• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Colectivos chavistas tomaron la Universidad Católica Santa Rosa

Estudiantes exigían respuestas a las afuera de la institución. Algunos apoyaron la toma, otros la rechazan | ANTONIO RODRÍGUEZ

Estudiantes exigían respuestas a las afuera de la institución. Algunos apoyaron la toma, otros la rechazan | ANTONIO RODRÍGUEZ

El rector de la casa de estudios quiere convertir el recinto en una institución comunitaria y popular

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuatro colectivos armados, Bicentenario La Pastora, San Juan, Radio 23 y Los Guerreros de Capitolio, tomaron ayer en la mañana la Universidad Católica Santa Rosa para apoyar  al rector Alí Rojas Olaya, quien fuera destituido por la junta directiva de la casa de estudios.

El jueves pasado, Rojas Olaya envió un comunicado al personal de vigilancia de la universidad para informar que la actividad laboral y académica quedaba suspendida el día de ayer. En la misiva ordenó que bajo ningún concepto se le permitiera la entrada a los trabajadores sin su consentimiento. "Se deben tomar algunas medidas importantes y no quiero que esté toda la gente porque aquí se juegan algunos poderes fundamentales y porque hay en juego también dos modelos de país”, indicó.

El vicerrector administrativo de la universidad, Ramón Guevara, denunció que era un abuso y un atropello el secuestro de la universidad por parte de Rojas Olaya, por lo que decidieron destituirlo del cargo. Temprano en la mañana, Mario Corro, decano de Bienestar Estudiantil, alertó a las autoridades que el portón se encontraba encadenado. “¿Cómo es posible que él, sin el consentimiento del Consejo Universitario, va a trancar el acceso a cada uno de los estudiantes?”, se preguntó Guevara.

El problema comenzó a raíz de la destitución de Isidro Aldana, vicecanciller de la Fundación Universitaria Santa Rosa, la cual fue creada en 2003 por la Arquidiócesis de Caracas junto con el entonces presbítero —y también rector— Martín Zapata, para que sirviera de apoyo económico a la casa de estudios. Aldana se había negado a firmar la toma de posesión de Ana Rosa Fonseca —madre del difunto rector— como directora de esa fundación, por no estar de acuerdo. “Inmediatamente llamó a los colectivos para que nos invadieran”, afirmó Guevara.

Los colectivos forzaron el candado para entrar al recinto, lo que avivó la violencia en el lugar. Guevara denunció que el asesor jurídico de la universidad fue golpeado salvamente por miembros de los colectivos.


Nuevo orden en la universidad. Desde que fuese elegido como rector de la Ucsar, en diciembre de 2012, la abierta inclinación política en apoyo al chavismo que manifestara Rojas Olaya con frecuencia, incomodó al resto de la junta directiva. “Quiero que la universidad sea comunitaria, quiero involucrar a los colectivos, quiero reivindicar a los consejos comunales, a los estudiantes, quiero comedores donde pueda comer la comunidad”, afirmó ayer.

“Se me critica que 25 obreros de la universidad no son bachilleres y quiero traer a la Misión Ribas para que los propios estudiantes de acá sean quienes les impartan las clases; trato de crear un comedor popular que no sea sólo estudiantil sino que también la comunidad pueda comer acá. ¿Eso tiene algo de malo?”, expresó el rector, quien comentó que el pasado 7 de marzo creó la Cátedra Libre de Integración Nuestramericana Hugo Rafael Chávez Frias, lo cual generó molestias en el rectorado.

 “Hay en juego varias cosas: la comunidad quiere que la universidad sea del Estado, asumirla popular. Yo me imagino que esos procesos no son fáciles, todavía no he hablado con Pedro Calzadilla (ministro de Educación Universitaria) sobre eso”, detalló.


Estudiantes se quejaron

Mientras, a puertas cerradas, los vicerrectores académico y administrativos se reunían con el rector y los insurgentes, del otro lado del portón un grupo de estudiantes exigían respuestas sobre la situación. Una estudiante de octavo semestre de Educación señaló que los obreros de la universidad y algunos alumnos apoyan la toma del recinto. Los trabajadores exigen reivindicaciones laborales y los jóvenes se quejan del aumento de la matrícula.

“Acaso están de acuerdo con que les cobren 6.000 bolivares por semestre?”, les preguntó a los alumnos un miembro de uno de los colectivos.

Uno de los integrantes del centro de estudiantes, Rodolfo García, fue amedrentado durante una discusión que sostenía con uno de los miembros del colectivo. “¡No soy funcionario, no soy policia, o te calmas o te calmamos!”, le vociferó otro miembro de los colectivos.

“Estamos en contra de que la universidad sea pública. Si la toma el Gobierno ¿a dónde vamos a llegar? Se le va a poner un tinte político, algo que nos afecta a nosotros”, criticó García.