• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Cierre vial sorprendió a los conductores

“Estos trabajos los podrían hacer los fines de semana”, reclamaba una vecina del sector | Foto Henry Delgado

“Estos trabajos los podrían hacer los fines de semana”, reclamaba una vecina del sector | Foto Henry Delgado

Los trabajos continuarán hasta el 7 de noviembre

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El cierre parcial de la avenida principal de Bello Monte tomó por sorpresa a los vecinos. Conductores enfurecidos descargaron el malestar a punta de cornetazos. El viernes pasado el ministro Haiman el Troudi informó vía Twitter de la restricción en una cuadra de la avenida, que se inició hoy y durará hasta el viernes como parte de las obras de construcción de una estación de la línea 5 del Metro de Caracas. La información no llegó a todos los timeline.

“Esto es burro e’cola”, exclamó Alexis González, conductor de un bus que iba hacia Los Chaguaramos y que debido a los trabajos tomó una dirección opuesta. “¿Cómo llego hacia La Bandera? —preguntaba en voz alta— ¡Esto es un desastre!”, se respondía a sí mismo.

La Policía de Baruta habilitó un canal de contraflujo que se inicia en la calle Garcilazo, cruza en la Chama, desciende por la Newton y conecta con la avenida Beethoven, que permite el empalme con la principal de Bello Monte. A pesar de los conos anaranjados y las cintas amarillas, los choferes perdían el rumbo con facilidad.

“Estos trabajos los podrían hacer los fines de semana”, reclamaba la vecina Eris Villarroel. En este punto confluyen quienes vienen de Las Mercedes, Colinas de Bello Monte y la avenida Miguelángel, entre otros sectores. Aunque los vecinos llevan siete años soportando las obras del subterráneo, por las que se ha cambiado la circulación de varias vías, ayer mostraron su molestia por este cierre imprevisto, o con poco aviso. Juan Rodríguez, encargado del restaurante Los Cántaros, aseguró que su clientela se ha reducido a la mitad por los trabajos del Metro.

“¡Trabajamos por el bien de Venezuela!”, respondía convencido Enrique Jiménez, obrero a quien le correspondió levantar el cartel de “Pare”, unos metros antes del desvío en el que varios trabajadores manipulaban un equipo manual de demolición, mientras que otro trabajador manejaba un martillo hidroneumático para reubicar las redes de servicios públicos de telefonía, gas y drenajes, una tarea que no podía hacerse sin causar estos inconvenientes.

Empleados del Metro señalaron que laboran 24 horas para que la vía pueda abrirse antes del viernes 7 de noviembre. Para ello hay más de 100 personas trabajando en el sitio.