a través de pinzas. Se sienta cómodamente frente a una cónsola y empieza a mirar su objetivo en tres dimensiones. Opera con la asistencia de un robot y con la ayuda de dispositivos especiales que le permiten acceder fácilmente a la cavidad abdominal.

En Venezuela esta técnica se realiza desde el año 2007 para intervenir a pacientes con cáncer de próstata, la primera causa de muerte oncológica en la población masculina. En el Instituto Médico La Floresta operaciones de este tipo se realizan en la Unidad de Cirugía Robótica Dr. Oswaldo Karam I., la cual es dirigida por el médico Oswaldo Carmona Jorge, quien asegura que con este procedimiento se reducen al máximo las posibilidades de que el paciente sufra de incontinencia urinaria o padezca disfunción eréctil.

“Es el tratamiento idóneo a nivel mundial. Las posibilidades de ser curado se incrementan en 20% porque la cirugía es mínimamente invasiva y permite ver los órganos en tercera dimensión, con una exactitud extraordinaria”, explica Carmona Jorge.

Según el especialista, en Venezuela uno de cada siete hombres padecerá de cáncer de próstata, hecho lamentable pues se trata de una enfermedad que se detecta fácilmente a partir de los 45 años de edad, si no hubiera antecedentes familiares; y desde los 40 años en caso de que exista un precedente.

En la mayoría de los casos no hay manifestaciones que revelen la presencia del cáncer de próstata. Carmona Jorge asegura que 90% de los pacientes son asintomáticos. De allí que insista tanto en el examen de detección anual (tacto rectal o prostático), que debería complementarse con el examen de Antígeno Prostático Específico (APE), que debe ser menor o igual a 2,5.

“La célula cancerígena produce cien veces más antígenos que la célula normal. Sin embargo, hay que acotar que los niveles de APE pueden estar elevados y no necesariamente porque haya cáncer de próstata. Las manipulaciones urológicas, la colocación de sondas, la prostatitis aguda, entre otras causas, pueden incidir en el incremento de los niveles”, añade el médico, quien cree que solo las biopsias, a través de un ecosonograma transrectal, descartarían definitivamente la enfermedad.

Carmona Jorge añade que las operaciones de extracción de la próstata (prostatectomía radical) que practican en la Unidad de Cirugía Robótica preservan los nervios siempre que la patología lo permita. Esto significa que no estaría comprometida la erección del paciente.

“En caso de que el tumor toque los nervios y estos no puedan ser preservados se aplicaría la terapia de disfunción eréctil que incluiría medicamentos orales en una primera etapa, inyectables que actuarían como vasodilatadores como segunda opción; y, en los casos más comprometidos, se podría incluso colocar una prótesis en el pene, que permitiría la erección”, agrega Carmona Jorge, consciente de la preocupación que genera la enfermedad en la población masculina.

Movember por la salud masculina. Aún quedan 16 días para usar bigote por una noble causa: la salud masculina. Hasta el 30 de este mes, en 21 países del mundo se desarrolla la campaña Movember, un anglicismo que resulta de combinar November con la M de Moustache (bigote); que refiere a la iniciativa de sensibilización de la opinión pública a favor de la detección temprana del cáncer de próstata y de testículos. Venezuela no forma parte de la propuesta. España es el único país de habla hispana que la integra.

El dato

En la Unidad de Cirugía Robótica Dr. Oswaldo Karam I., del Instituto Médico La Floresta, se realiza un promedio de 140 cirugías de prostatectomía radical asistidas por robots al año. El director de la unidad, Oswaldo Carmona Jorge, asegura que las cirugías abiertas no tienen demanda y las de tipo laparoscópica también han disminuido gradualmente