• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Bernardo Álvarez: “No hay crisis humanitaria”

Para el embajador de Venezuela ante la OEA la escasez de medicamentos es uno de los resultados de la llamada guerra económica

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El embajador de Venezuela ante la OEA, Bernardo Álvarez, considera “alegre e irresponsable” asegurar que en Venezuela hay una crisis humanitaria por falta de medicamentos. “No hay crisis humanitaria” afirmó ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, y de esa forma justificó la negativa del gobierno a aceptar la ayuda de organismos multilaterales o gobiernos extranjeros.

Una vez más el gobierno invocó la llamada guerra económica como la causa de la escasez de medicinas que, según la coalición de ONG que integra Codevida, asciende a 80% y mantiene en peligro de muerte a miles de venezolanos.

Álvarez solo admitió que hay dificultades de “disponibilidad”, causadas por la caída de los precios del petróleo (una de las supuestas aristas de la guerra económica): “No tenemos los dólares para importar los insumos que necesitamos para fabricar nuestros medicamentos”. Pero el embajador insistió en señalar que la “accesibilidad” de medicamentos en Venezuela es “extraordinaria” y puso como ejemplo el expendio gratuito a través de la red de farmacias de medicamentos de alto costo.

En la audiencia no había representantes de los pacientes que ni siquiera en esas farmacias del Estado consiguen los medicamentos que requieren. Por ejemplo, Francisco Rojas, que padece cáncer de próstata avanzado, podría demostrarle a Álvarez que en lo que va de 2016 no ha recibido el Etaconil que necesita.

Como representante de la sociedad civil estuvo la integrante del Consejo Nacional para la Defensa del Derecho Humano a la Salud, Flor Isabel Zambrano, quien se identifico como nefrólogo pediatra. En vez de describir la situación en los centros de salud venezolano, se alineó con el gobierno en el alegato de la guerra económica, incluso en el rechazo al decreto Obama. Llegó a decir que a las personas que viven con VIH se les está suministrando los mejores medicamentos del mundo.

El embajador Álvarez perturbó a muchos: “Yo sufro de una patología y sé que muchas personas buscan medicamentos en el exterior. Y es que en Venezuela se conseguían medicinas muy baratas. Con lo que cuesta un medicamento en Colombia se compraban 33 en Venezuela. A la escasez ha contribuido la creación de mafias que desvían al mercado libre las medicinas que importa el gobierno”.

Entre los perturbados estaba el comisionado Paulo Vanuchi, relator especial para derechos económicos, sociales y culturales, quien le señaló a Álvarez que las dificultades económicas, como las que tienen otros países del continente, no eran excusas suficientes para no garantizar el derecho a la salud.

Una y otra vez, los comisionados preguntaron por medidas concretas para atender la escasez de medicinas. El embajador Álvarez no satisfizo las inquietudes, pues solo se refirió a paliativos como la línea telefónica 05000SALUDYA, de la que, por cierto, el presidente Nicolás Maduro dijo que ya presentaba fallas, específicamente que había sido afectada por “una mafia interna”.