• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

CEV: El militarismo y la corrupción son amparados por el gobierno

Monseñor Diego Padrón, presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana | Foto Archivo (Antonio Rodríguez)

Monseñor Diego Padrón, presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana | Foto Archivo (Antonio Rodríguez)

Monseñor Diego Padrón, en representación de la Iglesia venezolana, expresó que para salir de la crisis que enfrenta el país es necesario el diálogo. Denunció que los partidos políticos “no han sabido ofrecer un proyecto alternativo de democracia eficiente”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente de la Confederación Episcopal Venezolana, monseñor Diego Padrón, expresó este miércoles que el país vive una crisis sin precedentes.

Durante la instalación de la 103 Asamblea Ordinaria del Clero, el máximo representante de la CEV leyó un documento en el que la Iglesia manifiesta su postura ante los problemas que aquejan a Venezuela.

“(…) El militarismo y la corrupción son amparados por el sistema gubernamental. La desidia de los poderes públicos para superar la crisis moral, la ineficiencia de los servicios básicos que requieren todos los ciudadanos, el alto costo de la vida, la crisis de la salud pública, el desabastecimiento en todos los rubros, la escasez de empleo digno y justo, la crisis económica que paraliza al país, la inseguridad social y jurídica, la criminalización de la protesta pacífica y la persecución a la disidencia política sindical y obrera conforman un clima político social muy duro y un panorama nacional muy oscuro”, indica el documento.

La CEV también denuncia que los partidos políticos “no han sabido ofrecer un proyecto alternativo de democracia eficiente”.

“La crisis de los partidos es más de agendas y proyectos personalistas que de estrategias. Tal crisis en la dirigencia impide la visión de bien común y la compresión de un proyecto en el que puedan participar todos los sectores sin exclusiones”, agrega el texto.

Monseñor Padrón sostiene que la Iglesia considera que para salir de la crisis es necesaria la participación de todos los sectores del país.

“Ahí esta nuestra fuerza. La fuerza es la unión. La política de exclusión y de desconocimiento mutuo entre los sectores disminuye la capacidad de encontrar los caminos de la solución. El radicalismo agudiza la crisis. La iglesia ha propuesto el diálogo en el que se prevean resultados coherentes para todo el país. Hoy lo planteo nuevamente en nombre de la CEV”, agregó.