• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Antonio Ecarri Bolívar: Más de 100.000 trabajadores de la industria automotriz podrían quedar cesantes

El vicepresidente de AD considera que los empleados de las ensambladoras Ford Motor, General Motors y Chrysler son engañados por el gobierno, las empresas y hasta por los mismos sindicatos al no decirles la verdadera dimensión de la crisis del sector

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los trabajadores de la industria automotriz han sido engañados por el gobierno, las empresas y hasta por los sindicatos sobre la dimensión de las dificultades que confrontan, afirmó Antonio Ecarri Bolívar, vicepresidente nacional de Acción Democrática.

Ecarri considera que 100.000 empleados directos e indirectos que viven de la producción de vehículos en la grande, mediana y pequeña empresa carabobeña podrían quedar cesantes, lo que en su opinión “será un desastre”.

El líder de la tolda blanca afirmó que estas empresas tienen marcada ya una pauta que va desde la desaceleración de su producción hasta el cierre definitivo, lo que va a ocurrir “en cualquier momento”.

Ante esta situación, Ecarri Bolívar exigió que a los trabajadores se les diga cuál es la verdadera situación que atraviesa el sector, para que vayan tomando las previsiones necesarias y puedan seguir llevando el sustento a sus hogares.

“Los sindicatos hasta ahora solo se han conformado con denunciar el descenso de la producción, haciéndoles el juego al gobierno, como si fueran ellos y no los patronos quienes tienen esa responsabilidad”, indicó.

Considera que estas organizaciones deberían darle un ultimátum al Ejecutivo para que les diga la verdad sobre el monto de divisas que el Estado está dispuesto a suministrar para honrar las deudas que tienen las empresas con sus proveedores internacionales.

Señaló que actualmente los materiales para la producción están agotados. “Eso lo sabe tanto el gobierno, como los patronos y los sindicatos, pero los trabajadores siguen en nómina cobrando salario básico sin enterarse de que están a un tris de quedar desempleados”.

Ecarri Bolívar, además, dijo que las ensambladoras están llegando al extremo de llamar a los trabajadores por grupos para que laboren a tiempo determinado; sin embargo, cuando muchos de ellos llegan a sus plantas de trabajo son devueltos a sus hogares y pasan días enteros sin que las máquinas de producción sean ni siquiera encendidas.

Casos puntuales. Ecarri aseguró que Ford Motor va a paralizar nuevamente su producción por completo del 4 al 18 de mayo y que no hay garantías de que pueda reactivarse. “No cuentan con los insumos necesarios para la producción y los proveedores internacionales no les despachan a menos que les paguen en dólares y por anticipado. Tienen una deuda inmensa porque el gobierno no les entrega las divisas necesarias para cumplir con sus compromisos”.

También se refirió al anuncio que hizo General Motors de que se paralizará en julio, aunque ya despidieron a más de 600 trabajadores. Con respecto a Chrysler, informó que ya paralizó las líneas de producción de carrocería y pintura.

“Los patronos deben hablar claro”, afirmó Ecarri. “Deben advertir que es imposible mantener las puertas de sus empresas abiertas si no pueden obtener los dólares para pagar a sus proveedores en el exterior. A menos que estén en connivencia con el gobierno para convertirse solo en importadores de vehículos, lo que dejaría en la calle a todos sus trabajadores. Asimismo, los sindicatos deben dejar a un lado su adscripción a la militancia pesuvista, ponerse los pantalones y dar un  ultimátum al gobierno para que diga si prefiere seguir entregando dólares a las mafias importadoras en vez de incentivar la producción de la industria nacional”, finalizó.