• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

“La población está retando a los colectivos”

Roberto Briceño León / Henry Delgado

Roberto Briceño León / Henry Delgado

Roberto Briceño León, sociólogo, coordinador del Observatorio Venezolano de Violencia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

—Nelson Mandela dijo: “Un gobierno que emplea la fuerza para imponer su dominio, enseña a los oprimidos a usar la fuerza para oponerse a él”. ¿Es surafricana la oposición?

—Está aprendiendo a serlo… Está en el uso legítimo del derecho a la defensa.

—¿Incita a la violencia el discurso presidencial?

—Lleva años siendo una fábrica de violencia y violentos.

—¿Y el de la oposición?

—Salvo casos excepcionales, no. En ese aspecto el gobierno no tiene competencia.

—¿Hay violencia en la guarimba?

—No. Es otra forma de protesta... Una paradoja: los funcionarios del gobierno que la condenan por años alabaron los cortes de vías de los piqueteros argentinos.

—¿Y en el boicot a locales de comida donde delatan a estudiantes?

—Boicotear negocios o productos es una herramienta de lucha legítima para cualquier pueblo.

—¿Y en los cacerolazos?

—Es una protesta heavy metal, como dirían los chamos.

—¿Es heavy el papel de los colectivos armados?

—Y nuevo; por primera vez un grupo civil armado tiene el apoyo del gobierno y la fuerza pública… Otra paradoja: en su plan de seguridad el gobierno negaba la represión porque era de izquierda; ahora la emplea como cualquier gobierno de derecha.

—¿Intimidan a la población los paramilitares?

—Tener miedo no es malo. Aun intimidada, pareciera que la población está retando a los colectivos.

—¿La violencia del “sapo”?

—Son los títeres del poder.

—¿La violencia de los indiferentes?

—La de Poncio Pilatos.

—¿Quién desarma al gobierno?

–La frescura de la juventud.

—¿Y a la FANB?

—Otros militares.

—¿Y a los paramilitares?

—Ojalá sean ellos mismos.

—Docente en el doctorado de Parasitología de la UCV, ¿el parásito social más dañino?

—El dakazo.

—Especialista en la enfermedad de Chagas, ¿el chipo en esta crisis?

—El gobierno.

—¿El cuadro micológico del país?

—Infección generalizada.

—Además del paludismo, ¿otra plaga que volvió luego de ser erradicada el siglo pasado?

—El caudillismo y sus segundones… Por cierto, somos uno de los tres países del mundo donde crece el paludismo.

—¿La violencia del comunismo?

—La anulación del individuo.

—¿Del capitalismo?

—La insensibilidad.

—¿Del socialismo del siglo XXI?

—La estafa.

—¿La peor patología del manifestante?

—Perder el sentido de la realidad, que a veces es su fuerza.

—¿Cómo ve las células moleculares de la oposición?

—Multiplicándose, incluso entre las adversarias.

—¿Y las defensas de la revolución?

—Anémicas.

—¿La patología de clavar miguelitos en la cabeza de un estudiante?

—El sadismo convertido en instrumento político.

—¿Y mantener pobre al pueblo para mantenerse en el poder?

—Es la patología del comunismo.

—¿Y el fanatismo?

—Es la violencia del que niega al otro, deshumanizándolo. Hace que la gente no vea la maldad.

—¿Es curable el resentimiento?

—Sí, con diálogo y futuro común.

—¿Los hay en la Conferencia por la Paz?

—Hay exclusión e hipocresía.

—¿La peor de las violencias?

—Haber propiciado el odio entre los venezolanos.

—¿El antídoto?

—La ley.

—¿La violencia del TSJ?

—Provocadora de violencia.

—¿De la Fiscalía?

—La arbitrariedad.

—¿La violencia de la oposición?

—La respuesta de quienes no se someten.

—¿Hay ahora más racismo?

—Sí. Se exaltaron las diferencias en vez de exaltar el mestizaje. Las diferencias no son malas, lo es generar odio entre los diferentes.

—¿La violencia inédita?

—La efectivo de la GNB que golpeó a otra mujer con el casco.

—El oficialismo asegura que la tortura no es doctrina del Estado venezolano…

—¿Algún Estado en el mundo acepta que tortura? Aquí hacen el trabajo sucio y miran hacia el techo.

—Y la persecución, ¿es política de Estado?

—Sí; pasamos de un perseguidor selectivo, que hilaba fino, a uno burdo y generalizador.

—¿La violencia gratuita?

—Matar a Mónica Spears si lo que querían era robarla.

—Entre la violencia religiosa y la política…

—Las une su odio al que piense distinto. Ambas son violencias del poder.

¿Y la literatura escolar que exalta a Chávez?

—Es odio y sometimiento.

—¿Repiten en el país la idolatría a Fidel?

—Tenemos una cultura democrática que resiste el carisma del difunto y la mayor riqueza.

—¿Ha transformado la violencia al venezolano?

—No creo. Le ha cambiado los hábitos, pero le ha enseñado a amar la paz.

—¿La apología más perversa?

—La condecoración del 4-F.

—¿La violencia necesaria?

—La justicia.

—¿La violencia de las leyes?

—Es la que pacifica y evita más violencia.

—¿Quiénes pagarán los destrozos de la GNB y los colectivos armados?

—Al final, nadie… El pago será recibir libertad y democracia.

—¿Y las penas por los desmanes?

—Los tontos.

—¿El umbral entre la contención de una protesta y el terror?

—El umbral entre la ley y el odio.

—¿Qué haría con la GNB?

–Refundarla. La pervirtieron; es peor que la que criticaba Chávez. Necesitamos una fuerza pública que no sea ni de izquierda ni de derecha.

—Superada la crisis, ¿quedará el eco del odio?

—Quedará, pero habrá esperanzas para sanearlo.

—¿Imagina al oficialismo pidiendo al nuevo gobierno la liberación de sus líderes?

—De seguro que algunos lo harán… En Alemania y Rusia todavía hay gente que alaba a Hitler y a Stalin.

—¿Vislumbra más violencia?

—Decía Von Clausewitz que “la guerra es la continuación de la política por otros medios”. La política es el arte de evitar la guerra. Cuando la política fracasa se pasa a las armas.

—¿Desarmarán a los colectivos, tal como lo anunció la Vicepresidencia?

—En el actual gobierno, no.

—¿Qué pasaría en Venezuela si el gobierno lo ejecutase, pero estos se negasen?

—Llegaríamos a la chiquita, a ver si el gobierno quiere de verdad construir la paz o convertirse en cómplice de la delincuencia.