• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

“Hay mucho pez gordo que no sabe comer”

Miro Popic / Archivo - El Nacional

Miro Popic / Archivo - El Nacional

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

–Ante las proyecciones poco alentadoras para 2015, ¿cómo quedaría su Guía Gastronómica de Caracas?
–Reducida a la mitad.
–¿Un buen vino para comenzar el año?
–¡Wow! Tendrían que ser burbujas, pero con esta escasez serán burbujas de cerveza.
–¿Se avinagró la revolución?
–Nació avinagrada.
–¿Y la oposición?
–Está endulzada, pero sin cuerpo.
–¿El caldo francés de la política nacional?
–Pétrus, que unos chavistas tomaron hace años en Le Tour d’Argent, en París. Pagaron 30.000 euros por 2 botellas. Lo más triste es que no sabían lo que estaban bebiendo.
–Nacido en Chile y nacionalizado venezolano “por decisión” hace más de 40 años, ¿se hubiera quedado en Venezuela de saber que  su país natal sería la potencia de América Latina?
–Por supuesto; me sigo quedando y aquí me entierran.
–Pese al desarrollo alcanzado, ¿por qué el chileno porta un rostro apesadumbrado?
–Porque son aburridos.
–¿Incluido usted?
–(Carcajadas) Ya no.
–Aun con la crisis, ¿cree que el venezolano es de los ciudadanos más felices del mundo?
–Si trabajamos, tendremos potencial para serlo.
–¿Visualiza una Venezuela vinícola?
–Definitivamente no, aunque hay zonas donde existe y existirá siempre el vino.
–¿Un aguinaldo para el gobierno?
–(Carcajadas) Un aguinaldo en bolívares devaluados y contados.
–¿Para la MUD?
–Habría que inventárselo.
–¿El pan de jamón más extraño?
–Los que no llevan jamón; hay hasta panes vegetarianos.
–¿Un menú para la “guerra económica”?
–Lo que consigas en el automercado hoy… no se sabe si podrás conseguirlo mañana.
–¿Para la cena navideña en Miraflores?
–Unas buenas hallacas, y que entendieran que en la hallaca nos reconocemos todos.
–¿Somos lo que bebemos?
–Y lo que comemos. Por eso estamos polarizados. Lo que tomamos es Polar (risas).
–¿Qué será del venezolano?
–Cada vez somos más obesos porque comemos mal, muchos carbohidratos y poca proteína.
–El gobierno sostiene que ahora se consumen más proteínas…
–Fue en la época de la Colonia, cuando se consumían diariamente 406 gramos de carne. Era el consumo más alto del mundo. Humboldt decía que en Caracas se comía cinco veces más carne que en París.
–¿Una mezcla culinaria única?
–Y magistral: la cachapa con queso. Es el máximo invento culinario en Venezuela. El dulce del maíz y el ácido del queso forman una armonía perfecta.
–Y a nivel político, ¿quién es el maíz y quién el queso?
–El maíz, todos. El ácido del queso: los que nos gobiernan y no lo hacen para todos.
–¿Se mezclarán oficialismo y oposición?
–Si somos el país de la hallaca, es normal que todo sea un guiso. Vivimos el guiso más raro.
–¿Una pérdida navideña?
–Todos sentados a la misma mesa. Todos cabemos.
–¿Y en la MUD?
–Todos y los que faltan: simpatizantes del chavismo y chavistas desilusionados.
–¿La última vez que fue a una Misa de Gallo?
–Cuando dejé de patinar. Menos ahora de noche.
–En lugar de negra, ¿qué tal una torta roja navideña?
–A menos que sea de fresa.
–¿El político con mejor diente?
–Era Gonzalo Barrios. Ahora hay mucho pez gordo que no sabe comer.
–¿El emblema de la gastronomía revolucionaria?
–¡Ay ay ay! La ruta de la empanada.
–¿Extraña la de cazón?
–El cazón y la harina PAN se acabaron hasta en Margarita. Todo lo que pescan va para afuera.
–¿Cocina en la clandestinidad?
–No, todos los días, legal e ilegalmente.
–¿El ingrediente que requiere la oposición?
–Picante.
–¿La peor pea?
–No hay pea mala sino ratón malo.
–¿El ratón nacional?
–15 años atrás, cuando aprobaron la Constitución en pleno deslave de Vargas.
–Venezuela es un buffet de…
–Guisos; valga la redundancia.
–¿Quién terminará agarrando la sartén por el mango?
–El que tenga los guantes bien puestos, para no quemarse.
–¿Se destapará la olla algún día?
–Tendremos que pujar todos para destaparla.
–¿Un consejo para la escasez que viene?
–Hacer dieta.
–Un propósito de año nuevo habitualmente incumplido…
–(Carcajadas) Igual que cuando uno dice ¡más nunca me monto en esta vaina! refiriéndose a los ferrys de Margarita.
–¿Una comida para unir a los venezolanos?
–Insisto, una buena hallaca, multisápida, como decía Betancourt, con un buen vino Pomar.
–Mientras, ¿un platillo para digerir la situación?
–¡Wow! ¿Será un palo a pique?, que le gustaba mucho a Páez.
–Entre el Centauro y Bolívar, ¿el comensal más exquisito?
–Bolívar, por supuesto, que tomaba todos los días dos copitas de champagne  y prefería el vino de Burdeos.
–¿El menú del soberano para 2015?
–Sardinas para todo el mundo… Si es que alcanzan.
–¿Qué pasaría en Venezuela si un chef ocupase Miraflores?
–Tendríamos el más sabroso guiso. Por eso es que la hallaca es el plato nacional, porque su esencia está en el guiso, que cada quien monta a su manera.