• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

El otro Amuay

Derwis Manaure halló ileso a Juan Alejandro, que permaneció seis horas en su corral bajo los escombros

Derwis Manaure halló ileso a Juan Alejandro, que permaneció seis horas en su corral bajo los escombros

A continuación se presentan algunos relatos de quienes, al momento de la explosión, pensaron también en los demás

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

"Mientras lo sacaba pensaba en mi hija"

El fondo de pantalla del celular de Derwis Manaure es la foto de uno de los milagros que ocurrió en medio de la tragedia que dejó la explosión en la refinería de Amuay en Falcón. En la gráfica, ­que corrió por las redes sociales­ un bombero saca a un niño de entre los escombros; estaba sano, sin un rasguño. Derwis es ese bombero. Tiene 12 años en el cuerpo del municipio Carirubana, donde es sargento ayudante. 


No estaba de guardia, pero al sentir el estruendo que sacudió a todo Punto Fijo, llamó al comando y se uniformó. A las 2:00 de la mañana ya estaba en labores de rescate. "Nos enfocamos en la búsqueda de personas vivas. Primero rescatamos a un hombre al que le había caído una placa encima", dice. 

Manaure conoce esas calles de memoria: dibuja un croquis para explicar cuán improbable era rescatar a alguien ileso de ese amasijo de cuerpos inertes, escombros, tubos, ventanas, puertas, camas. Traza los tanques del complejo refinador, el destacamento de la Guardia Nacional en la acera de enfrente y las casas del sector El Campito. Pasadas las 7:00 am del sábado, los alertó un llanto que provenía de la última vivienda de una hilera de seis. "Había una hendija, me asomé y me emocioné cuando lo vi. El techo no había caído completo, como en las otras casas, sino que hacía un ángulo de 45 grados. El niño estaba en el corral, que estaba aplastado por un lado. 

Quedó espacio para que quedara él paradito ahí. 

Eso era un horror, había muchas víctimas, pero Dios me dio la fortuna de rescatarlo. Mientras lo sacaba de los escombros pensaba en mi hija de 3 años", recuerda. No tuvieron igual suerte con los padres del pequeño, que sufrieron quemaduras graves y fueron trasladados al Hospital Coromoto de Maracaibo. Hoy están recuperándose. 

Esa noche, el segundo comandante del cuerpo de bomberos, José Luis Quintero, sí estaba de guardia y hasta pasadas las 8:00 pm estuvo atendiendo las inundaciones que dejaron las fuertes lluvias de horas antes. Luego del estruendo de la madrugada, la central telefónica del comando colapsó. El grupo de guardia ­35 bomberos­ fue el primero en llegar al lugar devastado. Iban con todas las unidades con las que cuentan: 2 camiones, 4 ambulancias y 2 unidades de rescate. "Uno estaba acostumbrado a ver el destacamento, la panadería. Pero eso parecía un campo de guerra, ya no había casas. Había gente tirada en el pavimento, gritando, corriendo a todos lados". Confiesa que a ratos se sintió derrotado mientras buscaba sobrevivientes entre los escombros del destacamento de la GN. 

"Había guardias con sus esposas y sus familias bajo los escombros", evoca. El rescate del niño los animó. "Creo que todos los cuerpos debemos estar más unidos porque estamos buscando la unión sólo en las emergencias", reflexiona después de la guardia más intensa que le ha tocado en 16 años de servicio. 

Para la extinción del fuego y el rescate de víctimas, llegaron a Amuay bomberos de estados vecinos como Carabobo y Zulia. Juan Yamarte, bombero del municipio Los Guayos de Carabobo, estaba visitando a su familia en Paraguaná y se puso a la orden. El martes pasado, se le veía pala en mano ­junto a 2 compañeros, en total llegaron 14­ para recoger los escombros de la casa de un amigo. Cuando recuerda cómo fueron los rescates, mece la cabeza, suelta la pala y los lentes oscuros para secarse las lágrimas. "Es primera vez que veo esto. Fue horrible. El segundo comandante de la Guardia Nacional estaba destrozado, lo sacamos calcinado. Saqué aproximadamente a 12 personas de los escombros, entre ellos a 5 fallecidos, por eso fue tan feliz fue ver a Manaure sacar a ese niño".