• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

Luis Olavarrieta: “Las tiranías existen en cualquier escenario”

Luis Olavarrieta, animador, actor y productor | Foto: Archivo

Luis Olavarrieta, animador, actor y productor | Foto: Archivo

El animador venezolano aseguró que la oposición debería empezar por respetarse a sí misma

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

–¿Alguna semejanza entre la Venezuela de hoy y su obra teatral Burdel ?

–Cuando un Estado se convierte en proxeneta el término burdel calza como anillo al dedo.

–¿Una palabra más burda que “burdel”?

–En un burdel se puede concentrar todo lo más bajo. Allí está prohibido el amor. 

–¿Carece de amor el país?

–En todos los sentidos; amamos al país de la boca para fuera.

–Y usted, ¿qué aporta?

–Historias pasadas que nos hace recordar lo que fuimos, para así cargarnos de esperanza.

–¿Quién podría hacer profilaxia social?

–La misma ciudadanía cuando entienda que el respeto debe ser una prioridad.

–¿Quién debe respetar más?

–El Estado debería dar el ejemplo.

–¿Y la oposición?

–Debería empezar por respetarse a sí misma.

–¿Lo más engorroso del texto de Burdel?

–Saber que las tiranías existen en cualquier escenario.

–¿Y de su burdel personal?

–(Carcajadas) Lucho todos los días por no dejarme tentar y tener un precio.

–¿Qué tiene de su personaje “Gonzalo” en la obra?
–Las malas decisiones tomadas, gracias a Dios las consecuencias no son como las de Gonzalo.

–¿Cuánto de burdel hay en Detrás de las cámaras?
–Muchas apariencias; el que menos rompe un plato, rompe la vajilla completa.

–¿Por eso lo botaban de todos los colegios?

–¡Pobre de  mi madre! Ella sí se ganó mi título.

–¿Su arma “enemiga”?

–La indiferencia.

–Tan espontáneo, ¿le han llamado la atención en el canal?

–Todos los días; desde por haber dejado el carnet hasta porque se me va la lengua delante de mi jefe.

–¿Cómo torea la censura?

–Por censurable no te lo digo.

–Dicen que no se despega del Twitter…

–Es verdad, pero ahora solo lo leo. Cada vez que escribía se generaba una controversia.

–Adicto al celular, ¿qué sería sin él?

–En Venezuela, un desinformado.

–Tumba rating de la competencia, ¿lo han llamado de Venevisión?

–No, pero me han hecho la vida de cuadritos con su cambiante programación. Son buenos estrategas, pero con Detrás de las cámaras no han podido.

–¿Ha soñado con ser el “número dos”?

¡La cola es laaarga! Superar a Renny, Amador, Gilberto y Guillermo es más difícil que ganar una subasta en el Simadi.

–¿Y del lado femenino?

–Maite y Viviana dejaron el escalón muy arriba, y si hablamos de Carmen Victoria la cosa se pone más difícil.

–¿Dónde se ubica usted?

–En pleno gateo.

–¿Modesto?

–Por eso no me gusta hablar mucho.

–Luego de Ají Picante, ¿ha caído más simpático?

–He cambiado de target...Ahora la ama de casa me adora (risas).

–¿Fue Cuba “el burdel de América” en los años 50?

–Ahora los médicos cubanos son un ejemplo: explotados por el Estado cubano.

–Como han hecho algunos colegas del oficialismo, ¿aceptaría alguna propuesta electoral de la oposición?

–Por eso es que los artistas han perdido credibilidad de la noche a la mañana; el pueblo sabe que el poder los ha seducido.

–¿Ve Tves?

–Bloqueé el canal 2 el 27 de mayo de 2007.

–¿Bloqueó a sus homólogos del oficialismo?

–¡Para nada! Le tengo aprecio a Gigi y a Winston.

–¿Lo ha llamado Winston?

–Hablamos hace un año, le agradecí su propuesta. Estoy cómodo en Televen.

–¿Hay una copia de su programa en Tves?

–Han comentado algo. Si es así, para mí es un halago, pues mi programa no tiene presupuesto y, aun así, es ganador. Ellos, con todo el dinero, se fijaron en este humilde servidor (carcajadas).

–¿Su parte insoportable?

–El volumen de mi voz. La gente piensa a veces que estoy regañando.

–¿Quién le endilgó el “Olarrabieta”?

–Mis compañeras de RCTV. Decían que era el amargado más divertido.

–¿Un arrepentimiento?

–No haber comprado dólares hace ocho meses atrás (risas).

–¿Imagina si hubiese trascendido su amistad con María Gabriela Chávez?

–La aprecio todavía, pero el aprecio vale más que mi bolsillo.

–¿Qué más ha aprendido en los últimos años?

–A llevarme mejor con la soledad y que no peguen tanto las despedidas constantes de mis allegados y amigos.

–¿El mayor aprendizaje en un burdel?

–Sigo sin juzgar a nadie.

–Si gana el gobierno, ¿se iría del país?

–Aunque me vaya, sería imposible desprenderme de Venezuela.

–¿Un personaje inédito para Detrás de la cámaras?

–Podría ser un especial de Cilia Flores. Todos los insumos y familiares están en el set parlamentario.

–¿Lo caótico de un burdel?

–Cuando se mezclan los sentimientos.

–¿Mezclaría a gobierno y oposición en un solo molde?

–Es una Venezuela soñada. Los sentaría en el sillón rojo del programa, cara a cara con la audiencia.

–¿Por qué el sillón es rojo?

–Por suerte. El de la idea fue Oscar Yánes con su Silla Caliente.

–¿Lo más ardiente en su silla?

–Las declaraciones de Diosa Canales son para coger palco, desde abusos de las autoridades hasta propuestas burdeleras por parte de diversas figuras nacionales.

–¿Un nombre para un burdel?

–(Carcajadas) El beso rojo.

–¿Qué pasaría en Venezuela si se exhibiera un Detrás de las cámaras del poder?

–Como te dije, ya Tves se está encargando de humanizar a los personajes del gobierno.