• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Armar un pesebre exige dedicación

En el casco histórico de Petare compiten los mejores nacimientos. El de Laura Quevedo, hecho a mano, es uno de los que destaca

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

De los 61 años que lleva viviendo en la calle Lino de Clemente del casco histórico de Petare, Laura Quevedo ha montado pesebres de modo ininterrumpido durante 51.

Cuando era una niña, la abuela guiaba toda la ceremonia y permitía que Quevedo y sus primos colocaran la mula y el buey. Recuerda que ponían a germinar maíz, para obtener una especie de pasto que adornaba la escena del nacimiento de Jesús. Las cajas de cartón eran las bases de las montañas y el papel periódico teñido otorgaba una apariencia de pradera reverdecida. No faltaba la estrella de Belén, hecha con el papel con que venían envueltos los chocolates.

De aquella niña todavía queda el espíritu genuino de celebrar la Navidad, como una tradición que debe mantenerse porque está arraigada en el alma. Con los años, Quevedo ha adquirido la maestría y elabora las figuras que recrean la llegada del Señor. Con sus manos dobla el alambre que le dará vida a la virgen o a San José y luego los viste con trajes que confecciona y pinta. Puede demorar hasta tres meses en la confección de los pesebres, y es tanto el empeño que vierte sobre la escena de adoración del Jesús recién nacido que en los últimos tres concursos de nacimientos convocados por la Alcaldía de Sucre en el casco histórico, ha resultado ganadora.

En 2009 obtuvo el primer lugar, en 2010 logró el segundo puesto con un nacimiento de bambú, y en las navidades pasadas repitió el segundo lugar al hacer una Virgen María andina, un San José llanero y unos reyes que provenían de la región oriental, de la costa y de Guayana. Así fue como Petare alumbró a un Niño Jesús venezolano.

Tradición. La elaboración del pesebre versiona lo que ocurrió en el siglo XII, en la provincia de Greccio de la región italiana del Lazio, cuando San Francisco de Asís reprodujo el nacimiento de Cristo.