• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Agotado inventario para atender cardiopatías

En el Día Mundial del Corazón no hay medicamentos en Venezuela | Foto Archivo El Nacional

En el Día Mundial del Corazón no hay medicamentos en Venezuela | Foto Archivo El Nacional

En el HUC casi 500 personas esperan ser operadas. En 2 clínicas de Caracas más de 40 pacientes necesitan cirugía pero no hay cómo intervenirlos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El 23 de septiembre la condición de una enferma con un aneurisma de aorta abdominal –abultamiento repentino de la aorta– reavivó las frustraciones entre los cirujanos cardiovasculares del Hospital Universitario de Caracas. La mujer necesitaba una cirugía, pero ese centro de salud no contaba con materiales especializados. La paciente murió.

La situación no es exclusiva del sector público. Ya llegó al ámbito privado, que tampoco cuenta con stock porque no lo han renovado desde hace más de un año. Los centros especializados en cardiopatías están prácticamente inoperativos, pese a que esas afecciones son la primera causa de muerte en el país. El último Anuario de Mortalidad publicado por el Ministerio de Salud precisa que 30.467 personas murieron en 2012 por enfermedades del corazón. La cifra equivale a 20% de las muertes en general. No hay datos actualizados.  

Una fuente relacionada con las empresas importadoras de materiales quirúrgicos y prótesis alertó que la falta de asignación de divisas dejó al sector desabastecido.

“El primer hospital que se quedó sin material fue el Pérez Carreño. Ya las clínicas empezaron a avisar que tampoco tienen inventario”, expresó.

El Hospital de Clínicas Caracas, por ejemplo, notificó que por la escasez de prótesis suspendía hasta nuevo aviso ese tipo de operaciones.

“A los médicos lo que nos queda es acompañar al paciente a morir. Estamos ante un dilema ético. Queremos trabajar, pero vivimos con impotencia porque no nos dan material. Es muy triste como profesor no conseguir el incentivo para los alumnos”, refirió Iván Machado, jefe de posgrado en el HUC.

Pese a que el 25 de agosto el despacho de Salud anunció que el servicio en ese hospital fue reactivado, la realidad es otra. La lista de espera es de entre 400 y 500 personas y no hay fecha de operación. En el servicio siguen faltando insumos básicos: prótesis cardiacas, stent, marcapasos, material de cirugía, de hemodinamia y paraelectrofisiología o de contraste para realizar estudios.

Gastón Silva, jefe del servicio de Cirugía Cardiovascular del HUC, recordó que la crisis en ese centro de salud empezó a agravarse hace 2 años. Recientemente entregó una lista de 3 páginas con los faltantes y solicitó la dotación pronta de material para operar a 100 pacientes en condición crítica. Destacó la buena voluntad de las nuevas autoridades del Clínico Universitario y espera que los servicios se reactiven lo antes posible. Sin embargo, no hay fecha para la solución.

“No tenemos válvulas cardiacas, prótesis vasculares, oxigenadores, tubos para circulación extracorpórea. También faltan insumos en general, por lo que no se puede operar”, señaló.

Sin stock. Gastón Silva, también cirujano de la Policlínica Metropolitana, refirió que allí solo queda material para operar a 4 pacientes antes de paralizar la actividad. Un total de 12 personas han sido descartadas por falta de válvulas cardiacas. La situación en el Centro Médico Docente La Trinidad y en la Clínica Ávila es similar. Allí más de 40 pacientes esperan cirugía, pero no hay cómo intervenirlos.

José Miguel Torres Viera, cardiólogo intervencionista de la Clínica Santa Sofía y secretario general de la Sociedad Venezolana de Cardiología, informó que la situación de escasez es nacional. “Hay ausencia general de materiales para atender por cirugía o vía percutánea. Hay que hacer un llamado al gobierno porque este es un problema grave que compromete a todos. Los médicos están usando su ingenio para atender la enfermedad valvular y la coronaria”, dijo.


Ni antihipertensivos ni anticoagulantes
El  29 de septiembre, Día Mundial del Corazón, convoca a recordar que la actividad física diaria, la alimentación sana y los hábitos saludables como no fumar ayudan a mantener el corazón sano. La OMS invita a informar sobre las enfermedades cardiovasculares, estrategias para el control y los tratamientos. Sin embargo, en Venezuela la escasez impide que las personas con esas patologías sean atendidas correctamente.

A los hipertensos o con otras dolencias del corazón se les complica el control de sus enfermedades. Medicamentos como isordil, digoxina y vastarel están agotados desde comienzos de 2015. Francia Soto, familiar de un cardiópata, opina que la situación es más grave desde hace mes y medio. “Antes traía las medicinas de Cúcuta. Tenía cómo comprarlas, pero con el cierre de la frontera no hay esa opción. ¿Qué hacemos entonces? Esto es una condena a morir poco a poco”, expresó.