• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

En El Algodonal tienen seis semanas con fallas eléctricas

Médicos, obreros y pacientes del J. M. de los Ríos y de El Algodonal denunciaron las malas condiciones de los centros de atención | MANUEL SARDA

Médicos, obreros y pacientes del J. M. de los Ríos y de El Algodonal denunciaron las malas condiciones de los centros de atención | MANUEL SARDA

En el José Ignacio Baldó y el J. M. de los Ríos médicos protestaron por deudas laborales, falta de insumos y medicamentos, y condiciones adversas para la atención adecuada de pacientes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hace seis semanas el cirujano Gustavo Machado estaba operando a un paciente en el Hospital José Ignacio Baldó, conocido como El Algodonal, y de pronto se interrumpió el servicio eléctrico en la zona; confiando en la planta eléctrica, continuó con la intervención. A los cinco minutos también la planta falló: "Gracias a Dios estábamos cerrando al paciente y pudimos terminar con la luz de los celulares, pero si pasa cuando tenemos la cavidad abdominal abierta es un peligro".

El episodio se repite desde entonces. "La planta parece un arbolito de Navidad, prende y apaga. Hasta para hacer las historias es complicado", reclamó ayer Karol Colina, residente del servicio de Neuropediatría.

Las filtraciones, que recorren techos y paredes del centro asistencial, azuzan la crisis.

"Hay déficit severo en los reactivos de laboratorio, no tenemos cómo tomar vías periféricas para cumplir tratamientos antibióticos, hay fallas constantes con broncodilatadores y esteroides", dijo Verónica Martínez, pediatra del hospital. Agregó que pasan turnos completos sin poder hacer rayos X a los pacientes por falta de personal y que desde hace seis años no tienen tomógrafo. "Los pacientes tienen que salir a veces por sus propios medios a hacerse tomografías de tórax, pagadas por ellos, para que nosotros podamos evaluarlos".

Es el caso de Yeliseth Belandria, hija de una paciente con cáncer de pulmón y metástasis cerebral. Su madre fue diagnosticada en febrero y todavía no ha recibido quimioterapia porque no habían podido pagar una tomografía de tórax con contraste. "Nos salió en 48.000 bolívares. Ahora tengo que venir el lunes para que el oncólogo me dé los récipes para que empiece a buscar las medicinas en el Seguro Social".

Colina denunció que no sirve ninguna de las dos ambulancias que tienen el hospital y los pacientes deben optar por pagar un taxi. "No tenemos equipo de gasometría en Terapia Intensiva. Siendo este un hospital neumonológico de referencia, eso sería básico. Ese equipo nos dice la condición del paciente desde el punto de vista respiratorio, si está descompensado, si amerita terapia. Hay que mandar a los pacientes a hacérselo afuera". Además, tienen pacientes en espera por ingresar al quirófano, pues no funciona el sistema de aires acondicionados.

Los residentes de primer año no cobran desde enero y a los obreros les deben el aumento de marzo.