• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

“La moral del país no está en su pico más alto”

Martín Echeverría | Foto: Omar Véliz

Martín Echeverría | Foto: Omar Véliz

Martín Echeverría, escalador, integrante de Proyecto Cumbre

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

–Miembro de la primera expedición venezolana que alcanzó la cima del Everest, ¿cómo escalar 2015?
–¡Wow!.. Con mucha paciencia y sabiduría.

–¿Se “roba” el Imperio la sabiduría local?
–Ojalá fuera así de fácil.

–¿El Proyecto Cumbre que salvaría a Venezuela?
–Un liderazgo orientado por una brújula confiable para todos.

–¿Hay montaña lo suficientemente alta como para no remontarse?
–Hay que ir más allá de las formas políticas para alcanzarla. Se rema mucho para llegar a la misma orilla.

–¿Se desbarranca el país?
–Con nosotros, no. Cuando creamos que estamos cayendo aparecerá la red de ciudadanos de a pie, de trabajos comunitarios y proyectos cumbre, y soportaremos el peso. La soga es suficientemente fuerte porque está hecha con nuestra sabiduría.

–¿Ha subido cerro caraqueño?
–Claro que sí; por actividades culturales e intercambios.

–Asiduo visitante del Polo Norte y el Polo Sur, ¿se atraerán los dos extremos de aquí?
–A estas alturas, la polarización está fuera de moda.

–Cuando cruzó Groenlandia de este a oeste, ¿consiguió los productos básicos?
–(Carcajadas) Resultó mejor encargarlos a Alemania y enviarlos a unas islas al norte de Noruega, debido a los problemas de aquí.

–¿Un entrenamiento para el gobierno?
–Pregunta difícil… Escuchar, unir y convocar.

–¿Otro para la oposición?
–Proponer.

–¿A quién se encomienda antes de la proeza?
–Tengo mis espiritualidades, entre el catolicismo y el budismo.

–¿La proeza del venezolano?
–Sobrevivir al desabastecimiento y a la inseguridad.

–A 8.848 metros de altura, ¿qué piensa?
–Que Venezuela podría converger hacia otra cumbre.

–Ingeniero de computación, ¿lo aplica al montañismo?
–Por la planificación. Habría que crear la ingeniería de expediciones.

–¿Un momento de peligro?
–Más bien fueron de tensión: cuando se te viene una avalancha encima.

–¿La avalancha nacional?
–Si nos empeñamos en que las cosas no funcionan se nos vendrá una montaña encima.

–¿Se toparon con el Chikungunya en los Polos?
–(Carcajadas) Ni estornudamos, con todo y los 40 grados bajo cero. 

–¿Una locura en las alturas?
–(Risas) Mejor no te la digo.

–¿A qué altura está la moral del país?
–Ahora no está en su pico más alto.

–¿Ha sentido más miedo en el hielo polar o en Caracas?
–En Caracas, seguramente.

–¿Le agarró una tormenta?
–Sí, en la pared sur del Aconcagua.

–¿Para capear la tormenta económica?
–Lo que haya que hacer a todos nos va a  tocar: cambiar nuestra forma de ser.

–¿Para sobrevivir en una ciudad?
–Lo que nos salva es la gente. Somos paradójicos; somos solidarios pero nos agredimos. Tenemos que cambiar de frecuencia y de circuito.

–¿Lo insólito encontrado en un nevado?
–El año pasado, en Logan, Canadá, apareció un pajarito que viajó con nosotros tres días.

–¿Les habló?
–(Risas) Nos acompañó. Así estará el país que no nos atrevimos a contarlo, pero tenemos fotos.

–¿Lo insólito de Venezuela?
–El mismo Proyecto Cumbre.

–¿Un país del cual aprender?
–Muchos de nuestros hermanos andinos.

–¿Otra manera de elevarse?
–La más difícil: la espiritualidad. Nos ha tocado subir muy alto para apenas llegar un poco más dentro de uno mismo.

–¿Una ideología?
–El humanismo, que trasciende las ideologías.

–¿Quién financia a Proyecto Cumbre?
–Patrocinantes públicos y privados.

–¿Se han acercado al Estado-gobierno?
–Estamos ahí. Somos expediciones nacionales y abanderamos en el IND. Pero la autoridad que nos bandera es la de todos los venezolanos.

–¿La época cumbre?
–La Venezuela que hizo el Guri, la de la democracia, la que electrificó al país y democratizó la educación.

–¿Se remontará la cuesta hacia la paz?
–¡Claro!.. Vendrá dentro de cada uno de nosotros. La paz no se decreta.

–¿Su récord de resistencia?
–Los 65 días que pasamos en el Polo Sur, y la vida misma: 54 años de edad.

–¿Un ejercicio de resistencia para la población?
–¡Ufff! Darse cuenta de la profundidad de los problemas y no caer en el facilismo de las etiquetas.

–¿Resistirá el gobierno?
–Si tiene inteligencia, sí.

–¿Se precalienta debidamente la oposición?
–Si juega a ser oposición, sí… Si es que el gobierno no la enfría.

–¿Un sector en la cumbre?
–Música, cine y cocina… Cada vez lo hacemos mejor.

–¿La próxima cumbre?
–Cruzar Groenlandia de sur a norte.

–¿Llegará el país a la cima?
–Cuando completemos algo similar a esa travesía llegaremos muy pero muy lejos. Ya sabemos que llega muy alto.

–¿Para apertrechar al ciudadano ante el nuevo año?
–Afecto.

–¿Qué pasaría en Venezuela si los gobernantes se entrenasen subiendo al Everest?
–Bueno… Primero habría que tener  mucho atrevimiento y menos arrogancia. Aunque no me siento capacitado los ayudaría a subir la cumbre de Venezuela, que es demasiado compleja para no subirla en equipo.