• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Biólogo aseguró que calima en Venezuela podría evitarse

La calima se agrava por la falta de lluvias y vientos | Foto: Twitter

La calima se agrava por la falta de lluvias y vientos | Foto: Twitter

Carlos Pelaéz ve necesario que los ciudadanos adquieran mayor conciencia sobre el fenómeno, que tiene como único origen en el país los incendios forestales 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Carlos Peláez, biólogo y ecologista, opinó que las personas están viendo de manera equivocada el fenómeno de la calima que está ocurriendo actualmente en la Gran Caracas y en otras urbes venezolanas.  

Para el especialista las personas deben entender que la calima en el país no es un fenómeno natural estacional, como puede ser la época de lluvia o sequía, sino que es una "catástrofe originada por los seres humanos con el incendio de los bosques y un ejemplo de la pérdida de las fuentes de agua".

“Es un fenómeno que no debería estar ocurriendo, la gente no se está dando cuenta que el incendio de las zonas verdes son en su gran mayoría provocados. La personas no se están dando cuenta que están respirando los bosques y perdiendo agua”, dijo en exclusiva para El Nacional Web.

La calima o calina, es el fenómeno que consiste en la presencia en la atmósfera de partículas de polvo, arcilla o arena.  “Son sólidos suspendidos en el aire cuyas causas  difieren en los países. En Lima por ejemplo ocurre una calima por un efecto del agua del mar y las partículas de sal que se queda en la atmósfera, en Venezuela ocurre por el humo, es decir el aire está cargado de cenizas”, expresó.

Mayor conciencia

Determinada la causa, el biólogo sostuvo que es necesario incentivar por parte de las instituciones y ciudadanos campañas de concientización sobre la preservación de los bosques y evitar los incendios. Opinó que se deben dar a las instituciones correspondientes los mejores equipos antiincendio, hacer investigaciones sobre el origen de los desastres provocados por las llamas, establecer multas y sanciones de rigor, mantener los cortafuegos y hacer planes de reforestación de alto impacto.

“Las personas tienen que exigir que no se llegue a la calima, nos estamos quedando sin bosques y sin agua”, concluyó.