• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Ardieron los Judas del “no hay” y la corrupción

Quema de Judas / Williams Marrero

Quema de Judas / Williams Marrero

En la plaza Altamira los jóvenes del Movimiento Resistencia quemaron muñecos que representaban las cabezas de los poderes públicos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los rostros de políticos venezolanos, tanto de la oposición como del oficialismo, no fueron protagonistas en las tradicionales Quema de Judas. A diferencia del año pasado, cuando en su mayoría los monigotes simbolizaban la figura del presidente Nicolás Maduro, o de la diputada opositora María Corina Machado, esta vez los Judas representaron los principales problemas que han afectado a los venezolanos este año: el desabastecimiento y la corrupción.

Los vecinos de El Pedregal, junto con Los Palmeros de Chacao, confeccionaron un muñeco de trapo al que denominaron “No hay”. De la figura de bigotes y dentadura vistosa colgaban los símbolos de la escasez: un paquete vacío de harina de maíz, una botella en la que anteriormente había detergente, una bolsa de leche en polvo, papel higiénico y medicinas.

“La idea surgió del desespero de la gente. Ahora tenemos que gastar mucho más que antes y vamos al supermercado y no se encuentran los productos básicos. Entre todos los vecinos elegimos el tema de este año sin meternos con nadie en especial, porque este problema no tiene una cara sino muchas”, dijo Alí Morales, uno de los organizadores.

En años anteriores, la comunidad colocaba como el Judas a aquel que hubiese sido el más agresivo y grosero durante la Semana Santa; sin embargo, con el tiempo los problemas del país arroparon la tradición, mencionó el palmero Javier Sosa.

Esta costumbre también se ha venido realizando desde hace 74 años en la avenida Los Cármenes, en El Cementerio. Luis Loaiza, presidente de la asociación civil Judas de El Cementerio, señaló que los vecinos donaron tres trajes para el monigote y al final se escogió uno gris oscuro, con corbata a cuadros y camisa blanca.

El nombre “El Corrupto” se acordó un mes antes en reuniones con vecinos en el bar de la avenida. Romer Martínez, vicepresidente de la asociación civil, indicó que en 2016, cuando se cumplirán 75 años de la Quema de Judas de El Cementerio, solicitarán que la actividad sea incluida en el récord Guinness como la tradición con más cantidad de años consecutivos realizándose.

Frases como “¿Dónde está el pollo?” también decoraron uno de los monigotes que fueron prendidos en fuego en Candelaria. Los vecinos de San José y de Candelaria acordaron que la escasez de alimentos y las colas son el tema principal de este año.

En el municipio San Diego, en el estado Carabobo, quemaron al Judas bachaquero, un personaje de la escasez. El monigote portaba un cartel que decía: “Me queman por bachaquero”. En el sector La Isabelica, en Valencia, quemaron “el Judas de las torturas” en el que representaron las penurias como la escasez que soportan a diario.

Políticos. Ayer en la mañana la Asamblea de Ciudadanos de Candelaria quemó un monigote de cuatro cabezas con fotos de Nicolás Maduro, Jorge Rodríguez, Diosdado Cabello y Ernesto Villegas.

A las 5:00 pm en la plaza Altamira, los jóvenes del Movimiento Resistencia quemaron muñecos de los poderes nacionales y del municipio. En la avenida Francisco de Miranda ardieron entre cohetones los Judas que representaban a Maduro, Cabello, Tibisay Lucena, Luisa Ortega Díaz y al alcalde de Chacao, Ramón Muchacho.

La tradición de Semana Santa se convirtió en protesta contra de la represión y de la violación a los derechos humanos, señaló el estudiante Félix Ortuño. “Maduro dejó una Venezuela endeudada, destruida, arruinada, con violencia, muerte y escasez”, decía el testamento dejado por el Judas.

Partidarios del gobierno también hicieron sus quemas, en su mayoría dedicadas a Barack Obama. En la redoma de Petare ardió una figura del presidente estadounidense junto con muñecos del alcalde Carlos Ocariz y el gobernador Henrique Capriles. La actividad, en varios puntos, fue aprovechada para recoger firmas contra el decreto de Obama.