• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Cerca de 150.000 venezolanos fueron afectados por epidemias en 2013

Jornada de vacunación contra el virus AH1N1 / Eleonora Delgado

Jornada de vacunación contra el virus AH1N1 / Eleonora Delgado

Los repuntes de dengue, malaria e influenza AH1N1 son un reto que debe afrontar el Min Salud este año

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La malaria, el dengue y la influenza AH1N1 afectaron a alrededor de 150.000 personas en Venezuela en 2013. De acuerdo con los datos del Boletín Epidemiológico número 50 del Ministerio de Salud, 149.628 ciudadanos había padecido alguna de las tres enfermedades endémicas en el país hasta el pasado 14 de diciembre. La cifra puede continuar en ascenso debido a que aún se desconocen los datos de las últimas 2 semanas del año que acaba de culminar.

José Félix Oletta, ex ministro de Sanidad y miembro de la Red Defendamos la Epidemiología Nacional del Observatorio Venezolano de la Salud, señaló que las cifras revelan el reto que debe afrontar el Ministerio de Salud para evitar que las epidemias continúen su avance. La malaria o paludismo despierta especial preocupación. Es la primera vez que se registran más de 70.000 casos en un solo año desde que existen datos epidemiológicos del mal en Venezuela.

“La malaria amerita una reflexión por parte de las autoridades de salud, que dejaron pasar el récord de incidencia desde que se llevan estadísticas de salud en Venezuela. Probablemente cierre en 76.000 casos. Es una cifra preocupante por la extensión de las zonas de transmisión. Hay áreas de la que fue erradicada que ahora tienen casos importados y la presencia de vectores permite la introducción de la enfermedad. Tenemos una situación fuera de control”, aseveró.

Las estadísticas muestran, además, que 2013 fue el cuarto año con más casos de dengue de los últimos 10. Hasta el 14 de diciembre hubo 60.057 afectados. Otras 574 personas fueron diagnosticadas con dengue hemorrágico.

“La población y el gobierno se acostumbraron a vivir en epidemia de dengue y ya pasa inadvertido. Es una situación comprometida. No hay grandes apoyos en las unidades de salud, en cuidados intensivos no hay hemoderivados, ni equipos ni lo necesario para recuperar la salud”, declaró.

Oletta advirtió que en los próximos meses el despacho de salud debe asumir la tarea del control de los vectores del dengue, los zancudos Aedes aegypti y Aedes albopictus porque ambos también son transmisores del virus chikungunya que circula en el Caribe.

Recordó que existen otras condiciones que favorecerían la introducción del virus en el país, como la cercanía geográfica y las condiciones climáticas, lo que sumaría otra epidemia a las existentes.

“La inserción en Venezuela crea un reto adicional. Es una enfermedad que se confunde fácilmente con el dengue. Seremos un estado hiperendémico. Como el gobierno se acostumbró a vivir con el dengue no educa ni cumple los compromisos del plan integral continental de lucha con los países de América”, dijo.

A merced de la influenza

La primera mitad de 2013 estuvo marcada por el brote de gripe AH1N1 que afectó a 2.553 personas, de acuerdo con los datos oficiales divulgados. Sin embargo, un total de 15.029 personas fueron afectadas por algún tipo de influenza, enfermedad controlable a través de las vacunas.

Oletta recordó que pese a que Min Salud prometió la distribución de las inmunizaciones a partir de septiembre, no hubo campañas ni jornadas especiales para su dosificación. 

Crónico

El ex ministro de Salud José Félix Oletta advirtió que los pacientes con enfermedades crónicas no transmisibles podrían atravesar una crisis en los primeros cuatro meses de 2014.

“Puede haber una crisis humanitaria de la salud por la falta de equipos, medicamentos y suministros para diagnosticar y atender las enfermedades. La crisis oncológica continúa. La importación de medicinas que tenían que hacer los laboratorios en septiembre no se hizo. La situación afectará a la colectividad en general”, señaló.

Oletta hizo un llamado a Min Salud para que la violencia y los accidentes de tránsito sean declarados como problema de salud pública, debido al impacto que tienen anualmente en la población.