• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Los riesgos silenciosos causan más pérdidas que un sismo o un huracán

La Oficina Regional para las Américas de las Naciones Unidas adelanta la campaña ¡Mi Ciudad se Está Preparando! 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La ocurrencia de un desastre natural es un riesgo latente para cualquier ciudad.

El crecimiento acelerado de las poblaciones urbanas, la carencia de recursos de los gobiernos locales para emprender campañas de prevención y mitigación de riesgo, sumado a la inadecuada gestión de los recursos, el envejecimiento de la infraestructura y la falta de la planificación son algunos de los factores que ponen en peligro a las urbes.

Para atender esta situación de vulnerabilidad, la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres preparó la campaña mundial Desarrollando Ciudades Resilientes: ¡Mi ciudad se está preparando!

Una ciudad resiliente es aquella capaz de sobreponerse a los desastres, pues se han tomado medidas para anticiparse a ellos y mitigar su impacto. Venezuela ha participado en esta iniciativa completando un proceso de autoevaluación, como parte de los compromisos asumidos con el Marco de Acción de Hyogo 2005-2015; y en estados como Anzoátegui, Aragua, Lara, Mérida, Miranda, Trujillo y Zulia se han conformado varias redes locales de prevención de riesgo.

Ricardo Mena, jefe de la Oficina Regional para las Américas de las Naciones Unidas, indica que en el país existen “buenos ejemplos de lo que se puede hacer tomando la decisión de trabajar por la resiliencia. Es el caso del municipio Chacao, que realiza un buen trabajo tanto en la identificación de zonas de alta vulnerabilidad, como con su discurso de promoción de resiliencia”. Agrega que quisieran promover más activamente la campaña para que se sumen municipios de otras entidades venezolanas.

El miembro fundador de la Red de Estudios Sociales en Prevención de Desastres para América Latina advierte que en Latinoamérica y el Caribe “por cada desastre de alto impacto ocurren 155 de aquellos relacionados con el riesgo extensivo, estos son los pequeños deslizamientos, inundaciones o desastres que causan la pérdida de un número pequeño de personas y tienen impacto sobre 20, 30 o 40 viviendas, pero que sumados entre sí realmente son los que representan la mayor cantidad de pérdidas”.

Gobiernos coordinados

Las áreas en las que los países latinoamericanos muestran más avances son las vinculadas al desarrollo de un marco institucional y normativo apropiado para la disminución de riesgo. Mena indica que hay que hacer avances en los sistemas de alerta temprana, el desarrollo de una cultura de prevención y el manejo del  conocimiento sobre temas de riesgo.

“El tema no es la asignación de los recursos, sino el mejor empleo de los mismos”. Destacó que debe haber concordancia en las políticas de Estado, entre el Gobierno central y las municipalidades: “Una sola ciudad resiliente no hace un país resiliente”

En cuanto a los ciudadanos, aseguró que deben tener la mayor cantidad de información sobre el tipo de amenazas a los que están expuestos y los gobiernos deben ser transparentes en esto.



El Dato

Un estudio de la Cepal indica que los desastres ocurridos entre 1972 y 2010 en Latinoamérica y el Caribe dejaron más de 310.000 fallecidos, 27 millones de afectados y pérdidas económicas que sobrepasan los 213.000 millones de dólares.