• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Apagón en el oeste muestra que el sistema de protección no funcionó

El evento dejó sin luz a más de 20 zonas populares | Foto Archivo El Nacional

Los ingenieros Iñaki Rousse, ex vicepresidente ejecutivo de la Electricidad de Caracas, y Miguel Lara, ex director de Oasis, desestimaron la versión de sabotaje alegada por el ministro Motta, que dejó sin luz a más de 20 sectores populares

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Alex veía televisión mientras su esposa preparaba la cena, en su vivienda en La Silsa, en Catia, cuando ocurrió la interrupción en gran parte del oeste de Caracas, recurrente ya en casi todo el país. “Yo me asusté, pero enseguida corrimos a desenchufar los aparatos eléctricos porque en el último apagón, hace un mes, perdimos varios”.

Él, que vive retirado de la subestación Catia 30KV, ubicada en la entrada de Las Lomas de Urdaneta, añade su versión a la lista de culpables. Poco antes de regresar la energía a su localidad escuchó decir que no que fueron tiros ni sabotaje los causantes de la interrupción, como aseguró el ministro Luis Motta el martes en la misma noche, sino una granada que alguien lanzó. Corpoelec, a través de su cuenta Twitter, informó que el apagón “se produjo por una avería en la subestación Catia 30”, pero ayer en la tarde el Ministerio de Energía, a través de la cuenta de Corpoelec, señalaba “un sabotaje al cable del transformador S/E Los Magallanes…”.

El evento dejó sin luz a más de 20 zonas populares: Altagracia, Miraflores, El Paraíso, Catia, Los Magallanes, Los Frailes, 23 de enero, Manicomio, avenida Baralt, El Guarataro, San Martín, Propatria, avenida Sucre, La Pastora, Caño Amarillo, Lídice, La Silsa, La Yaguara, El Junquito, Carayaca y la avenida Morán.

El ingeniero Iñaki Rousse, ex vicepresidente ejecutivo de la Electricidad de Caracas y durante 28 años acompañante de cuadrillas en la calle, dice no entender qué fue lo que sucedió. “Lo que dicen que originó la falla no debió afectar tantas áreas. Aún si haya ocurrido en la subestación Los Magallanes, que es más grande, y no en Catia, no responde a la magnitud que alcanzó”.

¿Qué pudo pasar técnicamente para que abarcara tantas áreas?

“Eso puede ocurrir cuando no hay coordinación en el sistema de protección que se activa cuando se produce una falla. Hay que preguntarse si ese sistema estaba bien calibrado, si se realizaban los ajustes cada cierto tiempo y si se cumplía con el mantenimiento adecuado. Cuando esto último se hace, un cable puede durar hasta 60 años, pero eso va condicionado a 2 aspectos: el mantenimiento predictivo, que implica ir evaluando los equipos, y evitar la sobrecarga, pues esto acorta la vida útil”.

Prefirió no opinar si los urbanismos sin planificación alguna pudieron generar la eventualidad.

Miguel Lara, ingeniero electricista y ex director de la Oficina de Operación de Sistemas Interconectados, dijo que aunque sabe que en Catia pueden producirse tiroteos, desestimó el argumento de Motta Dominguez. “Fue la misma excusa que dio para la falla de un transformador en Táchira. Y al tiempo se demostró que eso tenía 15 años sin que se le hiciera mantenimiento. La excusa más fácil es el sabotaje”, señaló.

El ingeniero no da confianza a lo que dice el funcionario porque apenas hace dos días advirtió que de no tomarse medidas, el país quedará sin energía. Criticó que señalara que había explotado una tubería de gas, cuando en realidad fue una fuga de gas nitrógeno. “El sistema eléctrico nunca ha sido saboteado en Venezuela. (...) Estos señores nunca son transparentes. Tratan de hacer creer y esa no es la solución al problema”, expresó.