• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Bañistas abarrotaron playas en chapuzón de año nuevo

La gente acudió a las playas pero no consumió en los negocios | Foto: Luis López

La gente acudió a las playas pero no consumió en los negocios | Foto: Luis López

Los comerciantes señalaron que a pesar de la afluencia, las ventas estuvieron bajas. La ley seca también afectó los ingresos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los caraqueños dejaron el chapuzón de año nuevo para el segundo día de 2015. Aunque el 1° de enero no hubo movilización de temporadistas, ayer las playas Sheraton, Yate, Bahía de Los Niños, Camurí Chico, Macuto, Candileja y Playa Surfista estuvieron abarrotadas de bañistas que llegaron durante toda la mañana.

En la autopista Caracas-La Guaira no hubo tanta cola, pero las paradas de El Silencio y Capitolio estuvieron congestionadas desde temprano. En algunos lugares, como Macuto, la presencia de carpas daba muestra de la asistencia de familias que recibieron el año a orillas del mar.

Barmelia Cordero tomaba sol en Camurí Chico. Vive La Grita y vino a pasar Navidad con su hijo en Caracas, por lo que aprovechó el paseo para echarse un baño de playa. “Es bueno arrancar el año con un baño de mar porque es positivo y trae buenos augurios. Eso permite dejar todo lo malo del año viejo atrás y arrancar en positivo”, expresó.

Eberto José González hizo una pausa en la playa para comenzar a trabajar con la mente clara la próxima semana. “El año pasado fue muy difícil para mí, por lo que espero que este año sea mejor. Pago alquiler y representa un gasto muy oneroso. Espero relajarme y tener un mejor año”
En el balneario de Macuto estaba María de los Ángeles González acompañada con siete personas más y su primogénito de un mes de nacido. “Lo bueno de ir a la playa a comienzos del año es que uno se saca la pava del año viejo”.

Mucha gente y poca venta.
Wilmar Longa, vendedor ambulante en Camurí Chico, dijo que la presencia de personas en las playas fue masiva, pero que las ventas estuvieron bajas. “Aunque vino más gente que el 1° de enero las ventas no han sido buenas”.

La poca capacidad adquisitiva de los temporadistas y la ley seca también afectaron a los comerciantes. Nelly Ferreira, quien tiene un puesto el Paseo de Macuto, comentó que se notó bastante afluencia de temporadistas, pero que la inversión hecha por los comerciantes no se recuperó porque la gente gastó poco en los comercios playeros. “Esa es la opinión de todo el gremio. Eso aunado a que la ley seca fue un golpe duro para esta zona turística donde la gente viene a compartir y distraerse un rato”, puntualizó Ferreira.