• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Bombillos ahorradores no son basura doméstica

Si un foco se quiebra hay que salir de la habitación y botar todo lo que haya podido entrar en contacto con el vapor de mercurio

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En el poblado de Cacote, en el páramo merideño, los apagones de los domingos se han convertido en la norma. En algunos casos, las fallas del servicio eléctrico han ocasionado que durante o después del corte hayan estallado los bombillos ahorradores, repartidos como parte de la política de ahorro energético.

En esos casos, María Vegas no ha sabido cómo reaccionar; tampoco sabía que los focos eran peligrosos para la salud hasta que se enteró por la prensa: “¿Cómo puede haber una prohibición de producción, importación distribución de lámparas incandescentes convencionales si el Estado no se responsabiliza por las irregularidades en el suministro de la electricidad y se nos estallan los bombillos ahorradores chinos en nuestras narices?”, se pregunta.

La cantidad de mercurio en el interior de un foco fluorescente es capaz de contaminar el equivalente a 25.000 vasos de agua; por esta razón, cuando el foco cumple su vida útil o se quiebra es necesario tomar algunas precauciones. Este metal se acumula en los organismos y puede tener efectos en el sistema nervioso e inmunológico.

En el país, además de Corpoelec en la sede de San Bernardino, la empresa Vitaambiente se dedica al correcto acopio, recolección y reciclaje de los focos como parte de su responsabilidad social. “No es que hacemos nuevos bombillos, sino que le quitamos el mercurio a los que recolectamos y se reutiliza el vidrio, el plástico y la parte electrónica del foco”, explicó Vitali Ojalvo, director de la empresa.

Agregó que existe una cadena de responsabilidad sobre el tema. “Las alcaldías deberían formular ordenanzas para la adecuada disposición de los desechos y los usuarios ser más conscientes del impacto que tienen los bombillos en el ambiente”.


ElDato
Si se rompe un bombillo ahorrador, Daniella Matheus, fundadora de Ecoclick, recomienda abrir todas las habitaciones, botar la ropa y todo lo que pudo haber entrado en contacto con el vapor de mercurio –inclusive la pala y la escoba que se utilizó para recoger los residuos–, no usar aspiradora y permitir que el aire fluya en la habitación afectada. Recomienda recogerlo utilizando papel periódico y guantes.