• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Candy Crush gratifica al brindar estatus

Candy Crash | Captura

Candy Crash | Captura

El secreto del juego, que ha sido tildado de adictivo, parece estar en que alimenta la autoestima

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El tablero de dulces más popular de Internet es parodiado por sus usuarios en Facebook. Se trata de un centro de rehabilitación para adictos a Candy Crush, creado para satirizar la adicción al juego en la red social.

En la página se observan imágenes humorísticas, como el conocido meme de Bad Luck Brian o Mala suerte Brian al que le da diabetes por jugar con los dulces virtuales. La comunidad, creada en junio de este año, forma parte de los más de 40 millones de usuarios que juegan en la red social, de acuerdo con el número de likes registrados en la página oficial del video juego en Facebook.

Esa cifra, sin embargo, es superada con creces en los cálculos de la aplicación de analítica APPData, que señala que cerca de 132,4 millones de personas conectan el juego a su cuenta de Facebook mensualmente. Solimar Cedeño forma parte de esos usuarios. Alcanzó el nivel 409 –de los 410 que tiene Candy Crush-  al dedicarle hasta 7 horas al día desde la aplicación en Facebook.

“Empecé a jugarlo, y como tenía que esperar media hora para que me recargaran las vidas duraba hasta 7 horas. Una vez descubrí en Twitter un complemento para Mozilla Firefox llamada Leethax, con el que te daban vidas infinitas, movimientos extras y chupetas para eliminar más caramelos, y lo descargué. Pasé como 30 niveles con la aplicación y en esa época me quedaba pegadísima al computador, pero luego me di cuenta de que no tenía chiste porque la idea es que te esfuerces por pasar cada nivel”, relata.

La jugadora afirma que la primera vez que tuvo dificultad para pasar de nivel sintió frustración y ansiedad. Al igual que ella, Rhonald Brito siente ansiedad cuando se queda estancado en una etapa. “Llevo 3 semanas en el 275 y lo juego a cada rato, incluso adelanto el reloj de mi celular para que me den las 5 vidas y comenzar otra vez”, dice.

Comunidad en competencia. Los dos jugadores coincidieron en que la complejidad y las nuevas combinaciones que presenta cada nivel los motivan a seguir. Pero Clara Márquez, psicólogo clínico e investigadora de los efectos de los videojuegos, asegura que lo que hace popular a Candy Crush son los reforzadores positivos con los que fue diseñado. “La psicología conductual establece que una conducta se mantiene por sus consecuencias. Si esas consecuencias son refuerzos positivos o gratificaciones, aumenta la posibilidad de que se repita la conducta. En Candy Crush tienes el componente de la secuenciación porque los primeros niveles son muy fáciles de pasar; si eso no fuera así y al jugador se le dificultara superar las etapas desde el primer momento, abandonaría el juego. La secuenciación hace que el participante se sienta más inteligente cuando alcanza los objetivos con facilidad e inclusive puede experimentar un aumento en la autoestima. También está la comunidad de amigos de Facebook, entre los que alcanzas un estatus social si te ubicas en los primeros lugares del ranking que aparece al final de cada partida en el que se comparan las habilidades de los jugadores”.

José Malavé comenzó a jugar porque la mayoría de sus amigos lo hacía. “Pasé los primeros niveles muy rápido y llegué a un punto en el que ya no era una distracción, sino que sentía la necesidad. Estaba dejando de lado mis cosas normales y cada vez que me conectaba a Facebook era para jugar Candy Crush. Antes lo jugaba con música, pero un amigo me dijo que a la hora de dormir seguía viendo los dulces en su cabeza, así que dejé de jugarlo con sonido y ya no lo hago tan seguido”.

Autocontrol

La diferencia entre entretenimiento y adicción está en el autocontrol, explica Gilberto Aldana, presidente de la Sociedad Venezolana de Psicología de la Salud. “El desarrollo de comportamientos adictivos tiene que ver con conductas que se dan de manera persistente y sobre las que el individuo no tiene control. La explicación con el juego Candy Crush es que está vinculado a Facebook, que es una red social muy influyente en nuestro comportamiento cotidiano”, puntualiza.