• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

40 minutos para planificar un país

30 de junio de 2011.- Chávez informa de que le han extraído un tumor y que está siendo sometido a tratamiento contra el cáncer

La Ley Orgánica del Consejo Federal de Gobierno –así como su reglamento– desnaturalizaron el papel del organismo en el fortalecimiento de la descentralización

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Apenas 40 minutos duró la sesión plenaria del Consejo Federal de Gobierno que se realizó el 3 de diciembre. Tan poco tiempo no alcanzaría para que todos los gobernadores, un representante de los alcaldes por cada estado y 30 voceros de los consejos comunales y otras organizaciones del poder popular debatieran y lograran acuerdos sobre "la planificación y coordinación de políticas y acciones para el desarrollo del proceso de descentralización y transferencia de competencias del poder nacional a los estados y municipios", como indica el artículo 185 de la Constitución.

Jorge Sánchez Meleán, profesor emérito de la Universidad del Zulia y ex directivo fundador del Fondo Intergubernamental para la Descentralización, advierte que las tres oportunidades que se ha instalado el Consejo Federal de Gobierno sólo han servido para notificarles a los gobernadores y alcaldes cuánto recibirán del Fondo de Compensación Interterritorial, de acuerdo con la decisión unilateral de la Secretaría Técnica. "Esto es lo que hay, se les dice, sin derecho a pataleo", asegura el académico.

La eliminación del Fides y su sustitución por el Fondo de Compensación Interterritorial obedecen, en opinión de Sánchez Meleán, al progresivo desplazamiento del Estado federal, en los términos establecidos en la carta magna, por un Estado comunal fundamentado en una interpretación acomodaticia de la descentralización por parte del oficialismo. El objetivo final, insiste, es debilitar la autonomía política, administrativa y financiera de los estados y municipios y, a la par, crear nuevos sujetos de descentralización dependientes del Gobierno. "Un verdadero galimatías, porque sin autonomía no hay transferencia de poder al pueblo ni descentralización alguna", afirma.

El Fides fue creado por decreto-ley durante la breve gestión presidencial de Ramón J. Velásquez, que por haber estado a la cabeza de la Comisión Presidencial para la Reforma del Estado era un promotor de la descentralización. Durante el segundo gobierno de Rafael Caldera se le dio rango legal y bajo el mandato de Hugo Chávez la normativa sufrió tres reformas hasta su eliminación en 2010.

Se regía por criterios de descentralización fiscal en procura de una distribución equitativa de los recursos provenientes del impuesto al valor agregado y los excedentes de la renta petrolera. Para fortalecer los gobiernos estadales y municipales y corregir los desequilibrios sería necesario la Ley Orgánica de Hacienda Estadal, pero el proyecto que en 2004 alcanzó una segunda discusión en la Asamblea Nacional permanece engavetado.

El Fondo de Compensación Interterritorial, que sustituyó al Fides, comenzó a funcionar en 2010 con la promulgación de la Ley Orgánica del Consejo Federal de Gobierno y su reglamento (en noviembre de ese año se realizó, finalmente, la primera plenaria de este organismo). Con una mora de 10 años y cuando estaba más madura la idea del Estado comunal, la nueva normativa reforzó el traslado de competencias y recursos de los estados y municipios a los consejos comunales y demás organizaciones del poder popular.

Las gobernaciones y alcaldías dejaron de ser receptoras de recursos y quedaron limitadas a transferirlos de acuerdo con las instrucciones que se les impartan. Como se señala en el artículo 4 del reglamento: "El Consejo Federal de Gobierno tiene como función establecer los lineamientos en materia de descentralización entre las entidades político-territoriales –los estados y municipios– y hacia las organizaciones de base del poder popular (...) siempre enmarcado en el Plan de Desarrollo Económico y Social de la Nación".

El reglamento es reiterativo en la reasignación de roles. En el artículo 9 se indica que la Secretaría del Consejo Federal de Gobierno solicitará los primeros 15 días de cada año a las entidades político territoriales "las propuestas y planteamientos para la descentralización y transferencia de competencias de éstas hacia las comunas, comunidades organizadas y demás organizaciones de base del poder popular".

Sánchez Meléan resume: "El Consejo Federal de Gobierno degeneró en fuente financiera del Estado comunal e instrumento para profundizar la discriminación política y económica de gobernaciones y alcaldías, y las leyes del poder popular constituyen una Constitución apócrifa".

Los documentos disponibles en la página web del Consejo Federal de Gobierno indican que la planificación y coordinación de políticas y acciones para el desarrollo del proceso de descentralización cayeron en el olvido y la distribución de recursos se ha venido realizando sobre la base de criterios político-ideológicos que excluyen cualquier iniciativa que no se ajuste a la construcción de la sociedad socialista que fomenta el Gobierno.

"La ley y el reglamento del Consejo Federal de Gobierno –agrega Sánchez Meleán– tienden a un modelo de gobierno unitario y centralizado que atenta contra la autonomía, competencias y recursos de los estados y municipios, los cuales constituyen la base de un Estado federal. Ambos instrumentos jurídicos promueven la creación de formas de agregación territorial de los consejos comunales, política y económicamente dependientes del Gobierno".

Sin tomar en cuenta los reclamos de estudiosos como Jorge Sánchez Meleán, las autoridades y funcionarios del Fondo de Compensación Interterritorial dedican todos sus esfuerzos (seguramente más de 40 minutos por año) a la promoción de "la nueva institucionalidad revolucionaria". Según una nota oficial del organismo, así lo refirió la directora del organismo, Danixce Aponte, el 6 de diciembre, cuando se reunió con 60 habitantes de la comunidad de Turgua, para apuntalar financieramente los proyectos de 29 consejos comunales.

El federalismo socialista

De acuerdo con el reglamento de la Ley Orgánica del Consejo Federal de Gobierno, la descentralización se basa en la transferencia de recursos a las comunidades organizadas. Además, asocia federalismo con socialismo, aunque este término no está en la Constitución. “Construir lo nuevo deconstruyendo lo viejo”, dijo Hugo Chávez en noviembre de 2010 al referirse a esta primera plenaria del Consejo Federal de Gobierno.

  • Federalismo: sistema de organización política de la República Bolivariana de Venezuela, regido por los principios de integridad territorial, económica y política de la nación, cooperación, solidaridad, concurrencia y corresponsabilidad entre las instituciones del Estado y el pueblo soberano, para la construcción de la sociedad socialista y del Estado democrático y social de derecho y de justicia.

  • Descentralización: política estratégica para la restitución plena del poder al pueblo soberano, mediante la transferencia paulatina de competencias y servicios desde las instituciones nacionales, regionales y locales hasta las comunidades organizadas y otras organizaciones de base del poder popular.