• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Aumenta la desnutrición por la falta de proteínas

El consumo de leche en el país registró una disminución de 18 a 12 gramos por día en 2013 | Foto: Archivo

El consumo de leche en el país registró una disminución de 18 a 12 gramos por día en 2013 | Foto: Archivo

Los pequeños mayores de un año de edad que no ingieren lácteos tienen problemas irreversibles de crecimiento

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La leche es uno de los alimentos más difíciles de hallar en Venezuela. Es uno de los 17 artículos que, según el Cendas, estuvo ausente de la canasta alimentaria en julio. Un mes antes también apareció en la lista de los 20 productos escasos reportados por el Banco Central de Venezuela. Ese mismo organismo informó que en 2012 el consumo del alimento cayó de 18 gramos diarios a 12 gramos cada día en 2013.

La leche influye en el desarrollo del cerebro. El calcio que contiene ese alimento es un nutriente clave para el desarrollo de los huesos. La ausencia o la restricción de su consumo en la dieta de niños mayores de un año de edad repercuten en su crecimiento de manera irreversible. No podrán alcanzar la estatura de sus padres.

“A los hospitales están llegando niños hinchados, con desnutrición proteica, porque no se les está dando leche. Les dan atoles de cereales que hace que el niño se desnutra. Son niños que toman mucha azúcar y carbohidratos, pero en realidad están llenos de líquido. Ese es el tipo de desnutrición que empezamos a ver. Antes los veíamos con insuficiencia calórica, pero ahora se suma la deficiencia proteica”, señala Maritza Landaeta-Jiménez, miembro fundadora de la Fundación Bengoa.

Hay pequeños llenos de aire por las harinas y grasas, los que llaman gorditos. También hay con bajo peso y estatura porque consumen pocos alimentos. Todos están malnutridos y su situación se agrava por el modo de vida sedentario.

Los datos de la Fundación Bengoa, recopilados por Mercedes López de Blanco, revelan que en el país hay una doble carga nutricional que afecta la salud especialmente de los más pequeños. Hay desnutrición y obesidad.

Una encuesta realizada por la fundación a 6.330 niños entre 2008 y 2012 demostró que ee primer año, por ejemplo, 20,1% estaba desnutrido y 16,2% era obeso. Un lustro más tarde el porcentaje de desnutridos fue de 18,7, mientras que los niños con sobrepeso representaron 17,4%.

La encuesta del año 2012 arrojó que el déficit alimenticio es más acentuado en zonas rurales como en Apure, con 34,2%, e iba disminuyendo en ciudades como Maracaibo con 21,4%, Mérida con 17,4% y Caracas con 16,5%. Sin embargo, la relación respecto a los índices de obesidad fue inversamente proporcional.

En 2011, en el informe "Mejorar la nutrición infantil", la Unicef indicó que 468.000 niños padecían desnutrición crónica en Venezuela, 16% de los cuales tenía problemas de crecimiento. Sin embargo, un año después, en junio de 2012 la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura premió al país por sus avances en el combate a la desnutrición. Actualmente, no hay cifras oficiales disponibles sobre la desnutrición infantil en Venezuela.


Niños enfermos

Livia Machado, pediatra nutrólogo, confirma que hay un incremento del número de niños con bajo peso y talla por dietas desbalanceadas y deficientes. Los padres alegan que no les alcanza el dinero para comprar alimentos o no los consiguen. Por eso les ofrecen harinas procesadas y comidas ricas en grasas saturadas. A la larga, quedan a merced de enfermedades cardiovasculares, la obesidad o la diabetes.

“La malnutrición infantil conlleva al retardo en el crecimiento así como a un menor rendimiento escolar y menor expectativa de vida por un mayor riesgo a sufrir o complicarse ante cualquier enfermedad”, puntualizó.

Riesgo adolescente

Maritza Landaeta-Jiménez, miembro fundadora de la Fundación Bengoa, señala que la falta de nutrientes en la población es notoria en las adolescentes, especialmente en las que dan a luz. Los fetos no adquieren los nutrientes porque las madres no comen lo necesario. Al nacer están desnutridos, lo que influye en el incremento de la tasa de mortalidad infantil.


En Cifras

3 puntos menos de cociente intelectual tienen los niños con deficiencia de hierro, mineral que se ingiere principalmente a través de la harina de maíz.