• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Aumentos del pasaje no mejoraron la calidad del servicio

“Nosotros vamos a salir a cobrar porque no tenemos cómo seguir manteniendo las unidades”, dijeron los choferes | Foto William Dumont / Archivo

Foto William Dumont / Archivo

Choferes de transporte público en la capital afirmaron que la crisis continúa por la escasez de repuestos, altos costos de piezas e inseguridad 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A cinco días de culminar 2015 los usuarios del transporte público superficial en Caracas cancelan una tarifa no oficial. En el año se realizaron tres incrementos del pasaje, reconocidos por las autoridades. El 12 de febrero, según la Gaceta Oficial Nº 6172, el Ministerio de Transporte Terrestre acordó un aumento de 40% en rutas interurbanas y suburbanas, que se ejecutaría en dos partes: el 1º de marzo y el 1º de agosto. Este último ajuste ubicaba la tarifa de las rutas internas en el área metropolitana de Caracas en 12 bolívares.

Sin embargo, llegado julio los transportistas pidieron que el segundo aumento llevara el pasaje de 10 a 15 bolívares. Finalmente, luego de reuniones y manifestaciones de choferes, el alcalde Jorge Rodríguez aprobó la medida que se hizo efectiva el 1º de septiembre.

Un cuarto aumento pegó al bolsillo el 10 de diciembre pasado. Aunque no está en Gaceta ni ha recibido el vistobueno de algún vocero oficial, fue aplicado porque los gremios insisten en que la balanza entre sus ingresos y los costos operativos no se equilibra, lo cual ha perjudicado la movilidad ciudadana y la calidad del servicio.

José Luis Montoya, presidente de la Asociación de Libres y Por Puestos, aseguró que 60% de las unidades de transporte público en Caracas están paralizadas, por lo que se declararon en emergencia nacional. José Luis Trocell, gerente general del Bloque Unido de las Rutas Suburbanas, afirmó que no consiguen neumáticos ni baterías para los vehículos. “Y los pocos que hay disponibles los venden a precios exorbitantes”, precisó. Agregó que la situación se agudiza cuando buscan repuestos y piezas más específicas. “Incluso, un autobús Yuton, de los que trae el gobierno, usa un caucho 110022.5 que no se produce en Venezuela y no los han traído”, dijo.

El escenario para 2016 no pinta mejor: “Consideramos que debido a la escasez de dólares y por los bajos precios del petróleo va a ser un año complejo. Recordemos que 90% de las partes y repuestos del sector son importadas”. Trocell expresó que debido a que existe un desfase por la inflación, los conductores trabajan a pérdida.

Vulnerables

Representantes de líneas de transporte público y autoridades gubernamentales se reunieron el 22 de junio para evaluar estrategias de seguridad destinadas a proteger a conductores y usuarios.

Trocell aseguró que, a pesar de las múltiples reuniones, el hampa continúa azotando: “O le quitan la vida a un compañero, que es una pérdida irreparable, o se llevan lo que el conductor ha producido. Una unidad puede ser robada entre 4 y 6 veces al año. Si los encuentros no conducen a soluciones efectivas, pierden sentido los reuniones”, puntualizó.