• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Argenis Delgado, el sacerdote que lucha contra el cáncer en un país sin medicinas

Argenis Delgado tiene 11 años siendo sacerdote y un año en su lucha contra el cáncer | Foto Twitter

Argenis Delgado tiene 11 años siendo sacerdote y un año en su lucha contra el cáncer | Foto Twitter

El vicario del clero de la Diócesis de Trujillo tiene un año con una red familiar activada para obtener medicinas, su diagnóstico de Linfoma no Hodgkin le ha permitido reflexionar y comprender que “a pesar de lo que vas a sufrir vas a valorar más lo que eres, lo que tienes”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los venezolanos han modificado la forma en que se utilizan las redes sociales. La búsqueda de información sobre el acontecer diario comenzó a trasladarse a un segundo plano, después de las necesidades de alimentación y salud. Es cada vez más frecuente que en Twitter se soliciten medicinas y pregunten lugares en donde haya comida. Argenis Delgado es un ejemplo de esto.

Con la etiqueta #AyudemosAlPadreArgenis, Delgado utiliza su cuenta en la red social para solicitar medicinas para su tratamiento contra el cáncer. Su caso es único como el de todos los diagnosticados de la enfermedad. Él es sacerdote, tiene 36 años, vive en Valera y fue diagnosticado de Linfoma no Hodgkin.

Delgado cumplirá un año de su diagnóstico después de Semana Santa. Durante una revisión casual en abril recibió la noticia, justo en esa época estaba por iniciar su labor en la parroquia Nuestra Señora de Chiquinquirá en Valera, después de haber estado un tiempo en Trujillo, su ciudad natal.

El sacerdote tuvo un diagnóstico temprano sobre la enfermedad que se encuentra en la sangre y a partir de ese entonces comenzó a tratarse. Ya superó la etapa de quimioterapias quincenales y actualmente se encuentra en tratamiento cada dos meses para reforzar ese proceso y controlar al organismo ante las células cancerígenas.

Delgado tiene más de un mes sin tratamiento porque no consigue la principal medicina que requiere.

“Me tocaba recibir tratamiento pero en febrero y en lo que va de marzo todavía no ha llegado. No es solo mi caso. Pega mucho la escasez de medicinas aquí en Valera. Últimamente es muy difícil. Hay colas interminables. Gracias a Dios salí de las quimios, si estuviese ahí estaría más desesperado”.

Tener “paciencia y cuidado”, esos son los consejos que le da su médico. Él hace eso y no se desespera porque considera que es un arma en su contra. “Mi familia va a buscar los medicamentos y la respuesta es la misma”.

El vicario del clero de la Diócesis de Trujillo tiene un año con una red familiar activada para obtener medicinas. La farmacia de Alto Costo del IVSS y Badan en Valera fueron los principales sitios a los que acudió para conseguir tratamiento desde 2015, luego familiares y amistades en ciudades como Barquisimeto y Maracaibo lo ayudaron. Este 2016 la situación no ha sido igual, por esa razón recurrió a Twitter.  

“Si Dios me mandó esto tiene que haber una enseñanza”

El sacerdote ha aceptado su diagnóstico a partir de la fe, ella le ha permitido reflexionar y comprender que “a pesar de lo que vas a sufrir vas a valorar más lo que eres, lo que tienes”.

Delgado, desde que recibió la noticia, ha estado cada vez más atento a los casos de cáncer en su entorno, desde los asistentes a su parroquia hasta quienes conoce en sus sesiones en el hospital.

"La vida, aunque es una frase repetitiva y es verdad, cambia totalmente. Debes cuidarte más. Aunque nunca tuve miedo a la muerte son noticias que te cambian la vida y tienes que saber que Dios te da una oportunidad para hacer algo con esto. Ayudo a los que tienen que luchar. No hay que rendirse, desanimarse es perder”.

El cáncer no ha sido extraño en la vida del sacerdote, recuerda que una joven de 24 años de su parroquia murió en una lucha contra la enfermedad, hecho que lo conmocionó. Aunque él no está en la misma situación, afirmó que los venezolanos no tienen la cultura o la educación sobre el tema.

“Cuando me diagnosticaron tuve un gran asombro, fue una noticia muy dura, un momento difícil para mis familiares y amigos. Ahí comprendí que no tenemos la cultura. No estamos educados con respecto al cáncer. Asociamos el cáncer con muerte, con pocos días para vivir. Yo no me deprimí, al contrario fui muy sereno en aceptarlo y como uno dice: ´las cosas pasan por algo´. Si Dios me mandó esto tiene que haber una enseñanza, un aprendizaje”, dijo.

El premio

El sacerdote es uno entre cientos de venezolanos diagnosticados anualmente, a pesar de no haber una estadística clara del ministerio de Salud desde que en 2012 publicó en su Anuario de Mortalidad que por esta enfermedad se habían registrado 563 muertes en Venezuela.

En 2012 un trabajo de El Nacional informó que más de 700 casos se determinan en el país. Desde ese entonces no se conoce mayor información estadística del tema.

Delgado como muchos otros no es una cifra más en el país, asegura que cada individuo diagnosticado es un caso único.

“Los miles de venezolanos con cáncer tenemos difícil llevar la enfermedad. Ya de por sí es muy difícil para no tener el medicamento. Creo que todos los enfermos de cáncer deberíamos tener un premio por todo lo que nos toca vivir con la situación de escasez. Pido a Dios porque todo mejore para los enfermos y para toda Venezuela”.