• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

Los más vulnerables

Los estados de Venezuela con más jóvenes son también los más pobres / Omar Véliz

Los estados de Venezuela con más jóvenes son también los más pobres / Omar Véliz

Los estados de Venezuela con más jóvenes son también los más pobres. Las grandes ciudades están envejeciendo rápidamente y la oportunidad para aprovechar la edad más productiva está pasando. En el Plan de la Nación 2013-2019 el Gobierno reconoce que 4 millones de ciudadanos con edades comprendidas entre los 15 y 29 años están “en situación de vulnerabilidad”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La vulnerabilidad es una posibilidad, el peligro de resbalar en el piso mojado, de lesionarse el cuerpo o la moral. La probabilidad de una mala palabra, un empujón contra la pared. A veces puede ser un lugar, con paredes y sin techo; a veces, una ciudad. Un lugar para no estar.

En el Plan de la Nación 2013-2019 el Gobierno reconoce que 4 millones de jóvenes –53% de los venezolanos que, según el censo 2011, tienen entre 15 y 29 años de edad– están en “situación de vulnerabilidad”.

Para atenderlos, el proyecto propone entre los grandes objetivos históricos nacionales fomentar la formación integral, un voluntariado de 400.000 participantes y estimular la ética socialista en áreas de recreación orientadas a la paz y las prácticas deportivas. También aspira a crear 3.000 consejos del poder popular juvenil y garantizar que 90% de los bachilleres pueda entrar a las universidades.

Los problemas de los jóvenes son un asterisco en la agenda de las instituciones oficiales y privadas, de las escuelas y las universidades, de la Iglesia y de los líderes políticos. Son violines encantando en los mejores teatros del mundo y son pistolas agazapadas detrás de una venganza que heredaron en el ciclo de la violencia. Los jóvenes son lo mejor de una sociedad, el momento de brillo y esperanza, pero también pueden ser una oportunidad extraviada, un país de nunca jamás.

“El término vulnerabilidad significa que el muchacho está expuesto a riesgo, no necesariamente que es pobre, pero sí hay una relación porque el riesgo está asociado a la imposibilidad de no poder desarrollar sus posibilidades o, en caso extremo, a situaciones catastróficas. Si hay una debacle en el país, el vulnerable es de los primeros que cae, de los más afectados. La magnitud de la cifra de la que habla el Gobierno es muy llamativa”, señala María Gabriela Ponce, del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la UCAB.

El presidente de la Comisión de Desarrollo Social Integral de la Asamblea Nacional, Oswaldo Vera (PSUV), asegura que este es el momento de mejores oportunidades para los jóvenes venezolanos: “El Gobierno va a mejorar la condiciones de vida de los muchachos de los barrios a través de la Misión Vivienda, políticas de educación, masificación del deporte y políticas de cultura, además de la Misión Saber y Trabajo. El Plan de la Nación quiere incorporar a esos 4 millones de jóvenes a la sociedad”.

Mapa frágil

Las ciudades grandes del país del corredor norte-costero son las que –según el Instituto Nacional de Estadística– tienen menores niveles de pobreza. Ahí, también, de acuerdo con las cifras del censo 2011, viven menos jóvenes. Distrito Capital, Miranda y Zulia son ejemplos de esto.

“Son entidades de transición demográfica avanzada porque desde hace 30 o 40 años las mujeres han reducido su fecundidad, han aumentado su nivel educativo, su autonomía y su participación en la economía”, dice Anitza Freitez, demógrafa del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la UCAB.

Freitez hace una observación importante sobre el inicio de envejecimiento de la población: “En esos estados ya se están comiendo el bono demográfico. Significa que está pasando esa etapa en la que el peso de esa población joven era más importante y se debían haber hecho las inversiones en capital humano. Habría que ver qué se hizo pero, por los índices de violencia que afectan sobre todo a ese grupo, la oferta laboral, el uso del tiempo libre y otros datos, pareciera que no se han atendido lo suficiente”.

Los estados con más juventud son Apure, Guárico, Barinas, Delta Amacuro, Monagas y Amazonas. Todos están entre los más pobres del país de acuerdo con cifras oficiales. “La juventud de hoy es el producto de cohortes anteriores. Las mujeres pobres tenían más hijos que las no pobres. Eso tenía que ver, más que todo, con opciones en el mercado de trabajo. Ese patrón se ha mantenido en el tiempo: en las zonas más pobres se concentran más los niños y los jóvenes”, señala María Gabriela Ponce. La vulnerabilidad también es un país.