• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Bomberos están limitados para combatir incendios

El año pasado se quemaron 2.000 hectáreas del Ávila

El año pasado se quemaron 2.000 hectáreas del Ávila

Los tiempos de sequía toman a la Gran Caracas con hidrantes sin mantenimiento, supresores de incendios dañados y déficit de personal

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El viernes a las 3:00 pm se reportó el primer incendio del año en el Ávila, a la altura de Cotiza, hasta Los Mecedores.

Aunque en mayo de 2015 se habían quemado más de 2.000 hectáreas del Parque Nacional Waraira Repano y habían ocurrido en la Gran Caracas 308 incendios forestales, este año no hay previsiones para afrontar la contingencia: continúa el déficit de bomberos y la carencia de equipos para combatir el fuego.

La escasez de hombres, falta de mantenimiento en los sistemas hídricos y la inoperatividad del parque automotor no dan un buen pronóstico al pulmón vegetal. En el Waraira Repano solo laboran 25 miembros del Cuerpo de Bomberos Forestales de los 190 que hay en todo el país.

El Observatorio Ambiental Venezolano asegura que para cubrir estas 89.000 hectáreas del Ávila se necesita quintuplicar la cantidad de personal.

Marlene Sifontes, miembro del sindicato de Instituto Nacional de Parques, denunció además de la falta de personal, que no hay carros para movilizarse y el repetidor de señal está dañado, por lo que no pueden usar radios para alertar ante una emergencia. El sistema hídrico está colapsado y solo cuentan con un camión cisterna de 5.000 litros activos, pero con cauchos a punto de reventar. Las otras dos cisternas, de 10.000 y 2.500 litros de agua forman parte del cementerio del parque automotor.

Este problema trasciende a los bomberos estadales. Según estándares internacionales, por cada 1.000 habitantes debería haber un bombero, pero en el estado Miranda tienen un déficit de 1.400 hombres y en Vargas de 281.

Javier Mendoza, comandante de los Bomberos de Miranda, explicó que solo tienen 16 cisternas activas y otras 16 dañadas. Todas con más de 10 años de vida útil.

Con sequía

Otra de las dificultades operativas que afrontan es el acceso al agua. Para las emergencias en la ciudad están destinados los hidrantes (competencia de Hidrocapital), mas en los Altos Mirandinos solo 20% del sistema está operativo. Mendoza explicó que en Los Teques hay tres hidrantes para llenar las cisternas en caso de emergencia: Zona Industrial El Tambor, calle 19 de Abril y uno al lado de la comandancia. Mientras tanto, las dos tomas de agua que habilita Hidrocapital para las cisternas privadas solo suministran el servicio de lunes a viernes. Los fines de semana se dificulta el afrontamiento de las emergencias.

En el estado Vargas los hidrantes no funcionan desde el deslave en 1999. El comandante de los bomberos de la entidad, Marlon Sánchez, asegura que la gobernación les facilita el llenado de las cisternas en las tomas habilitadas por Hidrocapital. Solo hay 4 cisternas de 8.000 litros cada una, distribuidas en 4 sedes de las 6 que tienen en Vargas, pero hasta ahora solo están trabajando para llevar agua a las comunidades.

Los bomberos marinos, pertenecientes al Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos, ascienden a 180 funcionarios.

En Vargas, el hidrante interno de la sede del INEA tiene servicio cada dos meses, por lo que usan dos llenaderos habilitados por Hidrocapital para surtir los camiones privados.

El único vehículo supresor de incendios del que disponen almacena 2.800 litros, que al descargar 20 litros de agua para apagar el fuego hace que el tanque se termine en 5 minutos. Ante una emergencia deben tener ayuda privada.