• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

El pulso por Miraflores

Pulso

Pulso

En los primeros dos meses de campaña, Hugo Chávez y Henrique Capriles Radonski han coincidido ­en distintas fechas­ en nueve municipios. La escogencia de estos lugares son el reflejo de la estrategia de cada candidato: el Presidente busca movilizar a sus votantes duros sin arriesgar en zonas dudosas y el opositor, ganar adeptos en las filas del contrario y cerrar la brecha

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Henrique Capriles Radonski ha recorrido más de 140 municipios en los 2 meses de la campaña. Hugo Chávez ha visitado 20. En 9 de ellos han coincidido con actos de abierto proselitismo: Bolívar (Anzoátegui), Diego Ibarra y Puerto Cabello (Carabobo), Caroní (Bolívar), Iribarren (Lara), Sucre (Miranda), Vargas (Vargas), Maracaibo (Zulia) y Libertador (Caracas). En la mayoría se asientan grandes centros urbanos que ­con excepción clara de Sucre y Maracaibo­ han sido bastiones del chavismo.

Esta muestra es una escena de la película sobre las estrategias de cada candidato.

Capriles se ha movido mucho, Chávez lo ha hecho poco.

El primero, por lo general, ha seguido los pasos del segundo en las ciudades muy pobladas desde el inicio oficial de la campaña. El opositor se ha concentrado en zonas apartadas de la geografía venezolana. "Se está enfocando en lugares donde los medios de comunicación nacionales no tienen mucha penetración. Es decir, si esta revolución ha sido un fracaso, los habitantes de esas áreas tal vez no se han terminado de enterar", señala Francisco Bello, presidente de la encuestadora carabobeña Pronóstico.

Chávez hace énfasis en evitar daños políticos en sus exposiciones públicas, por eso ha privilegiado sus reductos como Diego Ibarra, Iribarren y Vargas. El consultor político Edgard Gutiérrez recurre a un símil boxístico para explicar la orientación de la campaña de un Chávez con limitaciones, que ha compensado con 25 cadenas equivalentes a 40 horas y media de transmisión: "Él es el campeón defensor, no puede exponerse a recibir un mal golpe yendo a un lugar en el que no le vaya bien. El costo político de esto sería muy alto". Ya le pasó en Caroní, Bolívar, cuando debió interrumpir una cadena en medio de reclamos de los trabajadores de la CVG.

Para Bello, Chávez está movilizando su segmento de votantes duros. "Capriles, en cambio, trata de captar a ese que votó por Chávez pero se siente acoquinado. Si Chávez fuera Capriles estaría en Baruta o Chacao, pero como las estrategias son distintas, entonces coinciden en algunos lugares".

Aprovechar el descontento chavista es otra táctica del aspirante de la MUD. 88% de los municipios en los que ha desplegado su actividad fue perdido por la oposición en las elecciones regionales de 2008 y 70% en las parlamentarias de 2010. "Su estrategia territorial busca votos en sitios chavistas donde hay oportunidades de crecimiento", dice Gutiérrez. En Barcelona, el chavismo sufrió una de las mayores derrotas en las parlamentarias de 2010, a pesar de que tanto la alcaldesa como el gobernador son del PSUV. En este municipio Chávez reconoció el mal desempeño de su gobierno y Capriles lo ha convertido en lugar recurrente.

Tanto Bello como José Antonio Gil Yépez, de Datanálisis, advierten que en el mes que queda ningún candidato debe dar por asegurado los votos en las grandes ciudades. "Son cambiantes, poco fieles", asegura Gil. "La participación de clases media y alta, que habitan en las zonas urbanas, es tradicionalmente de 66%. Capriles tiene el reto de aumentar esta cifra porque en ese segmento están muchos de sus simpatizantes".