• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Asesinato de figuras públicas causa aversión en la sociedad

El asesinato de Mónica Apear y su ex esposo causó conmoción en la opinión pública | Foto: Juan Carlos Neira

El asesinato de Mónica Apear y su ex esposo causó conmoción en la opinión pública | Foto: Juan Carlos Neira

Psiquiatras y psicólogos coinciden en que los venezolanos tratan de negar su realidad para afrontar el miedo y la violencia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El asesinato de la actriz y Miss Venezuela 2004, Mónica Spear, y de su ex esposo, Thomas Henry Berry, causó conmoción nacional. A pesar de que en lo que va de mes se han registrado cerca de 100 muertes a manos de delincuentes y 2013 cerró con 24.763 homicidios causados por el hampa, el fallecimiento de una figura pública causa impactó en la sociedad.

“Hay gente que dice que eso pasa todos los días con cualquier venezolano, pero cuando ocurre el asesinato de una figura conocida entienden que también les puede pasar a ellos. Las figuras públicas son vistas como si tuvieran mayor protección o inmunidad; por eso, cuando ocurre ese tipo de hechos causan aversión. Los venezolanos están negando la realidad para afrontar la violencia”, dijo el psicólogo clínico Gilberto Aldana, presidente de la Sociedad Venezolana de Psicología de la Salud.

El especialista indica que las redes sociales como Facebook y Twitter han servido como canal para la catarsis. En ambos la gente se muestra más ansiosa debido a la violencia.

“Estamos en una sociedad enferma en la que el derecho fundamental a la vida está cuestionado, sales y no sabes si regresas. La violencia se está institucionalizando en Venezuela”, afirmó.

El psiquiatra Luis Madrid Peroza, por su parte, subraya que la mayoría de los venezolanos vive en un estado de psicosis y paranoia permanente debido a la inseguridad. Aseguró que en los últimos dos años ha recibido ocho veces más pacientes en su consultorio con síntomas de estrés postraumático.

“En las consultas se ven con frecuencia trastornos con estrés postraumático, luego de un asalto violento u otra situación. Los cuadros de depresión se han duplicado. Los trastornos de sueño son el pan nuestro de cada día. Hay casos de disfunción sexual y problemas de apetito. Aumentó el consumo de sustancias psicotrópicas, como ansiolíticos inductores del sueño. Se prescriben cuatro y cinco veces más que hace dos años”, explicó.

Recomendaciones. El psiquiatra recomienda a quienes se sienten desbordados por la situación de violencia que acudan a un especialista en busca de ayuda.

“Deben tener una catarsis dirigida. Hay que evitar el aislamiento y la automedicación”, advirtió.

Agregó que las víctimas de hechos delictivos deben mantenerse en sitios que les hagan sentir seguros y tranquilos. “La persona debe dormir, durante el proceso de soñar el sistema nervioso central se regenera y hace reparaciones neurológicas y psicológicas; si no, empeora el cuadro. A quienes han sido víctimas o han perdido a alguien se les recomienda una caminata meditativa en la mañana, con compañía, para que entiendan que la vida continúa. Hay que evitar hechos que remuevan situaciones muy intensas”, dijo.

Madrid Peroza exhortó a los gobernantes a enviar mensajes de respeto al otro.

“Debe haber fuerzas de seguridad eficaces y confiables. Se debe cumplir con sanciones adecuadas y evitar la impunidad que fomenta la transgresión. Hay la obligación de reunificar al colectivo. Mientras haya división sigue el problema, es una grieta en un muro de contención y todo lo que hagamos se fuga por allí”, concluyó.  

Sociedad paranoica

El psiquiatra Luis Madrid Peroza señala que la violencia ha llevado a los venezolanos a adoptar seis medidas para aislarse de la situación del país:

1.     Posición paranoide: cree que todo el que se acerca tiene mala intención y lo va a agredir. La gente percibe una mala intención en el otro permanentemente.

2.     Posición fóbica: el individuo piensa que toda situación representa un peligro, generaliza y transforma cualquier hecho en potencial amenaza.

3.     Posición psicopática: las personas transgreden las normas y fabrican sus propias reglas, creando una defensa psicótica que incrementa la situación de violencia.

4.     Posición disociativa: la gente se aparta de la realidad. Se aíslan de medios, redes sociales y viven lejos de la situación. Se alivian del estrés, pero eso los hace más vulnerables.

5.     Posición de guerrero solitario o titán solitario: el individuo quiere poner mano dura a los delincuentes, es un mecanismo ilusorio. Produce estancamiento.

6.     Posición del migrador ilusorio o errático: las personas fantasean con irse del país y viven con esa situación de migración; eso les da esperanza. Los erráticos se van, venden todo sin mirar las consecuencias.