• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Bomberos quemados pasaron por un periplo para ser atendidos

Las llamas alcanzaron el vehículo en el que iban los bomberos | Foto Cortesía Protección Civil Carabobo

Las llamas alcanzaron el vehículo en el que iban los bomberos | Foto Cortesía Protección Civil Carabobo

José Aguilar y Allender Linares fueron alcanzados por las llamas el lunes en la tarde cuando combatían un incendio en el Parque Nacional Henri Pittier

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El viento cambió de dirección y los bomberos José Aguilar y Allender Linares, que monitoreaban desde un rústico un incendio forestal en cerro Piedra del Zamuro del Parque Nacional Henri Pittier, fueron arropados por las llamas repentinamente. Como pudieron, salieron del carro y corrieron para salvar sus vidas; ahora luchan para recuperarse por completo, esperanza también de familiares y amigos de estos funcionarios.

El hecho ocurrió el lunes después de las 3:30 pm en el sector Mata Seca del parque que se encuentra en los límites entre los estados Aragua y Carabobo. Desde entonces comenzó un periplo para lograr la adecuada atención de los funcionarios que resultaron con quemaduras entre 50 y 60% del cuerpo, a la par que la solidaridad se propagó en las redes sociales para buscar insumos médicos para su atención.

Los dos funcionarios fueron auxiliados por paramédicos que los localizaron inconscientes. Los llevaron al Hospital Central de Maracay para estabilizarlos. Luego los trasladaron a la Emergencia de la Ciudad Hospitalaria de Valencia, en cuya entrada se mantienen compañeros de varios cuerpos de rescate en apoyo a las familias.

José Aguilar, de 56 años de edad, es el director del Cuerpo de Bomberos Forestales de Carabobo, adscrito a Protección Civil. Su condición es complicada porque padece diabetes, informó el médico que lo acompañó el martes al mediodía en el traslado en aeroambulancia hasta el Hospital Coromoto de Maracaibo, donde fue atendido y estabilizado.

Los familiares de Allender Linares, de 31 años de edad, y jefe de Operaciones del mismo cuerpo bomberil, esperaban ayer su traslado al mismo hospital, único en el país que cuenta con los recursos para atención de quemados en el área de Caumatología.

El traslado de Linares se retrasó porque en la aeroambulancia solo había espacio para dos pacientes y debieron trasladar a una bebé de 26 días de nacida con delicado estado de salud.

Yeni García, hermana mayor de Linares, dijo que su pariente ha sido un guerrero siempre y ha superado muchos obstáculos en otros momentos de su vida. “Allender decidió dar su vida para ayudar a todos, primero en Defensa Civil y ahora en los Bomberos Forestales; por eso quizás se siente la conmoción entre los bomberos porque a mi hermano y al señor Aguilar lo conocen y aprecian mucho”.

A Maracaibo viajó la esposa de Linares y una de sus hermanas, quienes se turnarán para atender los requerimientos y también para cuidar del hijo del bombero que tiene 6 años de edad. “Los quemados son pacientes delicados que tienden a contaminarse y por eso los mantienen aislados”, agregó García.

Los funcionarios que se acercaban a la Emergencia de la Ciudad Hospitalaria venían con rostros preocupados, pero con palabras de aliento para los familiares. Entre los mismos compañeros coordinaron en el estado Zulia para que otros bomberos ayudaran a las familias de Aguilar y Linares durante su permanencia en Maracaibo.

“Los contactamos con unas casas de familias adonde puedan ir a bañarse o descansar un poco porque no tienen a nadie allá”, refirió un funcionario.