• Caracas (Venezuela)

Sociedad

Al instante

Aconsejan controlar la ansiedad electoral

Los jóvenes definirán el resultado de las elecciones / Omar Véliz

Los jóvenes definirán el resultado de las elecciones / Omar Véliz

La tensión política puede generar trastornos. La Red de Apoyo Psicológico ofrece recomendaciones para mantener la calma en días de incertidumbre

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En un país convulsionado, un proceso electoral –como el de las presidenciales del 7 de octubre– puede desencadenar angustias incontrolables. Hay gente que compra alimentos con desespero o que vaticina escenarios de enfrentamiento y desastre. Entonces, dicen especialistas, se altera el sosiego y se perturba la cotidianidad.

Gilberto Aldana, presidente de la Sociedad Venezolana de Psicología de la Salud, dice que es normal que se produzca ansiedad en una situación de alerta. Sin embargo, cuando la angustia se incrementa y no hay control, entonces se puede desarrollar un trastorno de ansiedad. Incluso, señala, hay personas que llegan a deprimirse. “En una sociedad polarizada algunos piensan que el mundo se va a acabar, si su candidato pierde”, explica.

Agrega que el problema se agrava cuando la ansiedad controla la vida de la gente: por ejemplo, si hay una preocupación constante por la posible escasez de alimentos. En esos casos, el especialista recomienda buscar apoyo de un profesional.

María Isabel Parada, doctora en Psicología y presidente de la ONG Psicólogos Sin Fronteras, indica algunos síntomas de la angustia como consecuencia de la coyuntura política: insomnio, trastornos del sueño, tensión muscular, taquicardia, ataques de pánico, fallas de concentración, pérdida de memoria, dificultad para solucionar problemas sencillos y otros. También, agrega, si hay predisposición a una enfermedad –como el asma o un malestar gástrico–, es probable que se presente en los días de estrés.

Despejarse

Para evitar esas manifestaciones de ansiedad, los psicólogos recomiendan tomarse un tiempo para la distracción. Aldana considera que es importante dejar de enfocar toda la atención en las elecciones. “Hay canales que pasan noticias constantemente y algunas personas pasan todo el día viéndolos. Eso se debe evitar. Es importante hacer otro tipo de actividades”.

Subraya que es difícil evadir las conversaciones sobre política, pero que se deben hacer esfuerzos para referirse a otros asuntos. “Si hablaste 10 minutos sobre las elecciones, hay que tratar de compartir temas distintos”, dice.

Parada señala que la gente no debe enfrascarse en los resultados que anuncian las encuestas y que, más bien, hay que dedicarse a actividades que recreen la mente. Se debe evitar en lo posible el consumo de café –aconseja–; en lugar de eso, es bueno hacer ejercicios, mantener contacto con la naturaleza, respirar lenta y profundamente. “Orar también es de ayuda para algunas personas”, dice.

La Red de Apoyo Psicológico de la Universidad Central de Venezuela elaboró un documento con recomendaciones para mantener la calma durante esos días tensos. El texto señala que hay que alejarse de las confrontaciones y mantener ámbitos de convivencia, como la escuela, la familia y la comunidad. También se deben generar redes de apoyo afectivo y evitar el aislamiento.

Aconsejan, del mismo modo, reducir la exposición a mensajes de medios de comunicación que puedan producir miedo o rabia. Entre otras cosas, se invita a mantener el humor y la serenidad, y a organizarse para defender los derechos sin violencia. “Recuerde y confíe en la apuesta de paz y democracia de la población venezolana”, señala el texto.

Ese día

Es importante mantener la calma el día de la elección. Parada recomienda llevar algún libro, revista o música para pasar el rato de espera en la cola. “Si alguien hace un comentario agresivo en el centro de votación, lo mejor es no engancharse ni prestarse a discusiones. Se deben dar mensajes sanos, esperanzadores y de paciencia”, dice.

Durante los días de elecciones es normal que circulen rumores, pero la especialista dice que no hay que hacerse eco. De hecho, el documento de la Red de Apoyo Psicológico indica que antes de reenviar una información es importante verificar la fuente. “La transmisión de rumores alarmistas puede generar pánico o violencia. Sea responsable con la información que transmita”, señala el texto.

Aldana afirma que para apaciguar un poco las angustias ese día, es recomendable votar y quedarse en la comunidad: “Hay personas que van a la casa de familiares y amigos. Es importante realizar ese tipo de actividades sociales para distraerse”.

Niños tranquilos

Los niños no votan, pero también pueden sentir angustia durante la coyuntura electoral. El estrés los afecta, si ven a sus padres intranquilos o escuchan conversaciones tensas sobre política. Esas preocupaciones se transmiten de los adultos a los pequeños.

Tamara Salmen, pediatra especialista en conducta y desarrollo infantil, señala que los chiquillos pueden expresar su preocupación de forma indirecta. “Puede ser que se sienta muy inseguro, que no quiera quedarse solo en su cuarto o que pida estar acompañado siempre. Es probable que haya un sentimiento de vulnerabilidad y que, con sus actos, clame a sus padres por protección”, dice.

La especialista indica que hay que tratar de mantener a los niños al margen de la política. Es decir, evitar transmitir la incertidumbre y la polarización. Lo ideal es que los padres les expliquen de qué se trata el proceso en términos generales, sin entrar en detalles sobre partidos y tendencias. Agrega que hay que aprovechar la oportunidad para dar una lección sobre la importancia de votar: “No hay que mostrar que es una batalla ni que estamos en riesgo, sino que se trata de un compromiso ciudadano”.