• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

Los messieurs del chavismo

Una trama de poder, intrigas y millonarios parisinos que dicen ser de izquierda une al gobierno de Nicolás Maduro con un tradicional y poderoso banco francés. Jorge Giordani mencionó la amenaza de unos “asesores franceses” que tenían injerencia en la política económica venezolana con una visión contraria a la del socialismo del siglo XXI. Fuentes relacionadas con el gobierno y con firmas internacionales de mercado de capitales reconocen la existencia de este grupo que tuvo nexos con Hugo Chávez y también rodea al primer mandatario desde hace varios años y, más recientemente, se relaciona con Rafael Ramírez, presidente de Pdvsa. Se trata de Lazard, firma de asesoría financiera comandada por Mattheiu Pigasse, un polémico dandy de las finanzas, amante del rock and roll, la moda y dueño del diario Le Monde, el extremo opuesto a la apariencia monacal de Giordani, ex ideólogo económico de Chávez Ahora Pdvsa es rouge, très rouge

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En el lobby de la firma de asesoría financiera hay un dispensador de gel antibacterial. Eso, en París, es más que una curiosidad; es casi una excentricidad del gusto por las manos limpias. El edificio 121 del bulevar Haussmann está en el elitesco distrito 8, a pocas cuadras de los Campos Elíseos, y tiene como vecino al célebre almacén Galerías Lafayette y a grandes bancos. Solo un nombre escrito en letras blancas en las puertas de cristal da señas de que allí queda la sede principal de un banco de inversiones fundado en 1848, que opera con filiales en 26 países y que por estos días se ha convertido en noticia en Venezuela: Lazard Asset Management.
El capítulo local de esta poderosa firma francesa terminó convertido en un cancán. Desde mayo del año pasado se ha escuchado a funcionarios chavistas comentar la existencia de una conexión francesa que está asesorando al alto gobierno en materia económica, pero ninguno revelaba los nombres de los involucrados ni las características de su participación. El señalamiento más amplio lo hizo el ex ministro de Planificación Jorge Giordani en la carta que publicó luego de que el presidente Nicolás Maduro lo destituyera del cargo al reclamar dos veces que un grupo francés “que nada tenía que ver con la situación que vivía el país” interfería en el Ministerio de Finanzas. Después, Héctor Navarro, miembro de la dirección nacional del PSUV, alertó sobre un grupo francés que estaba “negociando a espaldas de los intereses de la patria”. El fantasma que rodea la participación de los franceses en el devenir financiero del país es el de la injerencia extranjera en temas que, de acuerdo con el ala más radical del chavismo, deben decidirse en casa y apegados a los lineamientos del socialismo del siglo XXI. La denuncia aviva las disputas en un momento en el que el diseño de la política económica del gobierno enfrenta a los que creen en la necesidad de hacer ajustes urgentes y de fondo que atraigan la inversión extranjera con los que siguen apostado por un control estatal más férreo.
El viernes 13 de junio en la tarde ocurrió un encuentro que respondió algunas dudas sobre los rumores que corrían desde hace meses. De regreso de una reunión de la OPEP en Viena, el vicepresidente del área económica y presidente de Pdvsa, Rafael Ramírez, hizo una pausa en Londres y se presentó trajeado de negro con corbata roja ante un auditorio con más de 50 representantes de las principales operadoras del sector financiero internacional para explicar lo que, a su juicio, son las bondades del mercado venezolano. “Estos encuentros los vamos a seguir desarrollando de acuerdo con las instrucciones del presidente Nicolás Maduro de restablecer comunicaciones con los mercados financieros”, dijo Ramírez, según una nota de prensa de Pdvsa del 16 de junio de 2013. La prensa nacional reseñó que esa conferencia de presentación en sociedad financiera de Ramírez había sido organizada por Lazard, cuyo director general y director del equipo de consejos a los gobiernos es Matthieu Pigasse, una especie de celebridad de las finanzas y un socialistes de haute société que es presencia frecuente en la prensa internacional.
Lazard es una firma de asesoría financiera y gestión de activos que aparece en el libro El cartel de la Reserva Federal: las ocho familias como uno de los clanes más poderosos de las finanzas junto con Goldman Sachs, Rockefeller, Lehman, Loeb Kuhn, Rothschild, Warburg y Seif. William D. Cohan, autor de Los últimos magnates: La historia secreta de Lazard Freres & Co., dice que de acuerdo con documentos del Tribunal de Quiebras de Estados Unidos esta compañía cobró por los servicios de asesoría a Lehman Brothers durante su quiebra 4,8 millones de dólares al año.
La banca de inversión francesa participó en el proceso de renegociación de la deuda argentina en 2002 –Pigasse viaja con frecuencia a Buenos Aires porque es dueño de una revista de música que tiene su versión sureña– y en el de Ecuador, en 2009. En este último recibió críticas: “Lazard Frères no es cualquier banca de inversión ni cualquier bufete de abogados que recomendarían una estrategia al albur para cualquier cliente. Lazard Frères está en el centro de la acumulación capitalista mundial y en los sitios del poder financiero mundial”, escribió en ese año Pablo Dávalos, que fue viceministro de economía cuando Rafael Correa era ministro de esa cartera durante el gobierno de Lucio Gutiérrez.
La casa financiera ya ha tenido conexiones con Venezuela. En 2008 la web de la firma reseña que fueron los asesores de Pdvsa en la oferta pública de adquisición de los bonos de los proyectos de Petrozuata y Cerro Negro. El entramado, sin embargo, incluye a más franceses con distintos intereses y oficios. El número 1.719 del periódico francés Stratégies publicó el 11 de abril de 2013 una nota titulada “Dr. Fouks et Mr Com”, de los periodistas Alain Delcayre y Amaury de Rochegonde, en el que se señala que Fouks es un gurú de la comunicación política que ha tenido como clientes tanto al banquero Pigasse como a Maduro cuando estaba en campaña. Ya Mario Silva, en el audio que presentó la MUD, le había revelado al cubano del G2 Aramis Palacios algo similar: “Te hablan de un grupo francés que es el que trajo Temir Porras, que está asesorando a Nicolás, cosa que me parece absurda, pero no sé, eso no lo he confirmado”. Un artículo del diario Le Matin de 2012 informa que Pigasse fue consejero de comunicación política de los Kirchner, del político griego Yorgos Papandréou y de Chávez. “Le gusta ayudar a los dirigentes suramericanos, a los ‘rojos’ o a los ‘heterodoxos’ como Hugo Chávez de Venezuela o Evo Morales; los convence de nacionalizar grupos económicos privados, incluso empresas de petróleo”.
Una venezolana que tiene estrecha relación con la izquierda francesa recuerda un episodio que pudiera ser admonitorio de las recientes críticas en las cartas del ex ministro de Planificación: “Al comienzo de la era de Chávez, Guillermo García Ponce quería que el gobierno francés enviara expertos a Venezuela y asesorara la economía. En esa época Jospin era el primer ministro, quien accedió al pedido. Se enviaron dos expertos de alto nivel del gobierno que fueron sistemáticamente boicoteados por Giordani. Regresaron a Francia muy ofendidos, sin comprender para qué los habían enviado. Dijeron que habían hecho buenas migas con Guacaipuro Lameda, a quien consideraban el único hombre racional del régimen. Señalaron tajantemente que el país iba hacia la catástrofe económica”. Pero, esta vez, Pigasse y Lazard pueden ir por algo más grueso y sin Giordani en el gobierno.
Très rouge. Una fuente de un banco internacional confirma la relación del gobierno venezolano con Lazard: “Temir Porras contrató al inicio del gobierno de Maduro a un grupo francés que diseñó un plan de política económica que él le presentó al presidente antes de salir del Bandes y caer en desgracia. No sé si se trató de Lazard. Ahora sí es cierto que Lazard ha estado trabajando con el Ministerio de Finanzas y dada esa conexión le organizan la reunión a Ramírez en Londres. Mi impresión es que los contrataron para el reperfilamiento de la deuda porque hay unos bonos de Pdvsa que se negociarán en 2014 y se está hablando de una operación grande”. Añade que la conferencia de Londres tiene una lectura: “No fue una reunión gratuita, no solo contactas a un banco para que organice eso, tienen que estar involucrados en un diseño de reorganización”. Un ex alto funcionario del área económica del gobierno de Hugo Chávez corta rápidamente el contacto telefónico cuando se le pregunta por los franceses, pero antes dice: “Sí existe esa conexión y desde hace años, cuando Maduro estaba pichoncito. En fin, es un plan de muy largo plazo”.
El vínculo, que se remonta a los tiempos de Maduro en la Cancillería, tiene a Temir Porras como vaso comunicante. Porras, de formación académica francesa, conectó a Chávez con la izquierda de ese país y fue vicecanciller con Maduro quien, al convertirse en jefe del Estado, lo nombró comisionado presidencial para Asuntos Estratégicos, secretario ejecutivo del Fonden y presidente del Bandes. Las fuentes consultadas y algunos articulistas de opinión como el sociólogo y analista político Heinz Dieterich relacionan a Porras con Pigasse. En el apartado Konfidenciales de la web Konzapata explican: “Lazard llega a Maduro por dos vías. Una de ellas es Rafael Ramírez, la que predomina en este momento.  La otra, muy breve,  fue Temir Porras”. Ahora que Maduro está en la presidencia, los franceses se mudaron con él y su gabinete.
Cercanos al evento londinense señalaron que las palabras de Ramírez –que, aunque habla inglés, se apoya de intérpretes en reuniones con inversionistas– fueron bien recibidas por los representantes de los bancos, pero la constatación de la relación con Lazard despertó en algunos suspicacia. “La primera reacción que generó fue negativa porque están muy identificados con reestructuraciones de deuda forzada en Latinoamérica y África. Muchos bancos norteamericanos y europeos no se meterían en algo así con Venezuela porque tienen estándares regulatorios que se los impedirían. En Lazard son más agresivos y tienen estándares internos menores”, asegura la fuente de la banca internacional.
Un ex ministro del gobierno de Chávez no le da credibilidad a las quejas de Giordani porque considera que puede formar parte de una propaganda negra. “Lo de la conexión francesa es falso. Simplemente se trata de un banquero francés que vino a ver la posibilidad de reestructurar la deuda, que tiene un gran ‘camello’ este año. Es algo conocido entre la gente que sabe de esta materia, incluso internacionalmente. Soy tan ignorante que no sé quién es el señor Pigasse”. En los próximos tres años el país enfrenta vencimientos de deuda por 30.000 millones de dólares, por lo que el gobierno está considerando extender el perfil de sus bonos, indica una nota de Reuters de junio de este año.
En mayo de 2013, durante el foro de Reuters Inversión en América Latina, realizado en Nueva York, Dense Simon, gestora de cartera de Lazard, dijo que Maduro podía aplicar medidas populistas para apuntalar su apoyo “en lugar de tomar decisiones más duras que serían más sostenibles en el largo plazo”.
Très chic. Pigasse es un voyeur en Twitter. Solo ha puesto un mensaje, el 2 de mayo de 2012: “Mentira y calumnia: yo jamás me he beneficiado de la evasión fiscal”. Fue la reacción a un señalamiento hecho durante el debate presidencial entre Francois Hollande y Nicolás Sarkorzy. En medio de acusaciones de corrupción, Sarkozy mencionó a Pigasse como uno de los millonarios que se beneficiaba con medidas de ahorro de impuestos.
“Pigasse es un tipo bastante original, que vive a toda carrera, dice que no duerme y lee a Michaux. Toda una personalidad que no podía faltar en el panorama teatral venezolano. A Pigasse lo imagino más relacionado con Ramírez que con Porras. Es más de un alto nivel financiero”, dice desde París la venezolana que pide no ser mencionada.
En la revista Forbes lo llaman el rock star de las finanzas; en Clarín de Argentina, un “banquero de izquierda” que está a medio camino entre el punk y la elegancia francesa, y que escucha a los Sex Pistols y The Clash. En 2010 compró, junto con Pierge Bergé –quien fue pareja del diseñador Yves Saint Laurent y mecenas de la izquierda francesa- y Xavier Niel el diario Le Monde, lo que despertó el rechazo de Sarkozy y le dio una dimensión política la transacción por 110.000.000 de euros.
Él mismo se define como un reformista que cree en el mercado, un antiburgués que debe rodearse de ricos y celebridades pero aspira a ser libre de conciencia. Además, publica en The Hufftington Post –portal creado por su amiga Arianna Huffington– extractos de su libro Revoluciones con un título tan grandilocuente como “Debemos inventar un nuevo mundo”. Tiene, también, vínculos con el polémico ex director del Fondo Monetario Internacional Dominique Strauss-Kahn porque trabajó con él cuando fue ministro de economía entre 1998 y 1999, durante el gobierno del primer ministro socialista Lionel Jospin. De ese entorno y en esa misma época salieron los asesores que el gobierno francés envió a Chávez y que Giordani –según informó una fuente– ignoró.  
A Pigasse lo siguen en Twitter más de 8.000 personas y él sigue a 363. Dos son venezolanos: Temir Porras y Yuli Angarita, Miss Anzoátegui 2013, que ahora vive en París y lo recorre en un Ferrari, de acuerdo con su Instagram @yuliangarita23. Angarita comparte manager y es muy cercana a la Miss Mundo Ivián Sarcos, que hizo público su apoyo a Hugo Chávez y fue la única recibida por él durante su mandato. La mezcla de poder y espectáculo es una alquimia natural. Para Pigasse también: “Pienso que hay una relación muy fuerte entre el punk y la política: es la voluntad de cambiar el mundo o la vida”, dijo a Clarín en 2011. A la conexión francesa del chavismo también le interesan las celebridades.


El banquero que quiere a la prensa

Comprar un medio no suele ser un buen negocio. A pesar de eso, gobiernos y millonarios parecen tener debilidad por la prensa escrita. En 2010, Matthieu Pigasse, Pierre Bergé y Xavier Niel ganaron una muy publicitada puja para comprar el tradicional Le Monde. En una onda más ligera, también adquirió en 2009 la revista de cultura y espectáculos Les Inrockuptibles.
Pigasse declara constantemente sobre el papel de los medios en la sociedad y confía en que la avalancha de información digital no enterrará al papel. “La prensa no ha muerto y no hay ninguna fatalidad en el ocaso o el retroceso de la prensa. No hay fatalidad en que la prensa pierda dinero. Nunca un medio mató a otro. Lo que hay que hacer es construir marcas fuertes que encarnen algo y llevarlas a los distintos medios o soportes. Y por esa razón creo que la prensa y los medios en general tienen un buen futuro”, dijo un año después de la compra. Según Pigasse, el truco está en el termostato: saber equilibrar el calor y el frío, la noticia y el análisis.
Pigasse es miembro de la fundación Terra Nova, un think tank de izquierda en el que hay varios papers sobre el socialismo del siglo XXI venezolano. El banquero ha escrito tres libros: Revoluciones, Elogio de la anormalidad y El mundo después. Una crisis sin precedentes, a la venta en la cadena Fnac.  
Un artículo del periódico Le Matin de 2012 dice que Pigasse da empleo en sus medios de comunicación a las parejas de los pesos pesados del Partido Socialista. Dos de ellas son Anne Sinclair, esposa de Dominique Strauss-Khan, y Audrey Pulvar, en esa época pareja del político Arnaud Montebourg, hoy ministro de Economía.