• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Cierra primer diario en Caracas por falta de papel

Los fotorreporteros Gabriel Osorio y Marcos Hernández instaron a los cuerpos de seguridad a respetar la vida de los comunicadores

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) denunció que la crisis de papel conllevó al cierre de Primera Hora, un diario gratuito, que circulaba en Caracas, lo que eleva a 13 la cifra de medios afectados y de cientos de familias que se quedan sin ingresos económicos.

El secretario general del SNTP, Marcos Ruiz, responsabilizó al Centro Nacional de Comercio Exterior (antigua Cadivi) por la negativa de asignarle a las empresas las divisas que requieren para adquirir en el exterior los insumos, y por las amenazas que se ciernen contra las revistas EME y Todo en Domingo, del diario El Nacional, que podrían salir de circulación en las próximas dos semanas.

“Miles de venezolanos tienen en riesgo su sustento diario y millones más su derecho a la información y opinión. Desde septiembre pasado, el SNTP ha contabilizado que más de una docena de periódicos han dejado de circular y decenas más han debido reducir su paginación, lo cual implica una disminución de la oferta informativa”, afirmó Ruiz.

La periodista Aly La Riva (Primera Hora) solicitó la liquidación de las divisas y la garantía del derecho al trabajo y el derecho a la información de los venezolanos. “Desde hace 9 años, Primera Hora es distribuido en forma gratuita e informa de manera positivo lo que ocurre en el país. ¡Ya basta de maniobras para censurar!”, expresó Rivas.

Los fotorreporteros Gabriel Osorio y Marcos Hernández, relataron cómo fueron agredidos por la GNB a pesar de que, por mandato de la Constitución, está obligada a respetar a los ciudadanos.

Osorio contó que 7 guardias “hacían colas” para golpearlo, lo que ocasionó factura en la costilla izquierda y en la cabeza: “Exigimos que se investigue y que cese las agresiones en las protesas. Los funcionarios de seguridad del Estado están para garantizar el orden público, no para agredir a la prensa y mucho menos a los ciudadanos”.
Hernández exhortó al respeto de la vida de los comunicadores: “No formamos parte del conflicto; sólo estamos en los hechos porque es nuestra obligación informar lo que pasa”.