• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

"La tragedia es que no hay lugar para el aprendizaje"

Axel Capriles, psicólogo social | Manuel Sardá

Axel Capriles, psicólogo social | Manuel Sardá

El psicólogo social Axel Capriles respondió el ping pong de esta semana

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

—Desde España, ¿extraña a Venezuela?
—Siempre. Extraño la incertidumbre, despertarme todos los días con una sorpresa.

—¿Ansía el regreso a la patria?
—Por supuesto. Me encanta el turismo de aventura.

—¿Y si le propusiesen una atractiva oferta de trabajo?
—Trabajo hereje pasa uno en Caracas para sobrevivir; así que si puedes conseguir un buen ingreso, pues que venga la experiencia europea por un tiempo.

—¿Qué comentan en la madre patria del país?
—Pobre país, tan rico que era... ¿Por qué eligieron a ese señor?

—¿Tuvo suerte al salir por Maiquetía?
—¡Muchísima! Solo esperé seis horas.

—Llegando a Madrid, ¿sintió la diferencia?
—Recordé los beneficios de la civilización occidental.

—¿Qué ha aprendido el venezolano en los últimos 15 años?
—Casi nada. Esa es la tragedia nacional: no tiene lugar el aprendizaje.

—Coloquialmente, ¿en qué ha devenido Venezuela?
—En una mina empobrecida en estado de anarquía. Cada cual con su pico al hombro.

—De ser el país su paciente, ¿la patología?
—La psicopatía, el desalmado.

—¿Un personaje de leyenda como el venezolano?
—La repetición eterna de Tío Tigre y Tío Conejo, pero hoy más que nunca en la selva. Es el poder desencarnado de toda institucionalidad y el ciudadano que no encuentra institución que lo proteja y se resuelve con su viveza.

—¿Es el connacional ilegal por tradición?
—Siente una aversión visceral hacia la norma. Aquí reina un individualismo anárquico. Por eso siempre habrá confrontación conel socialismo.

—¿Un mito desmitificado? ­
—La igualdad.

—¿La pantalla criolla?
—El lenguaje heroico y rimbombante de la revolución, el complejo de grandiosidad tejido alrededor de la mediocridad.

—¿Una terapia para el proceso?
—Comenzaría por una simple dosis de humildad. Luego, unos lentes sencillos para que puedan ver la realidad.

—¿Para la MUD?
—Algo de Zen para salir del ego. No le caerían mal algunas ideas.

—¿A qué juegan los Ni-Ni?
—Al avestruz, a meter la cabeza bajo tierra.

—A pesar de ser quien elige, ¿por qué se exculpa a la población?
—Es la esencia del populismo, su arte de seducción. Es una doctrina jurídica de los tiempos coloniales; los desamparados tenían derecho a una reducción de la pena, nunca eran verdaderamente culpables.

—¿Una institución para acostar en el diván?
—La Fiscalía, un difícil caso de trastorno de personalidad múltiple.

—¿El cuento de nunca acabar?
—¿Cómo el cuento del gallo pelón? Viene un nuevo encaje en la relación entre sociedad y Estado y ello cambiará nuestro concepto provinciano de nación.

—¿Imagina si cada ciudadano recibiese consulta psiquiátrica gratuita?
—¡Malísimo! Tenemos que aprender que todo tiene un costo que alguien tiene que pagar. Lo gratuito genera lazos de dependencia.

—¿Y al chavismo como oposición?
—Será muy menguado porque el chavismo hoy se mantiene por la circularidad de los mecanismos de poder. No tieneverdadero asidero.

—¿Y exigiendo la liberación de sus líderes presos?
—Con un sistema judicial realmente autónomo algunos tendrán que cumplir penas justas, si no queremos repetir este saqueo a la nación.

—¿Cómo se sentirá Leopoldo López?
—Todavía esperanzado, siente que Venezuela cambiará.

—¿El tratamiento para conciliar?
—Salir de la pranocracia instalada en el poder; desactivar el resentimiento como móvil político y hacer un esfuerzo colectivo para crear acuerdos de convivencia.

—Mientras, para drenar...
—Mantener espacios protegidos de lo político.

—Cual Frankenstein, ¿se le devuelve la violencia al gobierno?
—Sí, es el aprendiz de brujo a quien se le escapan de las manos las fuerzas del mal.

—¿El Frankenstein de la MUD?
—Que quieren construir un modelo para imitar al otro Frankenstein a cuenta de que se cree popular.

—¿El primer síntoma de locura de un mandatario?
—Cuando empieza a creerse la encarnación del pueblo.

—¿Y de un soberano?
—Cuando piensa que hay un solo pueblo y niega la individualidad y la diversidad.

—¿Volverá el millón y medio de idos?
—Si se acaba el castrochavismo, en dos minutos retorna 90% de ellos y el capital en el extranjero.

—Maduro lamenta que el imperio "se roba" los mejores cerebros...
—Primer acto de modestia: que haya llegado a pensar que hay mejores cerebros que los de ellos.

—¿Es la "voz del pueblo" la voz de Dios?
—El pueblo es una entelequia creada por los demagogos y populistas. Bien lo señaló Betancourt: el pueblo en abstracto, no existe. Existen los individuos, los sindicatos, las asociaciones civiles.

—¿Qué le sobra a España que falta aquí?
—Civismo cordial.

—¿Y viceversa?
—Saber lo que es vivir al borde de la supervivencia.

—¿Qué pasaría en Venezuela si se terminase de desbordar la mente del soberano?
—Ya está desbordada. La locura está en la calle.