• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Ayunos prolongados causan daños hepáticos y renales

Huelga de hambre en la ULA | Leo León

Huelga de hambre en la ULA | Leo León

Un total de 20 universitarios se mantienen en huelga de hambre en Mérida y Caracas para exigir mejoras para las casas de estudio

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un total de 18 personas cumplen una huelga de hambre desde hace 26 días en el Rectorado de la Universidad de los Andes en Mérida. Otros 2 estudiantes de esa misma universidad mantienen el ayuno voluntario desde hace 14 días en la Nunciatura Apostólica en Caracas.

La protesta, mediante la que exigen incrementos salariales para los docentes, el mejoramiento de las providencias estudiantiles y el aumento del presupuesto para las universidades, puede causar severos daños físicos a los 20 huelguistas.

La endodrinóloga Gestne Aure advierte que el prolongado ayuno hace que el cuerpo humano consuma su propia grasa. Luego de 20 días sin ingerir alimentos, el organismo se ve obligado a obtener la energía para su funcionamiento de la masa muscular.

“Sufren el cerebro y los riñones, hasta que se debilita el corazón. Lo más grave es cuando se producen problemas cerebrales por la falta de glucosa que requiere para funcionar. Hay déficit de minerales, pérdida de masa muscular y ósea. En las mujeres la pérdida de peso interfiere en la función menstrual”, explicó.

La especialista señala que el deterioro físico depende del estado de salud de cada individuo. Sin embargo, luego de más de dos semanas puede haber daños en el cerebro, que requiere de la glucosa para su funcionamiento.


La sexta huelga. El secretario de la Federación de Centros Universitarios, Vilca Fernández, en ayunas desde el domingo 15 de junio en la Nunciatura Apostólica, cumple su sexta protesta sin ingerir alimentos desde 2009. Pese a la gastritis crónica y la hipertensión causada por sus acciones, señaló que no desmayará hasta obtener una respuesta satisfactoria a las demandas del sector universitario.

“En ocasiones vomito sangre y tengo dolores en la columna por la cantidad de días en el piso, pero me encomiendo a Dios y le pido que me proteja porque mi protesta es por algo justo. Me preocupa más el hecho de vivir arrodillado, sin libertad ni democracia, que mi salud”, expresó.


Abandono

La Cruz Roja Internacional indica luego de 20 días de ayuno total se incrementa el peligro de descompensación y de intoxicación con sustancias segregadas por el metabolismo.

El pasado jueves 27 de junio, dos de los que mantuvieron la protesta por espacio de 22 días abandonaron la huelga debido al deterioro de su salud.

Una de ellas, la ex decana de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales, Laura Luciani, fue retirada en camilla del Rectorado, en Mérida, luego de presentar sangramiento y deshidratación.