• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Carlos Julio Rojas: “Seguiremos denunciando que el pueblo está pasando hambre”

Foto: Carlos Julio Rojas, coordinador de la Asamblea de Ciudadanos de Candelaria

Foto: Carlos Julio Rojas, coordinador de la Asamblea de Ciudadanos de Candelaria

El dirigente vecinal reveló algunos de los maltratos a los que sometido durante su detención

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Habitantes de varias parroquias de Caracas protestaron para rechazar la detención de más de 10 personas que protestaban en las colas para comprar comida, incluido el luchador social y periodista Carlos Julio Rojas. Señalaron que a pesar de la represión seguirán en la calle denunciando al país la escasez y la hambruna que afecta al pueblo.

Rojas, coordinador del Frente en Defensa del Norte de Caracas, explicó que su detención y la de otros ciudadanos durante las protestas contra la escasez de comida en la capital es el reflejo de cómo el gobierno nacional quiere tapar el sol con un dedo y no asumir su responsabilidad. “Nicolás Maduro es el culpable de que nuestro pueblo este pasando hambre, la culpa de esta realidad no es de los periodistas y manifestantes que lo denunciamos”, dijo.

Rojas relató que durante su aprehensión en el Abasto Bicentenario de San Bernardino, cuando jóvenes protestaban contra el desabastecimiento de alimentos, la Guardia Nacional Bolivariana desató una implacable represión en la que agredieron a las personas en la cola y detuvieron de forma violenta a manifestantes y periodistas. “Un guardia me apuntó con su pistola montada al pecho cuando yo esgrimía mi carnet del CNP y le repetía que era periodista y ejercía mi derecho a la libertad de expresión, la repuesta que recibí del efectivo fue maldito periodista si corres te disparo, tirándome la identificación al piso y esposándome. Parece que en Venezuela ser reportero y luchador social es un delito”.

El miembro de la Asamblea de Ciudadanos de Candelaria reveló que estuvo incomunicado por 72 horas retenido en una celda de 2x15 metros recibiendo maltrato psicológico, que incluyó descargas eléctricas a uno de los manifestantes, amenazas de golpes con la culata de las armas e insultos constantes. “Esto es una violación a nuestros derechos humanos, no pudimos a ver a nuestros abogados y familiares por casi tres días, el defensor del pueblo debe tomar cartas en el asunto. Opositores y chavistas rechazamos la represión de este gobierno”, afirmó.

Recalcó el calificar como insultantes las declaraciones de Ernesto Villegas en la cual dice que quienes protestan en las colas son hijitos de papa infiltrados, destacando que todos los detenidos en la protesta en el Abasto Bicentenario de San Bernardino viven los sectores populares. “Le vuelvo a repetir que somos los hijos del barrios quienes exigimos el cese de la escasez de alimentos y medicinas, lo invitó a que no tenga miedo de sentir el calor de pueblo”.

Informó que el tribunal 36 de control los dejó en libertad bajo presentación cada 30 días, imputándole los delitos de instigación al desorden público, resistencia a la autoridad  y obstrucción de la vía, pero a pesar de esta realidad seguirán en la calle exigiendo que aparezca la comida. “Nuestras madres, esposas, hermanas y nosotros mismos hacemos colas desde el día anterior para mendigar un poco de carne y pollo, asimismo el conseguir desodorante, papel sanitario lo vemos como un trofeo. Aquí no se viene una guerra civil sino un pueblo enardecido contra un pueblo ineficiente”, expresó.

 

“La MUD  apoya las protestas pacíficas pero contundentes”

 

Jesús “Chuo” Torrealba, coordinador de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), expresó su apoyo a las protestas populares que se están realizando en las colas de Caracas y de todos el país, además que las detenciones y represión tiene como objetivo crear miedo y ocultar la verdad. “Vamos a seguir protestando pacíficamente pero de forma contundente, porque estamos en el tránsito de la indignación a la esperanza que logrará cambiar Venezuela. Maduro sabe que también está viviendo la escasez de oficialistas”.