• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

Los votos duros que no aparecieron

Un elector ejerce su derecho al voto/AFP

Un elector ejerce su derecho al voto/AFP

A vecinos de otros sectores de clase media en Caracas, como Baruta, también les extrañan sus niveles de abstención. Mientras recomponen el ánimo, vuelven sobre lo sucedido

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Alexander Helmeyer titubea al sacar la cuenta. No entiende cómo, si la mañana del 7 de octubre vio largas colas en los centros electorales, su municipio registra una abstención mayor que el promedio nacional. Es vocero de un consejo comunal de Los Palos Grandes, en Chacao, una localidad tradicionalmente opositora al gobierno de Hugo Chávez.

A vecinos de otros sectores de clase media en Caracas, como Baruta, también les extrañan sus niveles de abstención. Mientras recomponen el ánimo, vuelven sobre lo sucedido.

En los sondeos de opinión preelectorales, los estratos económicos A-B y D-E coincidían en la intención de voto. José Antonio Gil, directivo de Datanálisis, señala que en la más reciente encuesta, en ambas franjas, 90,9% de los consultados decía que estaba muy seguro de ir a votar, pero en el estrato C –el de la clase media– la cifra saltaba a 96%. “Hubo una sobreestimación importante de la intención de ir a votar”, reconoce Gil.

En Chacao, el domingo pasado se abstuvo 26% de los electores, mientras que la media nacional fue de 19%. Pese a esto, aumentaron su participación con respecto a las presidenciales de 2006, cuando no votó 29%. En centros como el Liceo Gustavo Herrera y el Colegio María Auxiliadora, el ausentismo electoral llegó a 33%.

“Vi a la gente muy animada en las filas, repartían agua y caramelos; se trasladó a la tercera edad. Aspiraba a que tuviéramos muchísimas más personas votando. Quizás faltó estímulo para la convocatoria por parte de los políticos y compromiso por parte de los ciudadanos”, opina Helmeyer.

Ramón Muchacho, aspirante a la Alcaldía de Chacao y jefe de campaña de la MUD en la localidad, descarta que los ciudadanos hayan privilegiado otras actividades en lugar de ir a votar. Argumenta que el Registro Electoral del municipio no ha sido depurado, por lo que aparecen fallecidos que engrosan la cifra de abstención. Refiere también la cantidad de votantes que viven en otras zonas pero se inscriben en Chacao y el día de los comicios no acude; además del promedio de 5 horas de cola en los centros, que minó la paciencia de muchos votantes.

Luego está la emigración. “Una buena parte de electores de la clase media ha emigrado a otros países y no se han inscrito en el consulado para votar. Ese es un fenómeno de la clase media, que no se ve en Petare o en Catia, por ejemplo”, indica Muchacho. De acuerdo con reportes del Banco Mundial, sólo en 2010, más de 520.000 personas emigraron de Venezuela, lo que les llevó a un cálculo de al menos 1 millón de venezolanos radicados en el exterior. En algunas zonas de Baruta se repitió el fenómeno. En ese municipio dejó de sufragar 22% de los electores (en 2000 fue 25%).

Destaca el caso del Colegio Santo Tomás de Villanueva, donde vota el ex candidato Henrique Capriles, que registró 30% de abstención. “Es muy raro, había cola desde las 4:00 de la mañana. Nunca había visto tanta emoción”, dice una electora que estuvo cuatro horas en cola en ese centro. Recuerda que la campaña en la zona se basó en la repartición de volantes en la Avenida Principal de Las Mercedes. Capriles, entretanto, recorría el interior del país –enfocado en captar votos del chavismo moderado o indecisos– y, salvo por una caravana en la que cruzó la ciudad, no dedicó casi tiempo a actividades en el este de Caracas.

Al alcalde de Baruta, Gerardo Blyde, le preocupa el comportamiento de los electores en algunos centros, que redujeron el promedio de participación del municipio. Insiste en que la tarea se hizo: “Hubo asambleas para incentivar el voto. El domingo los vecinos colocaron autobuses para movilizarse a centros electorales como el Instituto Escuela en Prados del Este, para no colapsar la calle, que es en una montaña, complicada. Igual pasó en colegios que tienen difícil acceso”.

Ahora que las elecciones regionales están a la vuelta de la esquina, los dirigentes locales de oposición buscan aumentar la participación entre sus votantes tradicionales. “Deben ver esto como un proceso continuo y saber que su voto elige, cuenta y es defendido. No tener a Elías Jaua como gobernador de Miranda depende de la gente”, afirma Muchacho.