• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Cerrados hasta nuevo aviso sitios para recordar al Libertador

Fachada de la Casa Natal del Libertador/Omar Veliz

Fachada de la Casa Natal del Libertador/Omar Veliz

Realizan trabajos de restauración en la Casa Natal de Bolívar y en el Panteón Nacional

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los visitantes de la Casa Natal de Simón Bolívar casi pegan la nariz de la puerta entrada en su empeño de leer un aviso. El cartel en cuestión informa que el museo permanecerá cerrado los próximos tres meses, debido a trabajos de restauración del techo.

Nohemí Carvajal iba ayer por primera vez, luego de 20 años: “Quedé decepcionada; traía a mis hijos para que la conocieran. Todo lo que sea restauración es bueno, pero ojalá que terminen antes del aniversario de la muerte de Bolívar en diciembre”.

No será así. La Casa Natal permanecerá cerrada hasta el 15 de febrero. El Panteón Nacional –lugar donde aún reposan los restos de Bolívar– también está cerrado. El edificio fue restaurado este año como parte de las obras de construcción del Mausoleo para el Libertador. Los trabajos incluyeron la adecuación de los drenajes de aguas, el sistema de electricidad y los pebeteros. La escalinata de entrada también fue remozada y ahora en su parte posterior hay un pasaje que lo comunica con la nueva tumba de Bolívar, cuya fecha de inauguración tampoco está definida.

“Tentativamente se dice que será el 17 de diciembre”, afirmó un funcionario del Ministerio de Relaciones Interiores y Justicia responsable de custodiar el lugar.

 Refacciones. En noviembre y diciembre visitan la casa, localizada entre las esquinas de San Jacinto y Traposos, alrededor de 400 personas diarias. Quienes acudan durante el proceso de restauración tendrán como opciones el Museo Bolivariano y la Sociedad Bolivariana, situados a cada lado de la residencia histórica.

La restauración del techo está a cargo del Centro Nacional de Historia, bajo la supervisión del Instituto de Patrimonio Cultural. Los techos de la casa natal no se reparaban desde hace 100 años, según Ángel Pellicer, responsable de Servicios Generales de los Museos Bolivarianos. “El manto asfáltico se venció y la casa tiene goteras. Levantaremos todo el techo, removeremos la capa asfáltica; hay que bajar cada teja, limpiarla, sustituir las que no sirvan y reparar algunas paredes con filtraciones. El trabajo se hará en dos fases”.

El techo de la casa natal de Bolívar abarca cerca de 1.200 metros cuadrados, de los que intervendrán casi 800 metros cuadrados en la primera fase. “Podríamos reabrir antes la casa, depende de que tengamos buen clima”, subrayó Pellicer.

Una nota de prensa del Centro Nacional de Historia indica que empezarán por colocar protectores individuales a las obras pictóricas, resguardar los pisos de mármol y trasladar el mobiliario al depósito de la casa. En la segunda quincena de noviembre comenzarán el lavado y recuperación de las tejas criollas; luego removerán el manto asfáltico y fumigarán las tablas y tapujas en los techos de madera.

En diciembre y enero comenzarán la colocación de la membrana asfáltica de cuatro milímetros en el techo e instalarán las tejas nuevas y recuperadas. En febrero recogerán los escombros.

 Mausoleo a punto. En la avenida Panteón informaron que la estructura del mausoleo está lista. “Las obras civiles están casi terminadas. Resta el engramado de la plaza contigua al Cuartel San Carlos y terminar el estacionamiento adyacente”, informó uno de los responsables de la obra.

Satisfechos

Los visitantes del casco histórico y de la avenida Panteón están satisfechos con las recuperaciones emprendidas en la zona. “Esto era un nido de delincuentes. Ahora se puede caminar”, declaró César Rodríguez, vecino del mausoleo.

Frente a la Casa de Bolívar los comerciantes celebran que el museo ha recibido muchos arreglos en los últimos tiempos. “Abre todos los días y es muy visitada, especialmente en las vacaciones escolares de agosto”, afirmó Enrique Ruiz. La Casa Natal está en manos del Estado desde 1912. Luego de una restauración, el 5 de julio de 1921, la casa se reabrió como monumento conmemorativo.