• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

“El oeste está luchando para conquistar su libertad”

Jesús Chuo Torrealba, periodista

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

—¿Pasará Venezuela del dicho al hecho?

—Entre todos estamos construyendo el trecho que falta.

—Mientras, el gobierno apertrecha su violencia…

—Porque está anclado en los dichos del pasado y sufre de la peor nostalgia: lo no vivido.

—¿Y la MUD?

—Debe pasar a los hechos.

—Y ahora, ¿hacia dónde apunta usted sin su programa Radar de los barrios?

—Hacia la justicia.

—¿Fracasó la conquista del oeste?

—Por el contrario, el oeste está luchando para conquistar su libertad.

—¿Qué tal un radar del este?

—Las urbanizaciones también luchan desde otra perspectiva, pues la crisis les llegó a los bolsillos.

—¿Como a los militares de la intentona golpista del 4-F que ahora protestan?

—(Risas) Sí, los actuales beneficiaros del 4-F están reprimiendo a los protagonistas originales.

—¿La metamorfosis mediática?

—La capilaridad informativa de la sociedad venezolana cambió. Antes la gente se informaba por los medios convencionales y utilizaba las redes para socializar. Ahora se informa a través de las redes y corrobora con los pocos medios que le merecen confianza.

—¿Es Globovisión enteramente oficialista?

—¡Wow! Pasar de ser un canal de información a ser un vehículo de propaganda es un tránsito muy triste para cualquier medio. Una cosa es ser equilibrado y otra equilibrista.

—¿Ha recibido amenazas?

–Me las enviaron, pero no las recibí.

—¿Y demandas?

—Las recibí, pero no me las enviaron.

—¿Qué demanda del Estado-gobierno?

—Que entienda que Estado y gobierno son dos cosas distintas.

—Maduro sin Santos…

—Como una capilla sin santos.

—¿Un santo de la política?

—Gandhi.

—¿Autóctono?

—¡Wow! Me la pusiste difícil. Más que santos necesitamos hombres y mujeres probos que rescaten la ética en la política.

—¿Otro del periodismo?

—Oscar Yanes, pionero, junto con otros, del periodismo informativo. Por cierto, ahora sí está en las últimas Últimas Noticias.

—¿Imaginó un enfrentamiento gremial?

—Hago mía la consigna de los renunciantes de Últimas Noticias: el periodismo primero.

—¿Debe renunciar Maduro?

—(Risas) El tema no es Maduro, sino que alguien en el chavismo debería entender que este movimiento es más importante que la desafortunada anécdota que es el diosdadomadurismo.

—¿El pecado del periodismo venezolano?

—Quizás, olvidar que los hechos son más importantes que las opiniones.

—¿Una nostalgia ciudadana?

—El Festival Internacional de Teatro.

—¿Otra periodística?

—El Papel Literario de El Nacional, con el cual aprendí a leer a los cuatro años.

—¿Siente que es competencia el programa del teniente?

—¡Jamás!... En materia de ridiculez ese no tiene competencia.

—¿Chequera mata ética?

—A quien nunca tuvo ética.

—Un barrio sin su radar…

—Como una serenata sin novia.

—A falta de entrevistados oficialistas…

—Entrevistados burócratas nunca he tenido, pero pueblo, informantes y cariño oficialista nunca me han faltado.

—¿El radar de los sapos?

—Fíjate tú… Allí también se estrellarán. Con razón el nuevo dicho juvenil: ¡Pareces un patriota cooperante!

—Según el INE, la pobreza crítica aumentó en 856.887 personas. ¿Necesitarán otro radar?

—También los nuevos pobres, que suman 2.000.000. En su primer año, el gobierno diosdadomadurista generó 5.500 nuevos pobres diarios; la única fábrica que no bajó su producción.

—¿Lo requiere el gobierno?

—Más bien una brújula, pero no tiene ojos para verla.

—¿Y los estudiantes?

—Tienen un GPS extremadamente preciso.

—¿Y la GNB y la PNB?

—En un país de poquísimas instituciones algunas se han destruido desde adentro.

—¿Los tupamaros y colectivos armados?

—Necesitan la Constitución.

—¿Y los no armados?

—La promoción de su trabajo ciudadano.

—¿Y los aeropuertos venezolanos?

–(Risas) Un radar para no convertir a los venezolanos en balseros.

—¿Una lectura actual?

—Mandela, Oppenheimer, poesías, Cabrujas…

—¿Qué pensaría Cabrujas de todo esto?

—Que el estado del descaro resultó ser mucho peor que el estado del disimulo.

—¿Lo más feo que le han dicho en un barrio?

—¡Dios! Que era igualito a Oscar D’León (carcajadas).

—¿Ha visto un político subir cerro?

—Los he visto, pero el problema no es de rendimiento atlético.

—¿Incursionaría en la política?

—Ya me operé de eso y salí bien.

—De estar en el poder…

—Estoy construyendo poder. Para el ciudadano el poder es un verbo, no un sustantivo.

—De ser ministro de Información…

—Renunciaría al día siguiente.

—¿Constituiría un medio con los periodistas renunciantes a los medios comprados por el gobierno?

—Está ocurriendo gracias a Internet.

—Aunque Maduro ha amenazado con intervenir también las redes sociales…

—El principal enemigo de este proceso totalitario es el siglo XXI.

—¿Debe bajar la cabeza lo que queda de medios independientes?

—No pueden en su condición de servicio público.

—Para torear la censura…

—Un capote de valentía.

—¿Y a Conatel?

—Conatel pretende ser como Mercal. Impone un menú audiovisual, mientras Mercal impone cuándo se come o no se come pollo en el barrio. Ambos violan la libertad.

—¿Una recomendación para ejercer y no morir en el intento?

—Recordar que el periodismo es un humilde oficio que puede ser ejercido con belleza y con garra.

—¿A los estudiantes de periodismo para que luego no se decepcionen?

—Más bien admiro que se sigan inscribiendo masivamente para ejercer una profesión de alto riesgo.

—¿Garantiza el gobierno fuentes de empleo?

—Ellos terminarán ejerciendo en un país con un gobierno respetuoso de la Constitución.

—¿Imagina un Pravda único en el país?

–La respuesta sería un gigantesco bostezo nacional.

—¿Un político con orejas de radar?

—(Risas) Capriles.

—¿Un nuevo radar en el camino?

—Sí… Hay mucho que decir.

—¿Y para los Ni-Ni?

—Son una especie en extinción.

—¿La verdad que podría tumbar al gobierno?

—Tres: el destino del millón de millones de dólares; de quiénes son las empresas constituidas con los 25 millardos de dólares de Cadivi, y cuándo murió Chávez.

—¿La hora de cierre de todo esto?

—Se aproxima.

—¿Qué pasaría en Venezuela si todos los altos jerarcas de la revolución tuvieran su programa de TV?

—(Carcajadas) Prefiero un país donde los gobernantes hagan en vez de decir.