• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Cementerio General del Sur, entre el hampa y la profanación

Cementerio General del Sur. | Foto: Cortesía

Cementerio General del Sur. | Foto: Cortesía

Cerca de 40% de las tumbas del campo santo han sido profanadas por personas que se dedican a negociar con las osamentas, denunciaron fuentes extraoficiales. Los familiares de los occisos sufen las malas condiciones del lugar donde, entre tantos problemas, el hampa ha tomado protagonismo 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Como acostumbra cada mes, Jonlysk Torres se dirigió junto a su abuela a la tumba donde desde hace 15 años reposan los restos de su madre. La parcela se encuentra ubicada en el Cementerio General del Sur, inaugurado en 1876 por el general Antonio Guzmán Blanco, y considerado patrimonio histórico; aunque hoy, no muestre su mejor cara.

Durante su recorrido, la joven que perdió a su madre a los 7 años tropieza en más de una ocasión con montañas de basuras y escombros. Para ella y para muchos de los ciudadanos que acuden al campo santo diariamente la situación ya es normal, “el cementerio está deteriorado desde hace mucho”, confiesa.

Al llegar a la tumba, la sorpresa ante lo que acababa de ver no la deja reaccionar, el cadáver de su madre se unió a la lista de los cientos que han sido profanados en este cementerio en los últimos años. El ataúd oxidado, abierto y los huesos esparcidos por la abundante maleza que “adorna” el lugar son elementos que constatan lo que ella misma había percatado en sus visitas anteriores, el mal estado en que se encuentra y la presencia indolente del hampa que se ha convertido en un visitante asiduo en el campo santo.

Sin embargo, a pesar de saberlo, la  indignación e impotencia de Jonlysk no desaparecen, son los restos de su madre los que fueron sacados del ataúd por maleantes que se dedican a extraer los huesos de los cadáveres para rendir culto a alguna religión.

Jonlysk decidió acudir a la administración del cementerio,  escasa de personal de mantenimiento y vigilancia policial. La respuesta de los encargados produjo aún más indignación de la que había sentido minutos antes. Un “amiga” como introducción para apaciguar lo que venía después ratificó la ineficiencia reinante del lugar.

"Amiga, así trajeras los documentos de cuando la enterraron, no te podemos solucionar nada, no hay material”, dijo el hombre encargado de atenderla, quien además agregó que si deseaba que la tumba de su madre se reestructurara, “debía traer ella misma” el material de construcción.

La joven decidió retirarse del lugar, días después hizo lo que el encargado le sugirió, trajo los materiales. Obreros del cementerio ayudaron a la reconstrucción de la tumba que, a pesar de tener una nueva fachada, no contiene gran parte de los restos de quien ahí reposaba. “Yo había visto en varias oportunidades ataúdes abiertos en el lugar, pero no pensé que me fuera a pasar. Es como si mi mamá muriera de nuevo, los recuerdos, el dolor, por ver sus huesos tirados me golpeó muy fuerte”, dice la joven.

A pesar del desolador panorama que muestra hoy el Cementerio General del Sur, ella, como miles de familias, continúa visitando el lugar donde se encuentran los restos vejados de su madre.

Su caso no es el único. Según Aixa López, concejal de Acción Democrática por el municipio Libertador,  cerca de 40% de las tumbas del Cementerio General del Sur han sido profanadas "por personas que se dedican a negociar con las osamentas".

La situación no solo ha sido denunciada por López. Carlos Julio Rojas, coordinador del Frente en Defensa del Norte de Caracas, quien, en entrevista concedida a El Estímulo, informó que en las próximas semanas llevará pruebas a la Comisión de Servicios de la Asamblea Nacional para que el alcalde del municipio Libertador, Jorge Rodríguez, sea interpelado y explique la situación "tan deplorable" en la que se encuentra el cementerio donde están enterrados los personajes más ilustres de la Caracas del siglo XIX y principios del XX, como Isaías Medina Angarita y Joaquín Crespo.