• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

“Hay que revisar la calidad teológica del sacerdote para transmitir la fe”

El sacerdote diocesano Alejandro López

El sacerdote diocesano Alejandro López

La Iglesia se ha quedado atrás, porque usualmente las respuestas han sido reactivas y no proactivas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los curas suelen vivir con el dilema de cómo transmitir el mensaje del Creador, afirma el sacerdote diocesano Alejandro López, coordinador de Renovación Internacional para Latinoamérica, una organización que se propone descubrir la presencia de Dios en lo cotidiano. El religioso, que fue párroco de Chacao y llevó la causa de la beatificación de José Gregorio Hernández, señala que la idea es que sea fiel al contenido del Evangelio y que llegue al corazón del hombre. Lograr esto, sin embargo, no siempre es fácil.

“En los venezolanos nacidos después de 1980 se nota una merma en la práctica del catolicismo. Esto se debe a múltiples factores: la oferta religiosa; las otras experiencias que brinda la sociedad secular, así como la movilización y presencia de grupos evangélicos y pentecostales. Puede que estos jóvenes hayan sido bautizados como católicos, pero crecieron con nuevos modelos de participación ciudadana y con cambios en el paradigma de la familia clásica. La ruptura se ve, sobre todo, en la baja de vocaciones religiosas en el país”, señala López, que vive en Nueva Jersey y visitó Venezuela para desarrollar algunos proyectos relacionados con la catequesis.

—¿La Iglesia ha hecho esfuerzos en su actualización para adaptarse a los nuevos tiempos?

—La Iglesia se ha quedado atrás, porque usualmente las respuestas han sido reactivas y no proactivas. Es ahora cuando tomamos conciencia de que nuestros planes pastorales no pueden ser sólo un análisis de causas sociales. Ahora se ha impuesto que tenemos que tomar conciencia de qué modelo de ser humano tenemos al frente y cómo ve la realidad, que no necesariamente es como la Iglesia la percibe.

—¿Qué opina de la Nueva Evangelización, es decir, del uso de la tecnología y de una mayor interacción del sacerdote con los fieles en la misa?

—Durante muchos años hemos tratado de cuidar el contenido de lo que se transmite, que debe ser ortodoxo y en comunión con la jerarquía del Evangelio, pero en el mensaje final de los obispos en el sínodo de la Nueva Evangelización para la transmisión de la fe cristiana se nos indica que debemos escuchar cuáles son los problemas y alegrías de los hombres y mujeres, pues serán los problemas y alegrías de la Iglesia. La realidad humana tiene que afectar la realidad eclesiástica y no viceversa. Yo quisiera saber cuántas homilías de la Iglesia Católica son capaces de transmitir lo que el público siente.

—Si algunos sacerdotes experimentan con nuevas formas de comunicar el Evangelio, ¿no se corre el riesgo de banalizar lo sagrado?

—Hay que educar al clero, actualizar a los agentes pastorales para que puedan incorporar elementos sin perder la realidad de lo sagrado. Jesús recuerda que el hombre no ha sido hecho para la ley, sino que la ley ha sido hecha para el hombre. Tenemos que buscar el sano equilibrio. Hay un gran dilema: sacerdotes que quieren que vuelvan las misas en latín y sacerdotes como Chulalo. Hay que revisar siempre la calidad teológica de los métodos que usa el sacerdote para transmitir la fe.