• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Alcaldías se aprietan el cinturón ante un año de déficit

Aumentos de sueldo, inflación y escasez serán los obstáculos a vencer durante 2015 para lograr la concreción de proyectos municipales

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las alcaldías venezolanas tendrán un año difícil. Comenzando el año las cuentas no les cuadran. Los aumentos salariales decretados por el gobierno nacional, la inflación y la escasez amenazan con hacer de 2015 un período de déficit.

El 1º de diciembre entró en vigencia el incremento de 15% de la escala de sueldos y salarios de la administración pública. El presidente Nicolás Maduro anunció en su mensaje anual y presentación de Memoria y Cuenta que a partir de hoy habría un nuevo aumento de 15% en el sueldo mínimo.

En su mayoría, las alcaldías dependen de los ingresos que obtienen por situado que, según el artículo 167 de la Constitución, equivale a un máximo de 20% del total de los ingresos ordinarios calculdos anualmente por el Fisco nacional.

El alcalde de El Hatillo, David Smolansky, define la situación económica municipal como “comprometedora”, puesto que hasta el momento no han recibido los recursos para cubrir el gasto adicional que suponen los aumentos decretados. “Solo en juste de sueldos tenemos un déficit de 30 millones de bolívares. No es solo el aumento del sueldo mínimo, también hay que subirle a quienes ganaban más pero ahora quedan solapados, y hacer el ajuste de los tickets de alimentación. Estamos hablando de más de 400 servidores de la alcaldía. Eso nos pone al borde del colapso”.

El déficit presupuestario del Municipio Sucre ha obstaculizado la cancelación de salarios y beneficios a cerca de 2.800 docentes. La deuda ronda los 80 millones de bolívares. Carlos Ocariz, mandatario municipal, asegura que el Ejecutivo nacional no ha enviado el dinero a la alcaldía para honrar ese compromiso y calcula que se necesitan alrededor de 500 millones de bolívares para cubrir los requerimientos en inversión en el municipio para 2015 en cuanto a obras de vialidad y comunitarias, pero especialmente para el pago de personal.

En Chacao y Baruta el panorama luce menos complicado, pues dependen en menor medida del dinero asignado por el gobierno nacional y más de la recaudación de impuestos. En esos casos, la inflación pareciera ser el enemigo.

“En términos de inflación si recaudamos lo mismo que el año pasado nos serviría para hacer la mitad de los proyectos. Son bolívares que tendrán menos valor. Las líneas aéreas y automotrices están declarando montos menores, los cálculos de ingresos este año son conservadores”, explica Ramón Muchacho, alcalde de Chacao.

Señala que el presupuesto del municipio que dirige no se ve afectado por los aumentos salariales decretados por la Presidencia, pues las remuneraciones que paga están por encima de eso. “Decidimos que nadie en Chacao gane menos de 7.262 bolívares”.

En el caso de Baruta, donde los ingresos por situado constitucional representan apenas 5% de las finanzas, han sufragado esos gastos tomando dinero de los fondos no comprometidos del Tesoro.


Proyectos en vilo. Gerardo Blyde, alcalde de Baruta, indica que las dificultades se sentirán más a partir del segundo trimestre. “El presupuesto de este año se calculó a un barril de petróleo a 60 dólares, pero se ha mantenido en menos de 40 dólares. Será a partir de abril cuando la nación cobrará las facturas con ese barril a 40 dólares. En Baruta subsistimos con ingresos propios, pero pedimos por 85% de los alcaldes que dependen del situado constitucional”.

Además resalta la necesidad de que se calculen los recursos a Sicad II (50 bolívares por dólar) y no a 6,30 bolívares por dólar, pues ninguna empresa contratista calcula sus labores a tasa preferencial.

Con el déficit presupuestario comienza el sacrificio de proyectos de “menor importancia”. Aunque es pronto para tomar decisiones al respecto, los alcaldes tienen claras sus prioridades.

“Si tuviésemos que hacer recortes lo que no afectaríamos serían los sueldos y beneficios de los funcionarios ni lo relacionado con el funcionamiento de servicios básicos, ambulatorios, escuelas, ambulancias, policías”, señala Muchacho.

Ocariz explica que la mayoría de los recursos que iban a ser destinados a proyectos en 2014 se tuvieron que reducir a la mitad debido a la inflación y su incidencia en la inversión pública. Ilustró la situación con el caso de la vialidad: “Si íbamos a hacer un kilómetro adicional en una comunidad, ahora solo podremos hacer 500 metros”.

Smolansky recuerda que el año pasado el gobierno nacional dejó de transferir a El Hatillo 40 millones de bolívares que iban a ser destinados a mejorar la infraestructura de escuelas municipales y proyectos de asfaltado. “Eso nos deja proyectos a medio terminar. Ha habido mucha inconsistencia”. 


Los misterios presupuestarios de Libertador

El manejo de los recursos en el Municipio Libertador es desconocido para muchos, aunque la alcaldía suele presentar gran cantidad de obras durante el año. Jesús Armas, concejal de Libertador por Primero Justicia, opina que el tema económico en esa entidad se maneja como una “caja negra”, pues ni siquiera él como funcionario tiene acceso a esa información.

“Este será el segundo año de nuestra gestión con un presupuesto deficitario, pues no se calculó en base a una inflación real. Según cifras del BCV, el año pasado la inflación cerró en 73% y no se calculó en base a eso”. Dijo que en 2014 la partida de sueldos y salarios tuvo déficit debido a los aumentos de mayo y junio, lo que tuvieron que cubrir con créditos adicionales.

“Para gastos de personal la alcaldía tiene 110 millones de bolívares. Si a eso le calculamos 15% de aumento que acaban de decretar habrá un déficit”. Armas agrega los gastos por compra de materiales, suministros y mercancías que se incrementan con el proceso inflacionario que sufre la economía venezolana.

“Apostaría a que los temas participativos y comunitarios serán los más afectados. Muchas obras grandes tampoco podrán concretarse por falta de presupuesto y por escasez de materiales”.


Asignaciones por situado constitucional

 

2015

Libertador 1.388.061.138 

Baruta 153.926.142

Chacao 65.634.854

El Hatillo 70.676.392

Sucre 255.746.325 


2014

Libertador 961.287.485

Baruta 105.685.569

Chacao 45.076.259

El Hatillo 48.551.801

Sucre 175.693.576