• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

El mito televisado

Simpatizantes del presidente Chávez se concentran desde muy temprano en las adyacencias de Miraflores / Agencias

Simpatizantes del presidente Chávez se concentran desde muy temprano en las adyacencias de Miraflores / Agencias

Resaltar las cualidades de Hugo Chávez y presentar a hombres y mujeres que rezan por él es lo usual en las propagandas de VTV transmitidas durante todo el día. Mientras, los discursos de Maduro se repiten en los programas del prime time

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Chávez con la mirada puesta en el horizonte, hacia la izquierda, y la inscripción “hecho millones”. Chávez en un afiche sobre el escritorio de la ministra Carmen Meléndez. La voz de Chávez en off pidiéndole lealtad a sus seguidores. Hombres y mujeres que dicen que ellos son Chávez. Aunque el Presidente lleva más de un mes en La Habana, Cuba, por la cirugía a la que debió someterse para tratar el cáncer que padece, el principal canal del Estado, Venezolana de Televisión, compensa la ausencia con su imagen repetida a la enésima potencia. Un día de su programación habitual se convierte en un relato casi épico del líder bolivariano.

El día escogido es el martes 15 de enero, jornada en la que el jefe del Estado debía presentar su memoria y cuenta ante la Asamblea Nacional. A las 10:02 am, el magazine mañanero Contrastes, hace un contacto con el equipo de prensa para transmitir la instalación del Consejo Federal de Gobierno desde el Palacio Blanco. El vicepresidente Nicolás Maduro asegura que el comandante-presidente está “remontando la cuesta”.

Pop, rock, reguetón, tambores, joropo o Alí Primera. Hay versiones de las propagandas con el eslogan #YoSoyChávez (así, como la etiqueta de Twitter) para todos los gustos. Emplean las imágenes de la concentración del 10 de enero, en la que el vicepresidente juramentó a una multitud en lo que debía ser el acto de toma de posesión presidencial. “Chávez, recupérate que nosotros defendemos la patria”, dice una mujer. “Tómate todo el tiempo que necesites”, expresa otro, ataviado con una franela con el dibujo de los ojos entrecerrados del mandatario. Para que no quede duda, también hay una adaptación verde oliva, en la que un grupo de soldados cierra con el grito: “Chávez somos todos”. Así transcurre la mitad de la mañana.

Feligresía. 11:20 am, comienza la emisión de La Noticia Regional. Abre con la nota del Día del Maestro. Educadores del estado Barinas señalan cuáles son las características que debe tener un buen educador, pero las entrevistas toman un giro inesperado. “Cada alocución del jefe del Estado es un encuentro ameno con el conocimiento”, se leía en el generador de caracteres. “El afecto, los gestos, la sonrisa, eso influye mucho en las características para ser un buen maestro, y Chávez las tiene”, analiza un docente. “Venezuela celebra el día del maestro con un presidente comprometido”, agrega la periodista. Su reporte concluye con la imagen de un niño en un salón de clases, al frente de una computadora Canaimita, que grita: “Viva el presidente Chávez”.

Un corte. El micro Contacto con la Realidad se repite a lo largo del día: Tibisay Lucena, rectora del CNE, proclama a Chávez como presidente electo y éste nombra a Maduro vicepresidente. En este punto, el televidente ya tararea el jingle de la propaganda. “Guarde reposo, obedezca las normas del equipo médico”, implora con la voz quebrada una mujer en uno de los testimoniales. “¿Cómo no te vamos a amar?”, se pregunta otra. 11:36 am. La Central Bolivariana Socialista de Trabajadores comienza su rueda de prensa con un saludo “al mayor educador de todos”. Se sabe quién es.

Al mediodía, el noticiero. En la plaza Bolívar de Caracas, los maestros celebran su día junto con la ministra de Educación, Maryann Hanson, con una misa para pedir por la salud de Chávez. Reseñan actos similares en todo el país.

Chávez está acostumbrado a mandar frente a las cámaras. Entre 1999 y 2010 estuvo “al aire” 1.300 horas –equivalentes a 54 días completos– según estudios del Comité para la Protección de Periodistas. El año pasado, en plena contienda electoral, aumentó el número de cadenas de radio y televisión y se le vio en pantalla al menos 140 horas, de acuerdo con la organización Monitoreo Ciudadano. No aparecerá en vivo como antes, pero su espacio en VTV ahora lo ocupan los videos grabados que lo recuerdan y los testimonios de una feligresía que se reconoce parte de una religión en crecimiento: el chavismo.

Prime time. Tras seis horas de programación y varias repeticiones, es fácil recitar las palabras de Maduro en la reunión de la mañana. 4:45 pm. Transmisión en directo desde la Asamblea Nacional donde el vicepresidente y delfín de Chávez consignaría la Memoria y Cuenta de 2012. “¡Pa’lante, comandante!”, gritan en el hemiciclo, aunque el comandante no acuda. “Estamos unidos en la lealtad al hombre que tiene el mando supremo sobre esta República y sobre nosotros”, expresa Maduro en un discurso que termina al cabo de siete minutos. “Finish”, se despidió el segundo al mando del Ejecutivo.  

De 7:00 pm a 11:00 pm es el horario de mayor encendido de las televisoras en Venezuela, con cerca de 40% de los televidentes, de acuerdo con datos de la medidora de audiencias AGB Nielsen. Cayendo y corriendo, con Miguel Pérez Pirela lo inaugura en VTV. Critica la cobertura de los medios y profiere unos insultos a la oposición que vive “en su mundo de fantasía”. Luego, comienza el programa Contragolpe con la periodista Vanessa Davies.

En los cortes, llama la atención Francisco Méndez, un hombre de barba cana en forma de candado, con franela verde y gorra roja, que protagoniza una propaganda. Lo entrevistan al lado de lo que parece ser un pequeño altar en su casa, dedicado al Presidente. En la repisa tiene fotos y calendarios con la imagen del mandatario, junto a dos “chavecitos”, un muñeco vestido de militar y otro con guayabera roja. Francisco dice que en su casa son católicos y que le rezan al Nazareno y a la virgen por la recuperación de Chávez. A las 10:00 pm comienza Dossier y una hora más tarde, La Hojilla, con Mario Silva. Unas palabrotas contra algunos opositores y videos de lo que fue la sexta repetición de los discursos de Maduro durante ese día, en los que echó mano del nombre de su padre político, el caudillo mediático convertido en héroe por sus seguidores, que –aseguran– gobierna desde La Habana.