• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

“Mientras peleamos las especies se extinguen”

Jon Paul Rodríguez | Foto: Archivo

Jon Paul Rodríguez | Foto: Archivo

Jon Paul Rodríguez podría ser el primer latinoamericano en presidir una comisión de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La palabra conservación está anidada en su lengua. Desde 1991, cuando se graduó de biólogo, Jon Paul Rodríguez se levanta cada día con la meta de articular esfuerzos y conocimientos para mantener en pie la biodiversidad del planeta. En Venezuela trabaja como presidente de la asociación civil Provita y como investigador del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC).

El 9 de septiembre podría convertirse en el primer latinoamericano que asuma la presidencia de la comisión para la Supervivencia de las Especies de la organización ambiental más importante del mundo, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, UICN. Durante el Congreso Mundial para la Naturaleza 2016, que se celebrará en Honolulu, Hawai, Estados Unidos, 1.300 miembros de la unión decidirán su voto en vivo entre Rodríguez y Elizabeth Benett, inglesa radicada en Nueva York, vicepresidente para Conservación de Especies de la Sociedad para la Conservación de la Vida Silvestre.

De resultar electo, la comisión comenzaría a operar desde Caracas.

—¿Cambiaría el trabajo que se está haciendo desde la Comisión de Conservación de Especies?

Ahí se produce la Lista Roja de Especies Amenazadas del mundo, pero hacer una lista no es hacer conservación, quiero llevarla a que resulte en mejora de la condición de especies amenazadas. Un papel fundamental es estrechar vínculos con los gobiernos del mundo, porque al fin y al cabo las acciones de conservación se hacen regionalmente y no globalmente. Lo otro es que el liderazgo de la comisión está muy sesgado hacia Europa y Estados Unidos y creo que hay muchas voces en otras partes del mundo, calificadas e innovadoras, que deben ser integradas.

—¿Cómo está el sistema venezolano de protección y monitoreo de especies?

—Estamos lejos de lo óptimo. Hay mucha gente motivada, pero hay serias limitaciones presupuestarias. Creo que el gobierno podría apoyarse más en la Academia y en las ONG. Somos poco aprovechados.

—¿Como conservacionista qué opina del decreto presidencial del Arco Minero?

—El problema principal con el Arco Minero es que no sabemos nada. Experiencias parecidas en el resto del mundo son muy malas, no hay ningún ejemplo exitoso. No se sabe con certeza cuántas empresas están involucradas, cuál es el área que será explotada, qué minerales serán explotados, el marco temporal, las medidas de mitigación, no se conocen los estudios de impacto ambiental, no hay ninguna información sobre los consentimientos con previa información de las comunidades locales. Ese es el peor caso posible.

—¿Cómo ve la desaparición del Ministerio de Ambiente?

—Desde que estoy en el IVIC, siempre que cambian al director de la Oficina Nacional de Diversidad Biológica (ONDB) escribo una carta expresando mi disposición a trabajar en conjunto. Nunca antes había recibido una respuesta por escrito, hasta hace unos días, cuando Edis Solórzano me dijo que me iban a invitar a reuniones de trabajo. Mi misión es que la información que genero tenga valor para las políticas públicas, así que estoy optimista. Mientras peleamos, las especies se extinguen y tenemos que hacer algo para evitarlo.

—El primer Libro Rojo de la Fauna Venezolana, que impulsó desde Provita, sirvió para legislar en la materia. ¿Hace falta actualizar esas leyes?

—En el año 1995 publicamos el primer libro, y en 1996 salieron dos decretos en Gaceta Oficial –el 1485 y el 1486– que declararon la lista oficial de especies en peligro de extinción y la lista oficial de especies en veda (que no se pueden cazar con fines deportivos ni comerciales). El Libro Rojo fue la base. Pero en 20 años ha habido 3 ediciones más que han actualizado la información, con la incorporación de más investigadores. Una de mis invitaciones a la directora de la ONDB es que actualicemos los decretos oficiales tomando en cuenta la información disponible.

—¿Cuál es el desafío para lograr la conservación de especies en el mundo?

—Tenemos que balancear el bienestar de los humanos con el bienestar de las especies. Olvidamos que compartimos el planeta con decenas de millones de otras especies. No veo nada malo en que aprovechemos los recursos naturales y nos beneficiemos de esas especies, pero no estoy de acuerdo con que las eliminemos y las exterminemos. El reto es lograr la coexistencia pacífica y exitosa para todos.

Esfuerzos con resultados

La cotorra margariteña es una de las especies venezolanas en peligro de extinción debido a la captura de sus pichones para comercializarlas y a la destrucción de sus hábitats por la extracción de arena para la industria de la construcción. A finales de la década de 1980, en la península de Macanao, en Margarita, apenas había 650 ejemplares, lo que llevó a Jon Paul Rodríguez a iniciar un proyecto de rescate junto con Franklin Rojas, cofundador de Provita. Hoy casi han triplicado la población y hay alrededor de 1.700 animales.

Otro reto es el de devolver los cardenalitos a Venezuela, que en este momento abundan solo en el reverso del billete de 100 bolívares. El cruce intencional para crear canarios rojos ha desaparecido a la especie de aves rojinegras. La Iniciativa Cardenalito de Rodríguez es traer algunos ejemplares de Estados Unidos, con ayuda del Instituto Smithsoniano de Biología para la Conservación, en Washington, y hacer planes de cría en el zoológico El Pinar de Caracas y el Bararida de Barquisimeto.

FICHA

Jon Paul Rodríguez es investigador titular del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas. Es uno de los fundadores de la asociación civil venezolana dedicada a la conservación de la biodiversidad Provita y actualmente es su presidente. Se graduó de biólogo en la Universidad Central de Venezuela y realizó estudios de maestría, doctorado y certificado en el Departamento de Ecología y Biología Evolutiva y en la Escuela de Asuntos Públicos e Internacionales Woodrow Wilson de la Universidad Princeton, en Estados Unidos. Desde 2009 es vicepresidente de la Comisión para la Supervivencia de las Especies en la UICN y es líder del grupo de trabajo sobre la Lista Roja de Ecosistemas de la Comisión para Manejo Ecosistémico de UICN.

 

EPÍGRAFE

“El liderazgo de la UICN está muy sesgado hacia Europa y Estados Unidos, hay muchas voces calificadas e innovadoras que deben ser integradas”

Jon Paul Rodríguez

Biólogo venezolano